Elige el flequillo que más te favorece
El flequillo se puede añadir a todos los estilos de peinado y cortes de pelo. Pueden ser unos mechones o buena parte del cabello que nos cubra total o parcialmente la frente. Independientemente de la moda, que cada tamporada redefine los flequillos y sus tipos, según la forma de nuestra cara podemos elegir el tipo de flequillo que más nos favorece.

- Rostros ovalados: Al igual que ocurre con los cortes de pelo, cualquier flequillo quedará bien. Esto se debe a que la forma de tu cara tiene un equilibrio natural entre su mitad superior e inferior, por lo que no debemos preocuparnos por ocultar ni resaltar nada.

- Rostros triangulares: En este caso debemos elegir un flequillo tupido y, si es posible texturizado, es decir, que no siga una línea recta, que sea asimétrico y desnivelado y que cubra el ancho del la frente. También es muy importante que sea despuntado y no recto para evitar hacer el rostro más ancho.

- Rostros largos: Lo mejor es un flequillo muy tupido, recto y que caiga sobre las cejas, ya que de este modo conseguiremos la sensación de que el rostro es ovalado, sensación que se puede aumentar mediante un corte de capas que roce el borde del rostro.

- Rostros redondos: Lo ideal es un flequillo liviano, despuntado y acompañado por un corte de las mismas características

- Rostros en forma de corazón: Podemos optar por un flequillo de lado, o recto y bien tupido. El primero disimula el ancho de la cara y el segundo la prominencia de la barbilla.

- Rostros cuadrados: En estos rostros lo mejor son los flequillos hacia los lados de la cara, que suavizan los ángulos de las facciones del rostro.