Utilizar colores terrosos
Los colores terrosos no solo se utilizan para decorar el interior de las casas, también pueden ser perfectos para formar parte de tu maquillaje. Los terrosos, suelen ser colores apagados, y con un poco de amarillo se asemejan al aspecto otoñal que producen las hojas caídas de los árboles. Los colores oscuros y cálidos son muy populares durante el otoño, sin embargo, la paleta de colores otoñales siempre suele estar protagonizada por el rojo, grisáceo, negro y azul.

No hay que olvidarse de que el maquillaje que utilices con los colores terrosos debe ir en consonancia con la ropa que utilices a diario. Los materiales que caracterizan esta ropa “otoñal” son la pana, la lana, el satén, el brocado, el lino, el mohair o la angora. También, si vas a utilizar colores terrosos en tu maquillaje, recuerda que los accesorios deben ser coloristas-calientes: ámbar, madera, oro, cobre o bronce.

El maquillaje con colores terrosos debe quedar tan natural que parezca casi transparente. Antes de maquillarte revisa como es la tonalidad de tu tez, la forma de tus rasgos y las pecas que tienes. Intenta darte una base de maquillaje que te deje todo el rostro igual y, acto seguido, comienza a utilizar los colores terrosos.

La zona de los ojos debe ser inundada de los tonos que mejor te queden. Puedes delinearte los ojos con algún tono un poco más atrevido pero la sombra debe ser verde, bronce, beige, oliva oscuro, oro o de color melocotón. Aunque tampoco debes olvidarte de las tonalidades azules y algún tono rosa.