Rinomodelación angular: Corrige tu nariz sin cirugía


Hasta ahora la única técnica a la que podíamos acudir cuando queríamos corregir la forma o el tamaño de la nariz era la rinoplastia, pasando por el quirófano. Sin embargo, ahora tenemos la oportunidad de cambiar la forma de nuestra nariz sin necesidad de cirugía ni de pasar por postoperatorios molestos, lo que logramos mediante una técnica denominada Rinomodelación Angular.

Esto se logra mediante una intervención que consiste en implantar materiales de relleno en diferentes puntos de la nariz, lo que permite, sin necesidad de cirugía, modificar el perfil del paciente. Sólo es necesaria anestesia local y, tras tres minutos, conseguiremos un cambio visible en nuestra fisonomía.

El proceso comienza aplicando una pomada anestésica en la zona a tratar y, cuando ha hecho efecto, se infiltran los materiales que sirven para ir dando una forma nueva a la nariz. Para que sea efectivo, las infiltraciones se realizan en los lugares que más definen el contorno de nuestra nariz, como la punta o la parte superior de la misma. Mediante las infiltraciones se rellenan pequeños huecos, se cambia el ángulo de la punta de la nariz o se suavizan ángulos.

Puede que sea necesario recibir varias sesiones de tratamiento antes de conseguir el resultado esperado, con la ventaja de que podemos seguir nuestra rutina habitual inmediatamente después de cada sesión. Lo único que no se puede lograr con esta técnica es cambiar el tamaño de la nariz, en ese caso aún debemos acudir a la rinoplastia, pero si quieres tener una nariz más armoniosa sin necesidad de pasar por el quirófano.

Aunque la técnica es muy sencilla, no olvides que, como en todo tratamiento estético debes ponerte en manos de profesionales cualificados para recibir el tratamiento con todas las garantías.

Cirugía de pómulos


Si te fijas en las actrices y en muchas presentadoras de televisión, te darás cuenta de que la mayoría de ellas presentan unos pómulos marcados y preciosos, pero basta echar un vistazo a alguna de foto de esas mujeres antes de saltar al estrellato para darse cuenta de que esos pómulos no son producto de la herencia o del madre naturaleza, sino que se deben a que se han sometido a una operación quirúrgica de levantamiento de pómulos, que hace que el rostro presente una armonía especial al tiempo que resalta los pómulos.

Para realizar esta cirugía se practican unos orificios delante del hueso de cada pómulo que se rellenan con implantes que son sostenidos por los huesos, los músculos o la presión del cierre de dicho orificios. Aunque puede sonar complicado, en realidad es un procedimiento muy sencillo, tanto que para someterse a él sólo es necesaria anestesia local durante una media hora. Además el postoperatorio es muy rápido y sencillo, aunque a veces, para dar armonía al rostro, es necesario realizar también una rinoplastia para conseguir que la cara se afine por completo y quede proporcionada.

Aunque seguramente la gran ventaja de esta cirugía es que, a diferencia de otras operaciones, los efectos son reversibles, por lo cual, si el resultado no es el que esperábamos, podemos deshacer la cirugía y volvernos a someter a la operación todas las veces que sean necesarias para lograr el aspecto que realmente buscamos.

Sin embargo debemos ser realistas y tener en cuenta que esta operación no nos proporcionará la perfección absoluta del rostro, sino que el resultado es que nuestras facciones se verán más proporcionadas, lo que nos dará un aire más rejuvenecido, lo cual aumentará si tras la operación nos realizamos un lifting para eliminar las arrugas.

Cirugía de aumento de mentón


Sin duda alguna, un rostro bello es aquel en el que los rasgos están equilibrados y en su conjunto resulta armónico. Buscando dicho equilibrio son muchos los hombres y mujeres que, al cabo del año se someten a una cirugía de aumento de mentón.

Una de las razones principales que les lleva a ello es que un mentón pequeño tiende a agrandar rasgos como la nariz y hace parecer el cuello más grueso. Por el contrario, un mentón grande reduce visualmente el tamaño de la nariz y estiliza el cuello. Por ello una cirugía de mentón puede hacer que las proporciones de nuestro rostro se vena más equilibradas. Otras veces son los mismos cirujanos plásticos quienes recomiendan esta intervención de mentón a aquellos que se han sometido a una rinoplastia, ya que un cambio en la forma de la nariz puede conllevar que sea necesario realizar una cirugía del mentón para diseñarlo proporcionalmente a la nueva nariz.

