Elegir el champú correcto para nuestro cabello


Cada mujer tiene un tipo de cabello distinto según sus características. Puede ser fino, grueso, graso, mixto o seco, débil o fuerte, abundante o escaso, etc. Por ello debemos tener en cuenta estas características cuando decidamos cuál es el champú adecuado para nuestro tipo de cabello.

Ya que nos lavamos el cabello como media dos veces por semana, es bueno alternar dos tipos de champú, con lo que conseguiremos que el cabello no se acostumbre al tratamiento y deje de hacer efecto. Debemos usar uno que sea neutro con un pH de 5.5 para regular el pH y estimular las células del cuero cabelludo. El lavado siguiente lo haremos con el champú adecuado para nuestro tipo de cabello, sin olvidarnos del cuero cabelludo.

Si tenemos problemas de caída del cabello o problemas hormonales, lo más recomendable para nosotras es utilizar un champú de tratamiento que nos ayude a fortalecer la raíz del pelo al tiempo que protegemos el resto del cabello, alternándolo también con el champú de pH neutro.

Si tenemos el cabello permanentado o seco, deberemos elegir un champú específico para él, que aportará vitaminas e hidratación para fortalecerlo e hidratarlo. También es bueno aplicar una mascarilla que hidrate el cuero cabelludo y el cabello. Este tipo de pelo no se debe lavar más de tres veces por semana, para no hacerlo más seco.

Si tu cabello es graso, es conveniente alternar el champú específico para cabello graso con el champú neutro. En ambos casos podemos aplicarlos con movimientos circulares con las yemas de los dedos por todo el cuerpo cabelludo, pero sin restregar ni utilizar las uñas para que la caspa no nos aparezca por la fricción. Debemos lavarnos el pelo mínimo tres o cuatro veces por semana para mantenerlo en perfecto estado.

Cómo conseguir un cabello con cuerpo y volumen


Cada día más mujeres notan que su cabello se vuelve fino a frágil. Según los últimos estudios, ésto le sucede al 51% de las mujeres. Las causas son muchas y muy diferentes: el estrés, la fatiga, el paso del tiempo, la contamienación, etc, todos son elementos que afectan y debilitan nuestro cabello. Para evitarlo, aquí te proponemos unos consejos para poder lucir una melena con cuerpo y volumen:

Hazte un buen corte: Evita llevarlo de un sólo largo. Para darle volumen a tu pelo lo mejor es el corte a capas. Si tu cabello además de fino es escaso, lo ideal para ti es un corte a la altura de la mandíbula.

Utiliza productos voluminizadores: Los champús de este tipo cuentan además con la ventaja de que eliminarán los residuos que queden en tu cabello de otros productos como la laca, el gel o la gomina. También es aconsejable que optes por un acondicionador para cabellos finos que necesiten recuperar su volumen y aplicarlo sólo en las puntas, evitando la raíz de pelo. Una vez aplicado, acárate con abundante agua para eliminar todos los restos del producto.

Copia el método de secado del pelo de las peluquerías: Con el cabello aún húmedo, echa la cabeza hacia adelante y levanta el cabello separándolo de la raíz, al tiempo que le aplicas un ligero masaje con los dedos. También puedes aplicar laca suave en las raíces, con la cabeza hacia abajo. Y siempre puedes recurrir al sistema de dar volumen al cabello con rulos grandes. Para potenciar el efecto de este secado y que dura más tiempo, usa un producto voluminizador. Intenta evitar los serums de silicona o los reparadores de puntas, porque con ellos tu cabello pesará más y tendrá menos volumen.

Elegir el color de pelo según el tono de la piel


Aunque en las muestras un color de tinte nos parezcaparezca muy bonito, quizá no combine bien con el tono de nuestra piel y el color de nuestros ojos. Para definir nuestros colores ideales, lo primero que debemos hacer es determinar si nuestro tono de piel es cálido o frío. Esto se averigüa mirando las venas que se transparentan en nuestra piel en lugares como el cuello o las muñecas. Si se ven azules, nuestro tono es frío. Si se ven verdes, es cálido.

Si nuestros ojos son oscuros, y nuestro tono de piel es un punto medio entre cálido y frío, los colores de pelo que mejor nos van son los marrones y los rojizos no muy marcados. Si nuestros ojos son claros, podemos aclarar hasta un rubio oscuro.

