Baños de leche para nutrir tu piel
Es sabido que la legendaria belleza de Cleopatra, la reina del Nilo, se debía en gran medida a los baños de inmersión en leche, ya que ésta es una práctica de belleza que se conoce desde la antiguedad. Por ello te proponemos que te trates a ti misma como una reina y aproveches las propiedades de la leche.

Para un baño de inmersión, la leche puede ser de vaca, cabra o búfala; cualquiera que sea el tipo es válido, ya que lo esencial son sus nutrientes y no su origen. Normalmente para estos vaños se usa la leche de vaca, pero también existen otros procedimientos con leches más exóticas que hacen uso de las mismas propiedades. Dado que la leche, en cualquier especie de mamíferos está destinada a alimentar y ayudar al crecimiento de las crías, tiene amplias propiedades nutrtivas, ya que está compuesta de proteínas simples y complejas, vitaminas de todo tipo y minerales esenciales. Todas ellas te ayudarán a mejorar el aspecto de tu piel y volverla más luminosa.

Lo ideal sería que llenaras tu bañera de leche tibia y tomaras un baño de inversión, pero este procedimiento es bastante caro, por lo que te sugerimos una alternativa igualmente benéfica, que puedes realizar en la comodidad de tu casa y que está al alcance de tu bolsillo.

Para empezar, prepara tu bañera como sueles hacerlo, a la temperatura que más te guste. Añade al agua tres o cuatro cucharadas colmadas de miel fluida y siete cucharadas generosas de leche en polvo. Dilúyela bien y prepárate a disfrutar de los beneficios de la leche en todo tu cuerpo. Si quieres, puedes añadir algunas gotas de aceites esenciales, sales o espumas de baño.