19 enero 2010 · Peinados

Pasar la plancha por el cabello
La plancha para el cabello es una herramienta que te deja perfectamente peinada. Pero para utilizarla toma nota de las siguientes recomendaciones para no quemar ni dañar tu cabello.

Lava tu cabello con champú, aclara con abundate agua y aplica un poco de acondicionador para hidratarlo. Luego, seca tu pelo con una toalla, ponte gel en las puntas y a lo largo del cabello para protegerlo del calor de la plancha. Deja pasar unos minutitos y vuelve a secar tu pelo muy bien con un secador. Entonces espera espacio de tiempo antes de usar la plancha.

Recueda que la temperatura o poencia de la plancha debe ser elevada si tu cabello es muy grueso o si tienes mucho pelo. Temperatura media si tu cabello es normal y está en buenas condiciones. Temperatura baja para un cabello delgado, delicado o teñido.

Separa tu pelo en mechas no muy grandes y comienza a pasarte la plancha. Emplea un peine por debajo de la plancha para no quemarte la cara ni los dedos. No tengas prisa y ve con mucho cuidado. Para evitar que las puntas del pelo te queden abiertas, cuando llegues a ella con la plancha, gira tu mano hacia adentro o hacia afuera para curvar un poco la forma del pelo y que no te quede recto o en punta. Al terminar, ponte reparador de puntas y un poco de silicona especial en el resto del cabello.

Es importante que sepas que durante los primeros minutos, la plancha puede sacar humo y un olor fuerte: es sólo una reacción a la humedad del cabello. Sin embargo, controla que no salga humo mientras te peinas porque podría significar que estas quemando o lastimando tu pelo. Para que esto no suceda, cada vez que pongas un mechón en la plancha, no dejes pasar más de siete segundos sin deslizarla.

27 diciembre 2009 · Rostro

Planchado de cejas
La forma de nuestro rostro es determinada por sus facciones. En especial por las cejas, que son consideradas el marco facial por excelencia. Y esa cualidad se le atribuye por los arcos. Que, en el caso femenino, se delinean a partir de una depilación y maquillaje que los hagan ver tan delicados como naturales.

El problema es que no todos los vellos que conforman la ceja crecen en la misma dirección. Por más que los quitemos con la pinza, siempre terminan por deformar el delineado. Y ni con la aplicación de cera se consigue el efecto deseado, sobre todo si los molestos pelitos crecen hacia abajo y hay que cortarlos para no afectar el diseño.

Si es que no queremos dos hilos sobre los ojos a causa de la excesiva depilación, una de las técnicas más recomendables para direccionar los vellos rebeldes es el planchado de cejas.

Al igual que el practicado en el cabello, este consiste en moldear las cejas para luego extraer los pelitos que exceden sus arcos con mayor facilidad y menor riesgo de que al crecer los deformen.

El procedimiento solo puede ser realizado por un profesional estilista, tarda media hora aproximadamente. La duración del planchado es de aproximadamente seis semanas, que pueden extenderse si el vello es delgado.

Así mismo, el planchado de cejas es sugerido también para quienes las tienen muy finas y utilizan gel para peinarlas hacia arriba. Si optas por este método comprobarás su utilidad y diferencia y los demás también lo notarán.