Cómo arreglar una uña rota
A todas nos ha ocurrido que en el momento más inoportuno y cuando menos tiempo tenemos para solucionarlo se nos rompe una uña, lo cual, además de antiestético, resulta molesto. Por ello te presentamos una solución para arreglar en tiempo récord una uña dañada:

Para ello necesitas esmalte transparente y papel higiénico y pintauñas de color. Lo primero que debes hacer es alinear cuidadosamente la uña rota de forma que los trozos se vuelvan a unir. Después aplica una capa de esmalte transparente. El siguiente paso es recortar un trozo de papel higiénico y ponerlo sobre la grieta recién pintada, de forma que la cubra totalmente. A continuación aplica otra otra fina capa de esmalte transparente en la grieta recién tapada y toda la zona de alredecdor, para que quede uniforme. Cuando el esmalte se haya secado, aplica otra capa de pintauñas del mismo color del resto de tus uñas.

Para evitar que se rompan, lo mejor es no llevarlas demasiado largas, y, en el momento en que notes una pequeña arruga o fisura, límala para que no vaya a más.

Sabemos que hay uñas más quebradizas que otras. Si eres de las que tienen uñas muy débiles, puedes reforzarlas aplicando una capa de esmalte, una capa de papel higiénico y luego aplicando más capas de esmalte. Con este método las volverás realmente duras y resistentes, y tendrás que preocuparte menos de las uñas débiles.

Una buena idea es tener un botiquín de emergencia para solucionar esto en el coche, en casa o en un cajón de la oficina. De ese modo podrás tener tus manos perfectas y a punto en cualquier lugar.