Planchado de cejas
La forma de nuestro rostro es determinada por sus facciones. En especial por las cejas, que son consideradas el marco facial por excelencia. Y esa cualidad se le atribuye por los arcos. Que, en el caso femenino, se delinean a partir de una depilación y maquillaje que los hagan ver tan delicados como naturales.

El problema es que no todos los vellos que conforman la ceja crecen en la misma dirección. Por más que los quitemos con la pinza, siempre terminan por deformar el delineado. Y ni con la aplicación de cera se consigue el efecto deseado, sobre todo si los molestos pelitos crecen hacia abajo y hay que cortarlos para no afectar el diseño.

Si es que no queremos dos hilos sobre los ojos a causa de la excesiva depilación, una de las técnicas más recomendables para direccionar los vellos rebeldes es el planchado de cejas.

Al igual que el practicado en el cabello, este consiste en moldear las cejas para luego extraer los pelitos que exceden sus arcos con mayor facilidad y menor riesgo de que al crecer los deformen.

El procedimiento solo puede ser realizado por un profesional estilista, tarda media hora aproximadamente. La duración del planchado es de aproximadamente seis semanas, que pueden extenderse si el vello es delgado.

Así mismo, el planchado de cejas es sugerido también para quienes las tienen muy finas y utilizan gel para peinarlas hacia arriba. Si optas por este método comprobarás su utilidad y diferencia y los demás también lo notarán.