Alimentarse para tener uñas fuertes


Una de las partes más importantes de nuestras manos son las uñas, es importante tenerlas bien arregladas para causar buena imagen. Sin embargo, por más que cuides e intentes arreglar, si están débiles se escamarán, crecerán poco y tendrán mal color. Por eso te damos una serie de consejos para descubrir por qué una nutrición deficiente podría ser la causa de este problema.

Una dieta rica en frutas y verduras te aportará las cantidades adecuadas de vitaminas y minerales que tu organismo necesita, estos elementos son fundamentales para tener una uñas duras y brillantes. Te recomendamos que es mejor una amplia variedad de colores en los alimentos porque eso supone más diversidad de nutrientes. Consúmelas crudas y cocidas, preferentemente con cáscara pero siempre muy bien lavadas.

Por otro lado, las proteínas son fundamentales para el buen desarrollo tanto de tus uñas como de tu pelo. Incorpora cantidades moderadas de carnes magras, clara de huevo, leche y quesos descremados. Recuerda disminuir en tu dieta el consumo de grasas saturadas como aceites o dulces.

Si notas que tus uñas se rompen con facilidad, es posible que tengas un poco de anemia, la falta de hierro en la sangre podría ser la causante de la debilidad de tus uñas. Las carnes rojas, el hígado y los mariscos te aportan el hierro necesario para prevenirla.

Finalmente, no te puede faltar tu dosis diaria de calcio, presente en lácteos descremados y en alimentos fortificados con este mineral, te ayudará a tener uñas fuertes y sanas. Tambnién va muy bien para mantener los huesos sanos.

Recuerda que tus hábitos alimentarios se reflejan en todo tu cuerpo, tanto en aspectos estéticos como las uñas, el cabello, la piel y el peso corporal como en tu salud en general. Si los problemas en tus uñas no mejoran, consulta a tu médico porque puede ser alguna otra enfermedad.

Manos suaves y sedosas


El día a día hace que nuestras manos vayan perdiendo su suavidad y se vuelvan ásperas y opacas, perdiendo su tersura y su juventud. Si éste es tu caso, no te preocupes, ya que te presentamos un tratamiento casero para tus manos que, aparte de ser muy fácil de realizar, devolverá a tus manos toda la suavidad y la juventud que hayan perdido.

Para realizar este tratamiento necesitas crema o gel exfoliante, una toalla húmeda, crema hidratante, film transparente de cocina y un par de guantes térmicos.

Antes de comenzar, lávate las manos con agua tibia para que estén limpias. Después aplica sobre ellas la crema exfoliante. Recuerda que este tratamiento es completo para manos, por lo que debes aplicarla en la palma, el dorso y en los dedos uñas y palmas, aseguránte de que lleguas a cada rincón de la piel de tus manos.

Después, con la toalla húmeda, retira la crema exfoliante. Debes asegurarte de que la retiras por completo, sin que quede ningún resto.

Aplícate la crema hidratante. Si no tienes, puedes mezclar una crema fluida con una ampolla hidratante. La crema que utilices debe contener vitamina A, ya que de ese modo contribuirá a regenerar la piel. Una vez aplicada, envuélvete las manos en el film de cocina y ponte los guantes térmicos. Debes dejarlas reposar por un periodo entre diez y quince minutos, momento que puedes aprovechar para relajarte y recuperarte.

Quítate los guantes y el film transparente y notarás que tus manos están mucho más suaves. Lo mejor es que realices este tratamiento una vez a la semana y el resto de los días te apliques una crema ligera para que, de ese modo, tus manos estén siempre suaves y cuidadas.

Cómo lograr que tus uñas acrílicas duren más


Las mujeres hoy en día realizamos mil tareas cada día, tanto si trabajamos fuera de casa como dentro de ella. Por ello es muy complicado, si no imposible, lograr que nuestra manicura se mantenga perfecta en todo moemento. Por otra parte, somos pocas las que tenemos tiempo siempre que lo necesitamos para ir al centro de estética a que nos arreglen las unas. Por ello muchas veces nos ocurre que a los pocos días de la manicura el aspecto de nuestras uñas comience a dejar un poco que desear. Y la situación se complica si tenemos uñas acrílicas, ya que en ellas invertimos tiempo y dinero con la esperanza de que nos duren tiempo perfectas.