Para realizar esta cirugía se colocan implantes especiales debajo de la piel en la zona que está debajo del maxilar inferior realizando una incisión en el interior de la boca, justamente en el punto en el que se unen la encía y el labio. Dependiendo del volumen que queramos darle al mentón, se elegirá una u otra prótesis.

Esta intervención no suele durar más de 30 minutos y, según los especialistas, presenta el mismo riesgo que una operación de aumento mamario, con la ventaja de que el postoperatorio es más sencillo.

A veces, lo que es necesario es la operación contraria, es decir, la reducción del mentón. Elijas la cirugía que elijas, recuerda que es muy importante que acudas a un profesional cualificado, lo que te garantizará un resultado magnífico y acorde con tus expectativas.

Gluteoplastia, glúteos perfectos con cirugía


Cuando queremos perder esos kilitos de más que nos sobran, aparte de una dieta equilibrada, también debemos realizar algún deporte. Sin embargo, muchas veces no siempre adelgazamos del lugar donde desearíamos ni obtenemos las curvas que buscamos con esos ejercicios.

Factores como la edad, el peso o los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer pueden hacer que aunque realicemos un trabajo muscular específico para la zona de los glúteos, como la rutina GAP, no logremos tener los glúteos perfectos que buscamos. En este caso, para no machacarnos y machacarnos sin resultado, lo que puede llevar al desánimo y a que abandonemos nuestra rutina de ejercicios, la mejor alternativa es la gluteoplastia.

La gluteoplastia es una operación de cirugía estética para remodelar los glúteos, y es una de las más demandadas entre las mujeres de 20 a 35 años y las mayores de 55 y, según dice, los resultados son realmente espectaculares. Lo que logramos con esta cirugía es moldear los glúteos utilizando implantes, que pueden ser o bien prótesis de silicona o bien implantes a partir de la propia grasa de la paciente si tiene sobrepeso.

Las prótesis son blandas al tacto pero tienen una envoltura más gruesa que los implantes de mama. Mediante una incisión se introducen debajo de los músculos glúteos, y las cicatrices quedan perfectamente ocultas en los pliegues de la piel.

Si se toma la grasa de la paciente para los implantes, se obtiene del abdomen y de las piernas, de modo que, además de lograr unos glúteos perfectos también retocamos esas zonas del cuerpo.

Aunque la mayoría de pacientes que se someten a esta operación son mujeres, los hombres también la demandan. Su objetivo es que sus glútenos no pierdad tonicidad ni forma atlética. En cualquier caso, hombre o mujer, pueden elegir los glúteos a su conveniencia, pero siempre siguiendo los consejos médicos.

Rejuvenece tu rostro con hilos


El paso del tiempo es inevitable y que se refleje en nuestro rostro también lo es. Poco a poco nos van apareciendo arrugas, que podemos difuminar y suavizar con los productos de belleza que tenemos a nuestro alcance hoy en día, pero, al final, las arrugas suelen ganar la batalla. Por ello, las mujeres que no se resignan a que aparezcan arrugas en su rostro deben acudir a la cirugía estética, aunque estas técnicas que nos proporcionan juventud restan naturalidad y expresividad a nuestras facciones.

Sin embargo, la alianza entre la ciencia y medicina estética sigue dando sus frutos y poco a poco van desarrollánose técnicas para rejuvenecer el rostro que nos son tan invasivas y que también consiguen tensar la piel. Éste es el caso de Silhouette lift, que es una nueva técnica de lifting que tiene muchas ventajas sobre las técnicas tradicionales, entre las que podemos destacar el ehcho de que no deja cicatrices ni pone en riesgho la vida del paciente porque no hay que utilizar anestesia.

Este procedimiento consiste hacer una micro-incisión en la piel e insertar una aguja-guía especial con un hilo de material biocompatible con los tejidos humanos. Esta aguja, al pasar por ciertos puntos, levantará y realzará las partes del rostro que queremos destacar. La intervención dura unos 45 minutos y se realiza con anestesia local, por lo que no es necesaria hospitalización. Es una técnica que los médicos recomiendan a pacientes que sufren un envejecimiento prematuro del rostro.

Por sus características, también se recomienda para las intervenciones de levantamiento de glúteos. La mayor ventaja de esta técnica es, sin duda, que dos días después de realizarla, tanto en el rostro como en los glúteos, podemos volver a nuestra vida normal, eso sí, con una apariencia mucho más juvenil de la que teníamos anteriormente.