Si el tono de nuestra piel es cálido y nuestros ojos oscuros, podemos probar el color negro, los marrones y castaños. Si tanto nuestro cabello natural como nuestros ojos son claros, es mejor utilizar tonos rubios y dorados, o algún rojo vívido.

Si nuestro tono de piel es trigueño y nuestros ojos oscuros, nos decantaremos por tintes de la gama de los morenos. Podemos usar tonos más claros si nuestros ojos son claros, pero nunca en un tono más claro que el castaño.

Si nuestra piel es cetrina y nuestros ojos oscuros, debemos utilizar colores oscuros. Si nuestros ojos son claros, podemos rebajar a castaños y rubios oscuros, pero no dorados.

De este modo, guiándonos por gamas de colores cálidos y fríos podemos determinar qué tono de pelo nos queda mejor y cuál nos puede hacer aparecer demasiado pálidas, cansadas o que se nos vea más mayores de la edad que tenemos realmente.

Cómo arreglar tu pelo en pocos minutos


Seguro que más de una vez te has encontrado sin tiempo para atusarte el cabello y has ido a la reunión o a recoger a tus hijos al colegio con el pelo de cualquier manera. Por supuesto, siempre tenemos a mano la salvación en la coleta. Sin embargo, sabemos que peinarnos de una forma tan sencilla hace que parezcamos poco formales, sobre todo si tenemos que acudir a una reunión de trabajo o a una cita importante. Te vamos a dar unos consejos para arreglar tu cabello en un abrir y cerrar de ojos:

– Una de las opciones más cómodas es que recojas tu cabello húmedo con una cinta. En lugar de utilizar el secador, el truco está en extender el fijador sobre tu cabello y echarlo hacia atrás, con una cinta, mientras se seca. De este modo tu cabello se colocará y se mantendrá perfecto y lejos de la cara sin que tengas que hacer ningún esfuerzo. Esto te vale tanto si tu pelo es corto como largo.

Compón los mechones rebeldes con horquillas. Hoy en día existen muchos modelos de horquillas y pasadores en el mercado, de diferentes colores y formas que puedes utilizar hasta cuando vayas de fiesta. Elige el que más te guste y el que más se adapte a tu pelo y utilízalo en casos de emergencia. Si eliges bien, te pueden dar un toque elegante y sofisticado.

– Otra de las opciones que tienes es utilizar un sombrero o boina. Elije le que mejor te siente y en el color que más te favorezca. Parece mentira, pero con una sencilla bointa mejorarás tu aspecto sin perder tiempo peinándote. Eso sí, esta es una opción que sólo podrás utlizar al aire libre o en un entorno más desenfadado.

Preparar el pelo para el tinte


Hoy en día existen distintos productos para teñirse el pelo que podemos aplicar en la peluquería o en casa. Sin embargo, para obtener el máximo beneficio del tinte y conservar el brillo del cabello, es necesario preparar el pelo antes de utilizar el tinte. Para ello, deben seguirse los siguientes pasos:

Corte: Antes de teñirte, córtate el pelo para eliminar las puntas abiertas, ya que si no corres el riesgo de que te quede más claro en las puntas que en el resto del cabello. El tinte queda más bonito si la forma del pelo está cuidada.

Estado del cabello: Debes tenerlo en las mejores condiciones posibles, por ello lo mejor es aplicar un baño de aceite una semana antes de teñirte, porque si tu pelo está reseco, se volverá frágil y quebradizo, sobre todo si te quieres aclarar el cabello.

Lavado: Lávatelo el día antes de teñirte, para eliminar la suciedad y la acumulación de aceite que se queda en las raíces del pelo. Si tu pelo es graso será más difícil que se fije bien el tinte.

Instrucciones: Si vas a teñirte en casa, asegúrate seguir bien las instrucciones del fabricante. Si tienes el pelo extra-largo, puede que necesites más de un envase. Para elegir el color, es conveniente buscar uno que sea acorde a tu estilo de vida y a tu color de piel.

Prueba: Si es la primera vez que te aplicas un color y no estás segura de los resultados, es mejor hacer una prueba en un mechón y, si te gusta como queda, tíñete todo el cabello, ya que es más fácil solucionar el color de una mecha que arriesgarte a arruinar tu melena por una elección incorrecta de tinte.

