Exfoliantes caseros para tus pies
Con la llegada del verano las sandalias hacen su aparición. Es entonces cuando nos damos cuenta de lo abandonados que hemos tenido nuestros pies mientras estaban encerrados en los zapatos y las botas de invierno. Dado que es el momento de lucirlos, te vamos a mostrar unos exfoliantes hechos con ingredientes naturales para que alivies el dolor de tus pies y suavices las asperezas, de modo que tus pies estén preparados para soportar los rigores del calor.

- Exfoliante de fresas: Necesitas dos fresas, azúcar blanquilla y aceite esencial de menta. Para prepararlo debes hacer un puré con las fresas utilizando un tenedor. Después añade el azúcar y veinte gotas de aceite esencial de menta. Remuévelo todo bien. Aplícatelo sobre los pies limpios y masajea cada pie durante cinco minutos. La menta hará que tus pies se sientan frescos y relajados y la piel quedará suave y libre de impurezas.

- Exfoliante de aloe vera: Vas a necesitar una cucharada de avena, una cucharada de sal gruesa, y una cucharada de gel de aloe vera fresco. Mezcla todos los ingredientes en un bol y después, con los pies limpios, aplícatelo en cada pie, dándote un masaje e insistiendo en las zonas donde los tengas más doloridos. El aloe vera renovará tu piel, al tiempo que la mezcla los hidrata y los exfolia.

- Exfoliante de aceite de oliva: Necesitarás una cucharada de aceite de oliva, una cucharada de sal gruesa y hojas de menta. Para prepararla toma un mortero y machaca muy bien la menta para liberar su aroma. Después añade la sal y el aceite de oliva. Mézclalo todo bien y después aplícate la mezcla en los pies limpios mediante un suave masaje. El aceite de oliva proporcionará mucha suavidad a tus pies, al tiempo que la menta te los refrescará, haciéndote sentir descansada.

Después de exfoliarte los pies debes aclararlos con abundante agua tibia. La exfoliación se debe hacer como mínimo una vez a la semana. Cuando tengas los pies secos aplícate una crema hidratante y conseguirás unos pies bonitos y cuidados.