Lavar el pelo: utiliza bien el champú


Antes de comenzar a utilizar cualquier tipo de champú debes elegir cuál es el más indicado para tu tipo de pelo. En la actualidad existen en el mercado un gran número de champús entre los que deberás elegir, por ejemplo; si tu pelo es seco lo ideal es que utilices champú de huevo y que evites que lleve cualquier tipo de alcohol entre sus componentes, ya que te puede resecar más el pelo.

Cuando utilices tu champú debes tener cuidado, no lo utilices de manera brusca sobre tu cabello. No frotes ni rasques demasiado fuerte por la zona de la raíz del pelo ya que puedes producir demasiadas roturas innecesarias. Intenta utilizar siempre agua caliente, pero ten cuidado no te quemes. Si tu pelo es demasiado graso, después de aclarar el champú, rocíate un chorrito de limón de deberás acto seguido aclarar, para así intentar que no parezca tan graso.


¿Cómo debes lavar tu cabeza con el champú?

1. Aunque no estés acostumbrada debes preparar el cabello para lavarlo. Lo primero que debes hacer es quitar los posibles “nudos” que tengas.

2. Ajustar el flujo del agua.

3. Consigue una temperatura del agua lo más agradable posible.

4. Moja la cabeza.

5. Aplicar el champú sobre tu mano, nunca sobre la cabeza.
SEGUIR LEYENDO «Lavar el pelo: utiliza bien el champú»

Champús caseros para cabello seco


A medida que pasa el tiempo, nuestro cabello deja de segregar menos aceite y queda más seco. Además, los tientes, la secadora, las gominas y los permanentes hacen que el cabello se vuelva más frágil y quebradizo. Para solucionar el problema y tener un cabello más fuerte, sano y brillante podemos preparar unos champús caseros con productos totalmente naturales.

Champú de coco y huevo

Preparamos las hojas de saponaria trituradas o cortadas. Añadimos una taza de agua y lo ponemos a ebullición durante cinco minutos. Retiramos el recipiente del fuego y dejarlo reposar durante varias horas, para posteriormente filtrarlo.
A continuación, derretimos el aceite de coco al baño maría mientras lo vamos removiendo con una espátula de madera. Cuando sea líquido, agregamos a la saponaria. Luego se añade la yema de huevo, las gotitas de coñac y seguimos mezclando el preparado. Cuando se enfrie, lo aplicamos encima del cuero cabelludo húmedo y frotamos bien. Dejamos que actúe durante 5 minutos y luego aclaramos con abundante agua.

Ingredientes:
– Aaponaria seca.
– Aceite de coco.
– 1 yema de huevo.
– 3 gotas de coñac.
– Agua.

Champú de papaya y aloe vera

Pelamos la papaya para luego cortarla y pasarla por la batidora. Mezclamos la fruta triturada con el resto de ingredientes, hasta conseguir una crema tipo champú. Envasamos en un recipiente y conservar en un lugar fresco.

Ingredientes:
– 1 papaya.
– Gel de aloe vera
– Champú para bebé o neutro.
– Zumo de limón.
– Aceite de limón.

Champú de hierbas para cabello seco

Ponemos a hervir las hiervas durante unos minutos. Luego, pasamos por un colador y agregamos el jabón neutro rallado dejando que funda y enfríe. Añadimos un poco de agua, si queda demasiado denso y ponemos a refrigerar para su mejor conservación. El hinojo es muy rico en aceites naturales, lo que dará brillo y suavidad a tu pelo.

Ingredientes:
– 15 grs de raíz de hinojo.
– 15 grs de saúco o trébol.
– Media taza de jabón neutro rallado.
– Agua.

Secar el pelo


¿Qué es mejor, secar el pelo con un secador o dejarlo que se seque sólo? Esta es una pregunta que se hacen muchas personas, y la verdad que esto es cuestión de preferencias. A algunas personas les encanta entretenerse en dar la forma que desean a su pelo antes de salir de casa mediante u secador. Sin embargo otras personas piensan que, además de un gasto tonto de electricidad, secar el pelo con un secador es una forma más rápida de dañar el cabello, por lo que optan por dejarlo secar de forma natural.

La verdad es que ambas formas tienen sus ventajas y sus desventajas y te vamos a contar algunas de ellas para que puedas elegir cuál es la que tú prefieres.


Secado natural. Esta técnica suele ser utiliza normalmente por las personas que tienen el pelo corto y no pueden hacerse grandes peinados. Pero también hay personas con pelo rizado y con pelo largo que deciden utilizar esta forma de secar su melena. Es muy importante recordar que el cabello se encuentra en su punto más débil cuando está mojado. Por lo tanto, ten cuidado de no frotar el pelo con una toalla. La fricción provocada por el roce del pelo con una toalla hará que el cabello se pueda romper.

Secador. Muchos expertos consideran que es la mejor forma de secar el pelo. Lo malo es que esta técnica lleva su tiempo, y hoy en día es difícil invertir tiempo en un proceso así. Ten en cuenta que el secador añade volumen al cabello. No lo uses en exceso y demasiado pegado al pelo ya que puede hacer que el pelo se vuelva más frágil.