Sin embargo, existen algunos métodos para lograr que tus uñas acrílicas duren más tiempo en perfecto estado:

No utilices un quitaesmalte con acetona, ya que podría perjudicarlas. Debes utilizar uno especial para uñas acrílicas.

Podemos pintarnos las uñas acrílicas todas las veces que queramos, pero es muy importante acordarnos de lavarnos bien las manos después de quitarnos el esmalte, ya que cualquier residuo podría impedir que se aplicara correctamente la capa de laca que debes aplicar siempre.

Debes aplicar el esmalte de una forma determinada, dejando caer una gota en cada uña y después extenderlas suavmente, ya que si untas directamente las uñas con el pincel del esmalte, se debilitarán y te durarán menos.

Dos días después de aplicarte el esmalte es buena idea añadir una capa de brillo sobre las uñas, para así hacer el diseño más duradero.

Si vas a cocinar utilizando el horno o el microondas, ten cuidado de no someter tus uñas a temperaturas demasiado altas, ya que el calor puede perjudicarlas.

Cuidados de las cutículas


Unas uñas bien cuidadas son nuestra mejor tarjeta de presentación, no sólo porque realzan nuestro aspecto, sino que nos ayudan a transmitir una imagen positiva de mujer que se preocupa por los detalles. Por ello, para tener las uñas siempre impecables no debemos olvidarnos de hacer de vez en cuando un trabajo de manicura que cuide la forma y el color de nuestras uñas.

El primer paso a la hora de hacernos la manicura es siempre cortar las cutículas. Aunque nos parezcan molestas, tienen la función de proteger la zona de donde nacen las uñas, además de actuar de barrera para las infecciones. Por eso es un error tratar de arrancarlas, ya que debilitaríamos nuestras uñas. Lo mejor es hacer que los bordes de las cutículas se mantengan suaves y eliminar los pellejitos que aparecen alrededor de las mismas.

Debido a la multitud de tareas que realizamos a diario las mujeres, solemos tener las cutículas maltratadas, como si la piel se hubiera agrietado. En este caso lo mejor es utilizar una crema hidratante natural compuesta de una cucharada de aceite de oliva y el contenido de dos cápsulas de vitamina E. Nos aplicaremos la mezcla sobre las cutículas con un suave masaje antes de dormir y dejar reposar la mezcla hasta el día siguiente, permitiendo así que las cutículas se regeneren.

Si están muy endurecidas, lo mejor es utilizar un gel especial para cutículas, preferentemente hecho de miel o aceite de coco o ambos y aplicarlo dos veces a la semana para que se vayan suavizando poco a poco. De ese modo los pellejitos se desprenderán más rápido.

Cuando nos vayamos a cortar las cutículas debemos desinfectar las tijeras que vayamos a usar con alcohol y después pasar un algodón con alcochol sobre las cutículas, para evitar que se produzcan hogos y se ablanden más al limarlas. Para ello deberemos usar siempre una lima de piel de naranjo, nunca metálica.

La forma de las uñas y tu personalidad


Nuestra personalidad se refleja en todos los ámbitos de nuestra persona y también en algo aparentemente tan trivial como la forma de las uñas. Muchas veces no podemos llevarlas como nos gustaría debido a nuestro trabajo o quehaceres cotidianos, pero lo que está claro es que el tipo de uñas que te gustan refleja tu personalidad.

Uñas cuadradas o cuadradas redondeadas. Si te sientes atraída por este tipo de uñas significa que eres una persona práctica a quien también le gusta ir a la moda, pero adaptándola a tu estilo de vida. Con este estilo las uñas quedan muy protegidas, porque no hay que limarlas mucho y se rompen menos.

Uñas ovaladas. Un clásico, sin duda. Si te decantas por ella, te gustan más los estilos que no pasan de moda que las modas pasajeras. Si trabajas mucho con las manos no es el estilo ideal, porque suelen romperse con bastante más facildad que si las llevas cuadradas.

Uñas con punta. Este tipo de uñas resultan muy sexy, pero está claro que, para poder lucirlo, se debe tener una fuerte personalidad. No son fáciles de mantener porque las uñas deben ser fuertes para que no se rompan con facilidad, lo que hace que no se puedan usar las manos con tanta facilidad como en otros estilos.

