Los problemas de la sequedad de ojos
Muchas personas sufren un problema bastante común: sequedad de ojos. Este problema puede tener diferentes grados de severidad. Los síntomas pueden variar y los más normales son molestias ocasionales en el globo ocular y la adherencia de los párpados al despertarse por las mañanas. Con el fin de determinar las posibles causas y el tratamiento, es necesario conocer cuál es la función de la superficie del ojo. Los ojos dependen de las lágrimas para mantenerse constantemente húmedos y así mantener la comodidad y la visión necesarias.

Las lágrimas son las encargadas de repeler los ataques bacterianos contra el ojo. Probablemente, el síntoma más confuso de la sequedad de ojos es la aparición de los ojos excesivamente llorosos. En este caso, se convierte simplemente en agua y carecen de los componentes necesarios para lubricar la superficie del ojo. Parece una contradicción, pero el exceso de lágrimas es un síntoma de la sequedad de ojos y son el resultado de una señal de socorro que te están enviado tus ojos. Otros síntomas son: el dolor en y alrededor de los ojos, sensibilidad a la luz, granitos en el área de los ojos, enrojecimiento o visión borrosa. Causas de la sequedad de los ojos:

- Aire acondicionado u otros ambientes con aire seco
- Alergia
- Procesos naturales de envejecimiento
- La menopausia
- Efectos secundarios de ciertos medicamentos
- Enfermedades y problemas en la estructura de los ojos.

Este problema puede llegar a desembocar en el conocido síndrome de Sjogren. No se puede curar, pero las lágrimas artificiales y las pomadas lubricantes pueden aliviar los síntomas, pero es importante mantener estas aplicaciones de manera regular aunque mejoren los ojos.