Aumento de pecho


Antes de someterte a un aumento de pecho para sentirte mejor contigo misma, debes saberlo que es lo exactamente lo que se hace durante la operación. Hoy te vamos a explicar un poco como se realiza dicha operación pero no olvides consultar cualquier tipo de duda con tu médico. Durante una cirugía de aumento mamario, se coloca un implante mamario dentro de los pechos para hacer que los senos parezcan más grandes o tengan una mejor forma. Los implantes mamarios son normalmente de silicona.

Existe una gran gama de tamaños y formas, y el cirujano decidirá qué tipo de implante es el más apropiado para ti. Los implantes de silicona, generalmente, tienen un cierto periodo de duración que suele ser de unos 10 años. No te preocupes, ya que, este tipo de operaciones y productos van mejorando rápidamente y tu médico te explicará mucho mejor el tema de la durabilidad y que hay que hacer cuando pase ese periodo de tiempo. Durante la operación se administra anestesia general.

Para realizar la operación, el cirujano realizará una incisión en la parte inferior de cada seno, por lo que las marcas después del proceso, si existen, son menos visibles. Luego, el doctor levantará los tejidos del seno, los músculos pectorales, e insertará el implante. La incisión se cerrará de nuevo con unos puntos de sutura. La operación dura alrededor de unas dos horas, y no hay una excesiva pérdida de sangre.

Sin embargo, al igual que para cualquier otro tipo de cirugía hay un montón de tareas que se deben realizar con anterioridad. Una semana antes, el médico te aconsejará que dejes de fumar y beber, ya que ambos duplican las probabilidades de contraer infecciones durante y después de la cirugía. Un día antes de la cirugía, o incluso a veces el mismo día, te realizarán unos análisis de sangre y orina. También pueden pedirte que mantengas el estómago vacío.

Rejuvenecimiento del abdomen


Todas nos hemos admirado cuando, al poco tiempo de dar a luz, una modelo o actriz aparece en las revistas o en las pantallas con un vientre totalmente plano. Quienes han dado a luz saben que es la parte de su anatomía que más cambios experimenta después de los embarazos, ya que se producen cambios en la musculatura que hacen que se pierda la cintura y se quede esa «barriguita» de después de haber dado a luz, aparte del aumento de la flaccidez de la piel de la zona. ¿Cómo lo hacen entonces las estrellas? Sometiéndose a una técnica de rejuvenecimiento del abdomen.

Dicha técnica abarca el tratamiento de la pared muscular abdominal, que tensa y aplana el abdomen, permitiendo recuperar un abdomen «liso», así como la eliminación del exceso de piel que se localiza entre el ombligo y el pubis. A veces, en algunas pacientes, también se debe combinar este tratamiento con una pequeña liposucción para lograr un resultado final óptimo.

Tras la operación, se debe permancer en reposo de cinco a siete días. Pasado este periodo puedes reincorporarte a tu actividad habitual pero sin realizar ejercicio físico intenso.

En cuanto a las cicatrices, tan sólo será perceptible una línea en la parte baja del abdomen que queda oculta por la ropa interior y que irá mejorando con el paso del tiempo, hasta que llegue a ser totalmente imperceptible.

Para poder operarse después del parto es necesario esperar a que el útero, que se ha dado de sí durante el embarazo, vuelva a su estado original, para lo que tardará unos tres meses. Después ya puedes pedir cita. Lo normal es que te operen unos seis meses después del parto, aunque eso depende de cada médico.

Trasplante de pestañas


El paso de los años, el uso de gafas o una mala alimentación puede hacer que nuestras pestañas se vuelvan más y más escasas, con lo que perdemos un elemento que, además de proteger los ojos, los proporciona belleza. Si quieres solucionarlo, tienes la posibilidad e hacerlo mediante un trasplante de pestañas.

Es un tratamiento que comenzó hace más de diez años. Al principio sólo se utilizaba para pacientes con problemas severos en la cara, pero en la actualidad se hace por razones estéticas. Aunque a nuestro alcance tenemos las pestañas postizas o la posiblidad de dar volumen a las que tenemos, muchas mujeres se decantan por el trasplante porque, aunque sea más caro, los resultados son visibles y duraderos, recuperando la juventud de los ojos.

Para hacer el trasplante se toma pelo de la parte de atrás de la cabeza, se dividen los folículos y se enroscan a través de una aguja quirúrgica. El trasplante será permanente cuando las pestañas hayan crecido al mismo nivel que las pocas pestañas naturales que aún nos quedan o al nivel de las que teníamos antes.

