Los barros y las sales minerales del Mar Muerto
Los minerales encontrados en el barro del Mar Muerto llevan años utilizándose como tratamientos para diferentes tipos de afecciones cutáneas: acné, psoriasis, eczemas, etc. El Mar Muerto, se encuentra entre los límites de Israel, Cisjordania y Jordania. Su nombre puede llevar a engaño, ya que en realidad es un lago de agua salada. Tiene una superficie de 76 Km.

Su principal característica es que se encuentra a 416 m. por debajo del nivel del mar. La salinidad excesiva de sus aguas hace que se pueda flotar sin esfuerzo. La humedad es de alrededor del 35%. Existen un gran número de minerales beneficiosos en los barros del Mar Muerto. Diferentes científicos han asegurado que estos minerales, junto con el medio ambiente inigualable de la región, ayudan a mejorar el estado de salud de muchas personas.

La popularidad de sus barros y sales se ha extendido tanto por el mundo que, por la zona se han abierto algunos balnearios y centros especializados. Debido a este éxito, muchas compañías especializadas en los cosméticos realizan productos con las sales minerales de la zona. Normalmente se realizan cremas “envolventes”, mascarillas de barro y cremas hidratantes.

Para los tratamientos contra la psoriasis, se suele realizar la aplicación de barro por la zona afectada, junto con la combinación de baños con la sal del lugar. Estas sales son perfectamente absorbidas por la piel lo que favorece que esta esté más lisa y suave. Es por eso que también se utiliza para combatir las estrías.