Uñas cortas redondeadas. Si te gustan, eres una persona práctica que se decanta por la comodidad y antes que por seguir las modas cambiantes. Es una forma que contribuye a mantener las uñas en buen estado, y si se les da una forma bonita resultan atractivas.

Uñas decoradas. Da igual que el diseño sea sencillo o complicado. Si te gusta decorar tus uñas eres una persona extrovertida que revela su personalidad. Necesitarás más tiempo para cuidar de tus manos pero serán realmente originales.

Consejos para mantener las manos jóvenes


Los signos de envejecimiento no aparecen sólo en el rostro y en el cuello. Una de las partes de nuestro cuerpo que más evidencia nuestra edad es, sin duda, las manos. La exposición al sol o al frío, el uso cotidiano que hacemos de ellas y la falta de cuidados hace que la piel de las manos se deshidrate y acelera la aparición de manchas.

Para evitarlo, te proponemos otros consejos para prevenir el envejecimiento de tus manos:

– Si tus manos están secas, la mejor mascarilla que puedes aplicarlas es un puré de patatas natural con leche.

– Para lograr que la piel de tus manos tenga un color más liso y uniforme, sólo tienes que frotarlas con un limón.

– Para nutrirlas cuando estén muy estropeadas hay un remedio muy fácil. De un huevo, separa la clara de la yema y aplícate la clara en las manos.

– Si has usado lavavajillas o detergente y no te has puesto guantes, para protegerlas aplícalas leche agria o una solución que consiste en una cucharada de vinagre por dos de agua. Con esto conseguirás recuperar el Ph de la piel y evitar que aparezcan eczemas o reacciones a los componentes químicos de los detergentes.

– Si vas a transplantar plantas o realizar algún trabajo de jardinería, prepara tus manos raspando una b arra de jabón con las uñas. De este modo, limpiártelas cuando hayas terminado será mucho más fácil.

Tus indispensables para el cuidado de las uñas


Las manos son una de las partes del cuerpo a la que más atención debemos prestar, porque están expuestas a agentes externos y porque son, en cierto modo, nuestra tarjeta de presentación, ya que nuestras manos dicen mucho de nosotros y el cuidado de las uñas no es una excepción. Por ello te dejamos unos consejos sobre todo lo que necesitas para lucir unas uñas impecables todo el tiempo:

Cortauñas: Ten siempre un cortauñas o una tijerita a mano. Te vendrá bien cuando necesites cortar un pellejito o cuando tus uñas hayan crecido demasiado.

Limas: Son un elemento indispensable para el cuidado de nuestras manos, y muy útiles para lograr que todas tus uñas tengan la misma forma. Llevar una lima pequeña siempre en el bolso es aconsejable, sobre todo para esos momentos en que se rompe una uña.

Cepillo de uñas: Siempre es bueno contar con él para limpiar nuestras uñas y dejarlas impecables. Lo mejor es cepillarse las uñas con agua y jabón todos los días, pero sin demasiada fuerza para no dañar tus cutículas.

Palito de naranjo: Puedes encontrarlos en las tiendas de artículos de belleza. Estos palitos son muy útiles para ayudarte a empujar las cutículas sin dañarlas y lograr así una manicura perfecta.

Esmalte transparente: Si tienes las uñas muy cortas o no te gusta el esmalte de colores, lo mejor es aplicarse un esmalte transparente o una base fortificadora, lo que hará que tues manos estén cuidadas y tus uñas protegidas.

Crema para uñas: A veces nos olvidamos de que las uñas también necesitas hidratación. Puedes elegir cualquier de los muchos productos que hay en el mercado, y aplicándolas lograrás que tus uñas crezcan fuertes y se vean siempre bonitas.

Consejos para el cuidado de las manos masculinas


Durante mucho tiempo, los hombres no se han preocupado ni de la aspereza ni del aspecto de sus manos, ya que cuidar las manos les parecía algo reservado exclusivamente para las mujeres. Afortunadamente, cada vez más hombres se están dando cuenta de la importancia de tener unas manos bien cuidadas, aunque no la mayoría no sabe muy bien qué productos utilizar para ello.

Como primera medida, los hombres deben proteger sus manos utilizando jabón de PH neutro, que no daña la piel de las manos. También es necesario saecarlas muy bien y aplicar crema hidratante para mantenerlas hidratadas. La crema debe ser especial para hombres porque este tipo de cremas poseen una textura más suave que no crea sensación de grasa en las manos y protege la piel por el contenido en vitaminas C y E, que limitan la acción de los radicales libres.

