Cómo arreglar una uña rota


A todas nos ha ocurrido que en el momento más inoportuno y cuando menos tiempo tenemos para solucionarlo se nos rompe una uña, lo cual, además de antiestético, resulta molesto. Por ello te presentamos una solución para arreglar en tiempo récord una uña dañada:

Para ello necesitas esmalte transparente y papel higiénico y pintauñas de color. Lo primero que debes hacer es alinear cuidadosamente la uña rota de forma que los trozos se vuelvan a unir. Después aplica una capa de esmalte transparente. El siguiente paso es recortar un trozo de papel higiénico y ponerlo sobre la grieta recién pintada, de forma que la cubra totalmente. A continuación aplica otra otra fina capa de esmalte transparente en la grieta recién tapada y toda la zona de alredecdor, para que quede uniforme. Cuando el esmalte se haya secado, aplica otra capa de pintauñas del mismo color del resto de tus uñas.

Para evitar que se rompan, lo mejor es no llevarlas demasiado largas, y, en el momento en que notes una pequeña arruga o fisura, límala para que no vaya a más.

Sabemos que hay uñas más quebradizas que otras. Si eres de las que tienen uñas muy débiles, puedes reforzarlas aplicando una capa de esmalte, una capa de papel higiénico y luego aplicando más capas de esmalte. Con este método las volverás realmente duras y resistentes, y tendrás que preocuparte menos de las uñas débiles.

Una buena idea es tener un botiquín de emergencia para solucionar esto en el coche, en casa o en un cajón de la oficina. De ese modo podrás tener tus manos perfectas y a punto en cualquier lugar.

Cómo hacer una manicura «dark»


Las uñas «dark» o uñas oscuras son perfectas cuando quieres dejar claro que tienes una fuerte personalidad y sabes lo que quieres. Los colores oscuros impactan más, pero también debemos prestar especial atención a los detalles de la manicura, ya que un error en ello se nota mucho más que en manicura clara.

Aquí te dejamos algunos consejos para que tus manos tengan un aspecto perfecto:

Colores: Los colores de esmalte de uñas oscuros combinan bien con cualquier tipo de piel. Los colores más bonitos y sexys son los rojos profundos y borgoñas, aunque el azul marino resulta un color muy refrescante para ciertas ocasiones. Y, por supuesto, los colores morado y negro también te darán el aspecto que deseas. Elijas el que elijas, lo mejor es elegir un esmalte que tenga una terminación mate antes que brillante, ya que así dura más la manicura.

Longitud de uñas: Lo mejor es mantener las uñas cortas y con los bordes redondeados, aunque si quieres causar un auténtico impacto, combina las uñas largas con colores oscuros. Con una lima de uñas suave puedes mantener los bordes pulidos. Para evitar que las uñas adquieran un tono amarillento, lo mejor es aplicar una capa de esmalte anti amarillo antes de aplicar la laca de uñas.

Pintarlas: Para un acabado perfecto debes ir pasando el pincel por debajo de la cutícula y después, en cuanto se seque, eliminar los sobrantes con un bastoncillo de algodón empapado en quitaesmalte para, finalmente, aplicar la última capa.

Cutículas: Los colores oscuros hacen que se note mucho más cualquier defecto o irregularidad en las cutículas; por ello, debes procurar mantenerlas hidratadas y que no se internen mucho en la uña. Con la ayuda de un bastoncillo empapado en vaselina puedes irlas levantando suavemente y echéndolas hacia atrás sin dañarlas, con lo que al mismo tiempo conseguirás hidratarlas.

Aceites esenciales para fortalecer tus uñas


Nuestras manos están expuestas a muchos agentes que las dañan, como el agua o elementos irritantes. Para paliar esto, los aceites esenciales pueden ayudarte a conseguir uñas fuertes ya que las nutren para que sean más flexibles y fuertes.

Para hacer tu propio tratamiento con aceites esenciales necesitas un jabón suave sin olor, una toalla limpia, algodón, un cepillito para las uñas, lima de uñas y un aceite de base suave.

En cuanto a los aceites, necesitas una cucharadita de aceite de almendras. Si no tienes, utiliza una crema de manos sin olor. También 5 Gotas de aceite de vitamina E. Para conseguirlo puedes abrir una cápsula y usar el aciete y 8 gotas de aceite esencial que puedes obtener mezclando 2 gotas de aceites de limón, 2 gotas de aceite de lavanda y dos gotas de aceite de patchouli.

Combina todos los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea. Después lávate las manos usando el jabón y limpiándote las uñas con el cepillito. Cuando termines, sumerge las manos en agua tibia durante cinco minutos. Si quieres, puedes añadir una cucharadita de aceite de almendras al agua y 2 gotitas de aceite esencial de lavanda. Finalmente sécatelas y con la toalla trata de limpiar el área alrededor de las cutículas empujándolas con cuidado. Si te resulta más sencillo, puedes usar el algodón para limpiar las cutículas.

Calienta una toalla pequeña húmeda en el microondas durante dos minutos o mójala con agua caliente. Deja que se enfríe y cuando estée tibia envuélvete las manos con la toalla, cubriéndolas hasta que la toalla se enfríe completamente.

Aplica dos gotitas de del aceite que preparaste sobre cada uña y masajea con cuidado cada uña. Deja que las uñas absorban el aceite. Si tienes las uñas muy estropeadas, puedes utilizar el aceite esencial todos los días antes de acostarte.

