Logra un abdomen liso y pierde volumen con la dieta de la fibra


Muchas veces, por trabajo o porque nos encontramos de vacaciones, pasamos por periodos en los que nos alimentamos de una forma diferente a como lo hacemos el resto del año, cuidando menos la dieta o comiendo cualquier cosa rápidamente en cualquier sitio. Esto no sólo es un problema de salud, ya que nos puede ocasionar estreñimiento, lo que puede conllevar la aparición de varices y úlceras, sino también es estético, ya que se nos hincha el vientre, afeando nuestra figura y haciendo que la ropa no no siente tan bien como de costumbre.

Para evitar esto podemos seguir los consejos de los nutricionistas, que nos indican como terminar con este problema, mejorando nuestra salud y nuestra línea al mismo tiempo.

En primer lugar deberemos volver a unos patrones de alimentación correctos e incluir en nuestra dieta diaria frutas, verduras, cereales integrales y yogures. También debemos tomar legumbres tres veces a la semana, que son ricas en fibra, vegetales y proteínas.

No debemos olvidar la planificación, con lo que lograremos llevar una dieta perfecta y evitaremos eliminar algún grupo de alimentos de nuestra dieta, saltarnos comidas y como consecuencia de ello, picar entre horas. Y esto no significa que nuestra comida deba ser insípida, ya que podemos echarle imaginación y crear platos apetitosos y sanos al mismo tiempo. Es muy importante tener en cuenta que el desayuno es la comida más importante del día, ya que si no desayunamos o desayunamos poco, tendremos hambre al poco tiempo y nos lanzaremos a por el tentempié que tengamos a mano, que suele ser bastante calórico.

También nos ayuda a lograr un vientre liso el yogur, que estimula las funciones intestinales. Si sigues estos consejos notarás que tu ropa te quedará mejor y tu figura se verá más bonita.

Qué hacer para perder tripa


Puedes hacer un montón de abdominales o sentadillas, pasar horas en el gimnasio, salir con tu bicicleta todos los días pero, si no cambias algunos de tus hábitos, el incómodo flotador seguirá aguantando en su sitio. Si haces bastante deporte y notas como la tripita no desparece, entonces para un momento y piensa qué cosas debes cambiar de tus rutinas diarias. Recuerda: debes seguir manteniendo el ejercicio diario y una dieta equilibrada pero no está nada mal que revises las siguientes cuestiones.

– Horas de sueño
Dormirse muy tarde puede convertirse en un hábito poco positivo. La falta de sueño provoca desequilibrios hormonales, que pueden ralentizar tu cuerpo, por lo tanto, quemar grasa puede ser un proceso mucho más costoso. Se necesita dormir una media de 8 horas al día.

– Saltarse las comidas
En contra de lo que muchos piensa, esto no ayuda nada a la hora de intentar perder la tripa. Los expertos en nutrición, aseguran que se deben realizar un mínimo de 5 comidas diarias. Se deben averiguar las necesidades calóricas diarias de cada uno y dividirlas en esas 5 comidas.

– Menor consumo de agua
Hay que intentar ingerir mucha agua, ya que esto ayudará a quemar calorías durante el aumento de las actividades metabólicas. También, tomar agua con el estómago vacío es muy eficaz para que las toxinas sean expulsadas del cuerpo. Las toxinas, pueden estar retrasando la pérdida de grasa. Se debe beber a intervalos regulares, de esta forma el agua ayudará a perder al cuerpo esa flacidez que rodea tu cintura y que tanto te incomoda.

Rejuvenecimiento del abdomen


Todas nos hemos admirado cuando, al poco tiempo de dar a luz, una modelo o actriz aparece en las revistas o en las pantallas con un vientre totalmente plano. Quienes han dado a luz saben que es la parte de su anatomía que más cambios experimenta después de los embarazos, ya que se producen cambios en la musculatura que hacen que se pierda la cintura y se quede esa “barriguita” de después de haber dado a luz, aparte del aumento de la flaccidez de la piel de la zona. ¿Cómo lo hacen entonces las estrellas? Sometiéndose a una técnica de rejuvenecimiento del abdomen.

Dicha técnica abarca el tratamiento de la pared muscular abdominal, que tensa y aplana el abdomen, permitiendo recuperar un abdomen “liso”, así como la eliminación del exceso de piel que se localiza entre el ombligo y el pubis. A veces, en algunas pacientes, también se debe combinar este tratamiento con una pequeña liposucción para lograr un resultado final óptimo.