Otro consejos que les podemos dar es reemplazar el cortauñas tradicional por limas de piel de naranjo, no de metal. Deben limarse las uñas en las misma dirección todas para evitar que se partan o se desgasten más rápido. También es importante no cortar las cutículas, sino masajearlas con crema para que no se vuelvan ásperas.

Los fumadores, para eliminar las manchas que la nicotina deja en la piel deben frotarse las manos con medio limón, después lavarlas con abundante agua fría y aplicar crema hidratante cada dos o tres días.

En cualquier caso, siempre es buen idea darse una vuelta por un salón de belleza donde les realicen una manicura sencilla pero efectiva, ya que los hombres no deben olvidar que sus manos son uno de los mayores atractivos para las mujeres. Por ello es conveniente cuidarlas todo lo posible.

Baño acrílico para tus uñas


A todas nos preocupa el aspecto de nuestras manos y, por supuestos, el cuidado de las uñas es esencial para lucir unas manos bonitas. Sin embargo, no todas tenemos unas uñas perfectas o lo suficientemente largas o fuertes para poder realizarnos la manicura de nuestros sueños.

Para estos casos, una de las soluciones es colocarte las uñas acrílicas. Es un procedimiento que consiste en colocarte unas uñas postizas, que se cortan como tu elijas y después se bañan en acrícilo. Una vez terminado el procedimiento, podrás lucir unas uñas largas y bonitas.

Sin embargo, puede que tengas ya las uñas largas, pero quieres que estén más bonitas y no te apetece ocultarlas con uñas acrílicas. La solución a esto es sencilla, ya que sólo tienes que darles un baño acrílico.

Básicamente se trata dle mismo procedimiento que hemos descrito antes, con la diferencia de que, en lugar de hacerlo con las uñas postizas, lo hacen en tu misma uña. Tú escoges libremente el diseño que quieras para pintar tus uñas: color entero, a la francesa o el que más te guste. Una vez que se haya hecho el diseño, se procede al baño acrílico y se termina con el pulido.

La ventaja de este proceso es que el acrílico es un material duro y resistente que te permite hacer todas tus actividades diarias y no existe el peligro de que la uña postiza salga volando después de ejercer alguna presión. Por otra parte, el mantenimiento sólo depende del crecimiento de tus uñas. Si es muy rápido, debes retocártelas cada quince días. Si no, puedes hacerlo cada mes. De este modo tendrás las uñas siempre listas.

Elegir la forma y el color de nuestras uñas


Cada mano y sus uñas son únicas e irrepetibles, como nuestro mismo ADN o nuestra huella dactilar. Aunque pueden existir similitudes con miembros de nuestra familia, cada persona tiene una forma y tonalidad de las uñas completamente diferente a otra. Por ello, para elegir la mejor forma de limarlas y la gama de colores que más nos favorecen, es necesario prestar atención a nuestro tono de piel y a la parte de las uñas que está pegada a la piel del dedo.

Por ello, si esa parte es corta y ancha, las uñas cuadradas con bordes redondeados nos sentarán mejor y nos proporcionarán unas manos más estéticamente bellas. Si, por el contrario, dicha parte es larga y grande, las uñas sólo deben redondearse en los extremos; si es estrecha y ovalada, la forma ideal para limar nuestras uñas es bien cuadraditas, (incluso con bordes cuadrados). Finalmente, si la parte es ovalada, la uña deberá ser redondeada.

Con respecto a los colores, para elegir el que mejor nos complemente debemos atender al color de nuestra piel. Si el tono de nuestra piel es blanco o blanco/rojizo, el rojo fuerte no nos va a quedar bien por mucho que nos guste, sino que debemos elegir aquellos tonos que sean más inclinados hacia el rojo burdeos, es decir, los tonos más profundos, ya que si nos pintamos las uñas de rojo fuerte, nuestras manos quedarán excesivamente blancas y, por ello, menos bonitas. Si nuestro tono de piel es pálido, los colores pasteles son los que mejor te quedan y, entre ellos, puedes elegir el que más te guste. Si eres morena o de piel oscura, estás de enhorabuena, ya que el tono de tu piel te permite disfrutar de todos los colores existentes en el mercado.