Crema antiestrías casera
Las estrías son el resultado del rompimiento de las fibras elásticas de la piel. Cuando la piel se estira las fibras con menos elasticidad se rompen creando marcas a las que llamamos estrías. Al principio las estrías son de color rosáceo, luego rojizo y finalmente blanco. Las estrías básicamente son el reflejo de la separación de la piel.

Las causas de las estrías son variadas. La piel se estira para acomodar el aumento en el volumen del cuerpo. La piel es muy elástica y puede tolerar el estiramiento aunque este sea muy grande y en un periodo corto de tiempo. Pero la piel tiene un limite, cuando este limite se alcanza las capas profundas de la piel se rompen.

La pérdida de colágeno y elasticidad en la piel también causa estrías, líneas de expresión, perdida del tono de la piel y arrugas. Cuando hay una perdida de elasticidad y colágeno o estiramiento excesivo de la piel las estrías aparecen.

Las estrías no desaparecen totalmente (por mucho que prometan algunas cremas), sin embargo pueden disimularse bastante con algunos productos. Si quieres preparar tu propia crema reductora de estrías sigue las siguientes instrucciones:

Toma 100 hojas frescas de diente de león, 1/2 litro de agua, 1/2 vaso de zumo de pulpa de aloe, 7 gotas de aceite de rosa mosqueta, harina de avena (lo suficiente para que la mezcla quede cremosa).

En el agua hervir el diente de león 10 minutos y dejar reposar. En un envase alto, colocar el agua de diente de león y añadir el zumo de aloe, la rosa mosqueta y la harina de avena.

Ahora batir con batidora y aplicar la crema resultante en las estrías. Dejar trabajar por lo menos una hora. Lavar con agua tibia. Este tratamiento debe hacerse al menos 5 veces por semana. Para mejores resultados, después de lavarse, aplícate un masaje con manteca de cacao o germen de trigo.