Cómo eliminar un tinte oscuro del cabello


Si te has decidido a teñirte el pelo de un tono más oscuro que el color de tu cabello y el resultado no te ha gustado, no te preocupes, pues tiene remedio. Lo más importante es actuar lo más rápidamente posible para, de este modo, obtener los mejores resultados ya que es mucho más fácil eliminar el tinte de tu pelo si no tiene mucho tiempo de aplicación.

Existe un producto llamado L’Oreal’s Color Zap que te ayudará a corregir el color de tu cabello. Es un kit muy fácil de usar, y además eliminará suavemente el color dejando tu cabello natural. Es un producto que puedes usar incluso en tintes permanentes.

Si tu nuevo color es ligeramente más oscuro del color que deseabas y el tinte es semi-permanente, puedes acelerar la decoloración simplemente lavándote el cabello con mayor frecuencia de lo habitual utilizando un champú no agresivo.

Si tu cabello ha quedado demasiado oscuro y el tinte es permanente, debes utilizar un champú clarificador. Elige uno que esté diseñado para eliminar la acumulación de productos o la acumulación de cloro. Estos productos te ayudarána eliminar el exceso de color.

Ten en cuenta que siempre resultará bastante difícil eliminar el color negro en un cabello teñido, ya que la mayoría de los métodos que se utilizan para ello puden dejarte el cabello con un tono anaranjado y muy crespo. Como alternativa para eliminar el color puedes utilizar blanqueadores del cabello y peróxido, pero siguen siempre las instrucciones antes de utilizarlo.

Lo mejor es recurrir a tu peluquero habitual y preguntarle por el método que más se adapta a tu caso específico, sin olvidar que, después de realizar un proceso químico sobre el cabello, es necesario que ralices un tratamiento reparador y nutritivo.

Tipos de cabello, ¿cuál es el tuyo?


Podemos distinguir entre tres tipos diferentes de cabello. Dependiendo de cual sea el tuyo, puedes saber qué peinados son lso mejores para ti, ya que el tipo de pelo determinará el resultado final del peinado.

Pelo fino: Es el que más refleja la luz del sol, por lo que es el más brillante, sobre todo cuando está sano. Normalmente el cabello rubio pertenece a este tipo de pelo, que se caracteriza también por ser ondulado y ser menos resistenten al daño que el pelo grueso. La ventaja es que, con este tipo de cabello, es mucho más fácil lograr peinados con volumen, para lo cual puedes utilizar geles y mousses. Si este es tu tipo de cabello, es mejor que evites los cortes a capas y el pelo demasiado largo.

Pelo medio: Este es el tipo que tenemos la mayroría de las mujeres, y se caracteriza porque es más suave que el pelo fino y más manejable, aunque también más seco, por lo que es conveniente mantenerlo bien nutrido con cremas y acondicionadores que nos permitan peinarlo con facilidad.

Pelo grueso: Este tipo de pelo, aparte de ser el más resistente, suele ser seco y bastante difícil de manejar, por lo que es aconsejable evitar los cortes redondeados. El corte a capas es ideal para este tipo de pelo. Si tienes el pelo grueso, te irá muy bien el pelo largo, al contrario que a las personas de pelo fino.

Si tienes el pelo grueso seguramente tendrás mucha cantidad de pelo. Por ello, la mejor manera de manejarlo y peinarlo con facilidad es tratarlo regularmente con productos adecuados para tu tipo de cabello que lo mantengan sano, suave y manejable. También puedes acudir al corte a capas.

Bebidas saludables para tu cabello


Beber ingredientes naturales ayuda a mantener la salud y vitalidad de tu cabello, ya que son una fuente de vitaminas. Puedes tomarlos a la hora del desayuno, entre comidas o al acostarte, pero siempre inmediatamente después de prepararlos para que conserven todas su propiedades. Te proponemos algunos cócteles:

Bebida de alfalfa: Lava muy bien y pasa por la licuadora un gran puñado de brotes de alfalfa, seis hojas de lechuga y dos zanahorias troceadas. Si quieres, puedes añadir un apio troceado, si te gusta su sabor.

Cóctel de pimiento verde, zanahoria y espinacas: Es una bebida muy refrescante y muy rica en silicio, un mineral que da un brillo adicional al cabello. Para prepararlo licúa un dos pimientos verdes, dos zanahorias troceadas y un manojo de espinacas lavadas. Si no te gusta mucho el pimiento verde, puedes cambiarlo por un pepino de tamaño medio y troceado.