Aunque parezca increíble, el pelo implantado, al crecer, toma la misma forma y curvatura de una pestaña normal ya que, al estar en el ojo, se adapta naturalmente a su nueva ubicación. El proceso de implantación del pelo dura aproximadamente una hora por ojo. Para realizarlo, se utiliza anestesia local y, tras la operación, aparecerán algunos pequeñísimos hematomas que desaparecerán en un par de días.

El costo de la operación está en torno a 5.000€ y se obtienen unas cuarenta pestañas por ojo. Si lo deseamos, además de trasplantarnos las pestañas, si nuestras cejas también han perdido vello, podemos realizar un trasplante de cejas.

Cosas que debes saber antes de optar por la cirugía estética


En estos tiempos someterse a una operación de estética es tan habitual como apuntarse a un gimnasio. Gracias a ella podemos conseguir un rostro bello y un cuerpo envidiable. Sin embargo, no debemos olvidar que nos vamos a someter a una operación y por ello es necesario tomar las debidas precauciones para evitar complicaciones posteriores. Para ello te dejamos algunos consejos que debes tener en cuenta antes de decidirte por la cirugía estética.

Elige profesionales titulados o centros reconocidos. Desgraciadamente, dada que es una profesión con la que se logran grandes beneficios, muchas personas ofrecen servicios de estética sin estar debidamente cualificados para ello.

– Las prótesis mamarias tienen una vida útil determinada, por lo que, si aumentas tus senos, deberás someterte más adelante a una nueva operación. Pregunta todo lo que quieras saber sobre la operación y el tipo de prótesis que te van a implantar.

– La lipoescultura no sirve para adelgazar. Aunque a veces se nos aparece la idea de que para librarnos de esos kilos de más sólo es necesario que nos absorban la grasa sobrante y saldremos de la clínica hechas una top model. Sin embargo, al lipoescultura sólo se recomienda para extraer grasa acumulada en ciertas partes del cuerpo, y no está pensada para la reducción de peso.

– Las sustancias de relleno que se usan para dar volumen a los labios o tratar arrugas pequeñas deben estar autorizadas por los organismos oficiales correspondientes. Asegúrate antes de aplicarlas para no tener que hacer frente a posibles efectos secundarios.

– Por muy simple que sea la cirugía que te vas a realizar, es necesario que te hagan un estudio médico antes de entrar al quirófano. Desconfía de aquellos tratamientos que te proponen soluciones milagrosas en pocos minutos y sin realizar estudios previos.

Siguiendo estos consejos podrás aprovechar todos los beneficios que para ti y para tu imagen tiene la cirugía estética.

Liposucción y Lipoescultura para moldear nuestra figura


A la hora de someternos a la cirugía para modelar nuestra figura, oímos hablar de liposucción y lipoescultura. Sin embargo, aunque ambos procedimientos tienen como finalidad extraer la grasa de nuestro cuerpo, son procedimientos distintos. La liposucción se ha ido perfeccionando con el paso de los años y sirve para extraer la grasa profunda y sobrante que se acumula en ciertas partes de nuestro cuerpo.

La lipoescultura, por el contrario, es un proceso más refinado en el que se utilizan cánulas más finas para extraer la grasa, por lo que quedan menos marcas tras el tratamiento y cuenta con la ventaja de que se puede reutilizar la grasa que nos han extraído para rellenar esas áreas donde nos hace falta añadir volumen evitando la posiblida de un rechazo, como puede suceder en el caso de las prótesis de silicona.

La lipoescultura no sólo elimina la grasa sino que, como su nombre indica, también moldea nuestra figura. Además hoy día es posible realizarla de forma ambulatoria, es decir sin ingresar en un hospital, con una mínima pérdida de sangre y con resultados realmente satisfactorios para las mujeres que sólo desean eliminar ciertos «michelines».

Contrariamente a lo que se piensa, la liposucción y la lipoescultura no son útiles para bajar de peso, ya que las pacientes idóneas son aquellas que sólo tienen un poco de grasa localizada, normalmente en el estómago, los muslos y los glúteos, grasas que no consiguen eliminar con dietas y ni ejercicios.

No debemos olvidar que después de realizarnos un tratamiento de lipoescultura es necesario controlar las calorías para no volver a recuperar la grasa perdida, beber mucho y líquido y hacer ejercicio. Y si además tenemos la posiblidad de darnos masajes, lograremos una figura envidiable.