Tras la operación, se debe permancer en reposo de cinco a siete días. Pasado este periodo puedes reincorporarte a tu actividad habitual pero sin realizar ejercicio físico intenso.

En cuanto a las cicatrices, tan sólo será perceptible una línea en la parte baja del abdomen que queda oculta por la ropa interior y que irá mejorando con el paso del tiempo, hasta que llegue a ser totalmente imperceptible.

Para poder operarse después del parto es necesario esperar a que el útero, que se ha dado de sí durante el embarazo, vuelva a su estado original, para lo que tardará unos tres meses. Después ya puedes pedir cita. Lo normal es que te operen unos seis meses después del parto, aunque eso depende de cada médico.

Masaje con aceites para un vientre plano


Aunque aún salgamos a la calle con gorro y bufanda, es el momento de preparar nuestro cuerpo de cara al verano. De nada sirven luego las prisas de última hora y someter al cuerpo a esfuerzos que le perjudican. Uno de nuestros objetivos de cada año es conseguir un vientre plano y liso, que podamos exhibir tranquilamente en la playa con el bikini nuevo que nos hayamos comprado. Una de las técnicas que nos ayudarán a conseguir el ansiado abdomen liso son los masajes con aceites esenciales. A continuación te explicamos esta técnica. Podemos elegir cuándo queremos darnos el masaje, si por la mañana o por la noche, y cada momento tiene sus particularidades:

Para realizar masajes por la mañana: Para ello vamos a preparar una mezcla de aceites esenciales que nos ayudarán a eliminar las toxinas, la celulitis y tonificar la piel. En un recipiente, mezcla 250 centímetros cúbicos de aceite de semillas de uva, 5 gotas de aceite esencial de geranio, 5 gotas de aceite esencial de pomelo, 5 gotas de aceite esencial de limón, 5 gotas de aceite esencial de lavanda y 5 gotas de aceite esencial de orégano.

Cada mañana,después de ducharte, echa unas gotas de esta mezcla en tu vientre y realiza un masaje sobre tu abdomen siempre en el sentido de las agujas del reloj, hasta que se absorba en su totalidad.

Para el masaje por la noche: Algunos aceites esenciales pueden ayudarnos a mejorar la digestión y serán estos los que utilizaremos. Por ello vamos a mezclar 250 centímetros cúbicos de aceite de almendras dulces, 5 gotas de aceite esencial de hinojo, 5 de aceite esencial de anís y 5 gotas de aceite esencial de albahaca. Debes utilizarlo con la piel limpia, por lo que lo mejor es aplicarlo después de limpiar la zona y antes de acostarte, con un masaje circular en el mismo sentido que las agujas del reloj sobre la zona del abdomen.

Las estrías


Pensamos que solo las mujeres embarazadas, al aumentar de peso durante la gestación, pueden sufrirlas, pero esto no es así. Ni son solo problemas de mujeres embarazadas, ni los hombres están exentos de padecerlas.

Las estrías se producen por la ruptura de las fibras elásticas de la piel. Cuando la piel se estira, las fibras con menos elasticidad se rompen creando unas marcas en la zona de la piel donde se haya producido dicha ruptura. Al principio las estrías son de color rosáceo, luego pasan a tener un tono más rojizo y finalmente blanco (parecido a las cicatrices)

Los lugares donde aparecen frecuentemente son:

– Abdomen
– Senos
– Muslos
– Brazos
– Glúteos
– Caderas


Causas, más comunes, por las que aparecen:

– Cambios bruscos de peso
– Herencia
– Cambios hormonales
– Pubertad- Crecimiento
– Piel seca combinada con una alimentación pobre

Cómo podemos prevenirlas:

– Llevar una alimentación equilibrada. Dulces, harinas y otros carbohidratos son útiles sólo en cantidades moderadas y para algunas personas, sólo en muy pequeñas cantidades. Las proteínas de las que se sintetiza el colágeno, los vegetales que contienen vitaminas, caroténidos y otras sustancias útiles, son muy buenas para nuestra salud.
– Usar siempre un buen sostén, que evite el estiramiento de la piel de los pechos.
Evitar cambios bruscos de peso. Aumentos repentinos de peso, incluso bajadas, definitivamente te hará tener estrías
– Beber abundante agua; dos litros diarios es lo recomendable
– Hidratar la piel diariamente. Son muy recomendables cremas con vitaminas A, E o C.