Cómo reparar el maquillaje roto
Te estás maquillando a toda prisa, dejas descuidadamente la sombra de ojos o el blush en el borde del lavabo y, en un descuido, se caen al suelo rompiéndose en mil pedazos, lo que hace muy difícil volver a utilizarlos, por lo que, normalmente, terminamos tirándolos a la basura y comprando otros, lo cual, además de costarnos caro, nos fastidia si nos ha ocurrido con esa sombra de ojos que tanto nos favorecía.

Pues bien, aquí te damos unos consejos para que rescates esos elementos de maquillaje roto:

- Sombras de ojos: Coloca todo el polvo de la sombra en un pequeño recipiente. Mézclalo con alcohol hasta obtener una pasta homogénea, que no sea demasiado líquida. Con una espátula, introduce la mezcla en el envase original de la sombra. Ya sólo tendrás que dejar el envase abierto hasta que se evapore el alcohol y después podrás volver a utilizarlo como si nada hubiera ocurrido.

- Lápiz de labios: En este caso tendrás que buscar un envase nuevo para el lápiz de labios. Un tarro pequeñito te valdrá para ello. Recoge todos los trozos de la barra, y, con una espátula, forma una pasta que colocarás dentro del envase que has preparado antes. Ciérralo y mételo en el congelador durante una hora para que vuelva a recuperar su consistencia. Cuando haya pasado este tiempo, sácalo y podrás volver a utilizarlo, aunque, eso sí, deberás aplicártelo en los labios con un pincel.

- Colorete: Recoge todos los trozos que hayan quedado y ponlos en un recipiente de plástico. Después, con una cucharilla, ve deshaciendo todos los trocitos enteros hasta que te quede un polvo homogéneo. endo los trocitos que todavía persisten enteros dentro del recipiente. De ese modo, ya puedes utilizarlo, aunque si quieres darle un poco de consistencia puedes mezclarlo con polvos de talco, aunque en mínima cantidad para que no influyan sobre el color.