Cóctel de cinco zumos: Esta bebida no sólo ayuda a tu cabello, sino que es un tónio excelente. Para prepararlo tienes que lavar bien y trocear una zanahoria, apio, perejil (muy poca cantidad), espinacas y berros. Licúa todo en la licuadora y bébetelo.

Batido de tres frutas: Pela y quita las pepitas de un trozo grande de sandía. Depués pela y quita el hueso de un melocotón y finalmente limpia seis fresas. Pon todas las frutas en la batidora y bátelas bien.

Batido de proteínas: Pon en un bol una taza de leche. Añade una cucharada de leche en polvo instantánea, una cucharadita de miel, una de algarrobo en polvo o unas gotas de esencia de vainilla y fruta troceada (puedes elegir entre manzana, albaricoque, plátano, melón, fresas, pera…, etc. Si quieres, en lugar de leche, puedes poner yogur. Es igual de efectivo y resulta más digestivo.

El color de tu pelo y el perfume


Aunque es un hecho poco conocido, el color de tu pelo puede hacer que un mismo perfume tenga un olor diferente en cada cuerpo. No nos referimos al color con el que tiñes tu pelo, sino al tu color de pelo natural. Negro, castaño, pelirrojo o rubio, el color de pelo está genéticamente relacionado con el tipo de piel. A esto se debe que a tu amiga le baste ponerse perfume una vez para que le dure todo el día y tú necesites hacerlo varias veces. O porqué algunas mujeres pueden ponerse perfumes más fuertes sin problemas mientras que en otras el olor alcanza demasiada intensidad.

Las chicas con pelo oscuro suelen tener una piel más oscura resultado de tener una mayor concentración de melanina en la piel. Esto hace que el cuerpo produzca más aceites naturales. Por ello, los perfumes usados por las mujeres morenas durarán más tiempo ya que se mezclan con el aceite que genera la piel para protegerse.

La piel de las chicas pelirrojas es bastante sensible, por ello sus perfumes ideales son los perfumes de fruta y de aroma cítrico.

Las mujeres rubias, debido a la menor concentración de melanina en su piel, deben decantarse por un perfume floral para que les dure más tiempo.

Si eres rubia o pelirroja y quieres que los aromas duren más tiempo en tu piel, puedes aplicarlo en varios puntos de tu cuerpo, aparte del cuello y detrás de las orejas, como detrás de las rodillas, entre los pechos y en las muñecas, eso sí, con cuidado de no pasarte. Pon poca cantidad en cada punto.

También se pueden utilizar juegos de productos de belleza perfumados, en los que el gel, la crema, y el perfume tienen el mismo aroma. Nos ayudará a mantener la fragancia y a distribuirla por todo el cuerpo.

Conseguir un cabello abundante


Una melena abundante y bonita es un complemento ideal para nuestra belleza. Sin embargo las agresiones exteriores, como el sol o el frío, el estress y una mala alimentación pueden hacernos más difícil lograrla. Aquí tienes unos trucos para conseguir una melena abundante:

Mejorar la circulación del cuero cabelludo: Acuéstate con la cabeza hacia abajo, no hace falta que estés perpendicular, durante diez minutos al día. De ese modo conseguirás aumentar el riego sanguíneo de los folículos pilosos. No te excedas de esos diez minutos. Otra forma de estimular el cuero cabelludo es peinarte una vez al día toda la melena hacia la frente, para revitalizar las raíces que estén más débiles.

Semillas de lino o linaza: Pon a remojar semillas de lino en agua durante cinco días y no las seques hasta que hayan soltado una especie de baba. Aplícatela directamente sobre el cuero cabelludo con un algodón.

– Para darle más volumen al cabello, después de lavártelo acláratelo con agua caliente mezclada con un buen chorro de vinagre de manzana.

Henna neutra: Es importante que sea neutra, ya que la que no lo es nos teñiría el cabello. Mezcla henna en polvo con agua caliente y añádele unas gotas de limón o un yogur. Después aplícatela en el cabello durante una hora y finalmente acláratelo. Al principio repite esta operación una vez a la semana durante cuatro semanas. Después, una vez cada dos semanas.

Aceite esencial de lavanda: Masajéate el cuero cabelludo utilizando aceite esencial de lavanda.

Mascarilla de mayonesa, aloe vera y tomate: Mézcla los ingredientes con una batidora hasta obtener una mezcla uniforme. Aplícate la preparación por la noche antes de irte a dormir, cubriendo el cabello con una gorra o un film transparente. Acláralo por la mañana.