Rejuvenecimiento de la piel con plasma enriquecido
Con el paso del tiempo nuestra piel va perdiendo elasticidad y tonicidad y van apareciendo arrugas. Aunque el uso de cremas ayuda a retrasar estos efectos, poco a poco van siendo más y más visibles, hasta que, si queremos eliminar las arrugas y recuperar la juventud de la piel, deberemos optar por uno de los muchos tratamientos que la ciencia estética pone hoy a nuestra disposición.

Uno de los tratamientos más innovadores por los que podemos optar es por la regeneración cutánea con plasma rico en plaquetas, que cuenta con la ventaja de que es indoloro y no es necesario un periodo de reposo después de someterse al tratamiento. El resultado es espectacular, ya que se logra un gran aumento de la tonicidad de la piel y una gran reducción de las arrugas.

Para llevarlo a cabo se comienza extrayendo un poco de sangre de quien se va a someter al tratamiento. Esta sangre se centrifuga para separar las plaquetas, que se van a volver a reinsertar por medio de mesoterapia. El plasma enriquecido en plaquetas que se obtiene como resultado de este procedimiento libera sustancias activas que regeneran los tejidos dañados, con la ventaja de que lo hacen de dentro hacia afuera, es decir, desde las células hacia la epidermis, al contrario que las cremas y otros tratamientos rejuvenecedores. Dado que las plaquetas se obtienen de la persona que se va a realizar el tratamiento, no produce ninguna reacción adversa.

Además de para rejuvenecer nuestra piel, también se pude utilizar el concentrado de plaquetas para ayudar y acelerar la cicatrización de heridas y del tejido óseo, mejora de la regeneración y cicatrización en el caso de implantes y resulta muy útil para regenerar la piel ulcerada o con escamas.