Cuidar las manos


Las manos son la parte del cuerpo que más utilizamos: escribimos, cocinamos, hacemos pesas, nadamos… eso hace que estén expuestas a todo tipo de agentes y agresiones externos, que las pueden dañar y hacer desaparecer su encanto, ya que, como todas sabemos, unas manos bonitas y cuidadas son una buena carta de presentación.

Por ello, aquí te presentamos unos consejos para cuidarlas:

– Mantenlas siempre hidratadas, sobre todo en invierno. El agua, el frío, los jabones o los productos químicos irritan y resecan la piel de nuestras manos. Por ello es conveniente hidratadas con una crema adecuada tanto para tu tipo de piel como para la actividad que realizas con ellas, ya que, si trabajas con tus manos, necesitarás una crema con mayor hidratación. Pero no sólo las hidrataremos por fuera, sino también por dentro, bebiendo agua y zumos que nos ayuden a mantener el equilibrio hídrico de la piel.

– Utiliza guantes si lavas ropa a mano. De este modo las protegerás contra los agentes químicos y prevendrás reacciones alérgicas como eccemas o dermatitis producidas por dichos productos. Cuando hagas la limpieza en casa, utiliza guantes de látex que se adaptan a tus manos y no te restan movilidad. Así lograrás evitar la formación de roces y grietas que, aparte de antiestéticos, pueden resultar dolorosos.

– Baña tus manos. Disuelve en un recipiente agua templada una cucharada grande de salvado de avena y otra de aceite de oliva o de almendra. Introduce las manos durante 10 minutos en la mezcla y utiliza después una toalla suave para secarlas. De este modo las cuidarás y las relajarás.

– Cuando te laves las manos, procura hacerlo con agua templada y acuérdate siempre de secarlas bien después de lavártelas.

Uñas de gel decoradas


Nuestras manos son parte indiscutible de nuestra belleza, y mantenerlas cuidadas e hidratadas debe estar entre nuestras prioridades estéticas. En este sentido, las uñas adquieren un protagonismo especial, llegando a ser grandes símbolos de feminidad.

La apariencia de esta parte de nuestro cuerpo está muy unida a nuestra nutrición diaria, apagándose su belleza cuando hay déficit de vitaminas. Para mantenerlas en el mejor estado posible, además de tener en cuenta este aspecto, podremos hacer uso de alguna de las técnicas de manicura. Un buen consejo para presumir de unas manos perfectas es apostar por las uñas de gel.

omo no siempre se puede hacer alarde de unas uñas sanas y fuertes, las uñas artificiales se erigen como una fantástica forma de tener esas uñas largas y lisas que siempre hemos soñado. Por su parte, el gel es una de las últimas propuestas dentro del mundo de la manicura.

El gel es la alternativa a la porcelana. Para modelar el gel, se puede trabajar en un molde o directamente sobre la mano. Una vez aplicado el gel, se allana por sí solo, lo que permite tener un control absoluto a la hora de esculpir y dar forma a la uña.

Además, no importa si tienes las uñas muy estropeadas, estriadas o incluso mordidas, porque el gel se adapta perfectamente a casi cualquier superficie.

Al contrario de lo que pueda parecer, las uñas de gel son muy duraderas, ya que se consigue una adhesión casi perfecta que posibilita una durabilidad máxima.

No obstante, para mantenerlas en el mejor estado posible, el gel requiere una revisión cada tres semanas aproximadamente. Es lo que los especialistas denominan rebalance o relleno, un método que posibilita que la uña se mantenga perfecta a medida que ésta va creciendo.

Lucir unas uñas bonitas gracias al gel puede estar al alcance de cualquiera. Estos servicios se suelen encontrar en todo tipo de salones de belleza, de balnearios o peluquerías, y también se pueden combinar con manicura francesa. Normalmente el tratamiento completo no tarda más de una hora y sólo necesitarás tomarte unos minutos una vez al mes para su correcto mantenimiento.

Tratamiento de manos con parafina


La parafina es usada en salones de belleza y spas para una gran variedad de tratamientos corporales. Si quieres tener unas manos tersas y suaves, aprende a hacerte un tratamiento casero de nutrición con parafina e hidratación final.


Coloca sobre tus manos recién lavadas un poco de crema exfoliante. Masajea con intensidad el dorso de la mano, la palma y cada uno de tus dedos. Finalmente, retira la solución con abundante agua.


A continuación, funde la parafina al baño María.


Introduce tu mano en la parafina caliente pero cuidado que no queme. Repite el proceso acción varias veces para que el producto haga efecto sobre la piel.


Con la mano impregnada de parafina, introdúcela en un guante desechable de nylon.


Encima colócate un guante de lana para mantener el calor y deja actuar durante un cuarto de hora.


Retira los guantes y lava tus manos con jabón neutro para retirar los restos de parafina.


Pon un poco de crema hidratante sobre tus manos y masajéate hasta su total absorción.

Proteger las uñas


Las uñas, al igual que las manos, son muy sensibles a todo y se pueden dañar: frío, calor, sustancias corrosivas, acetonas o una mala alimentación. Pero si tienes en cuenta algunos cuidados básicos, podrás mantenerlas sanas, fuertes y brillantes durante todo el tiempo. Te damos algunos consejos para proteger las uñas.


Cuando termines de lavarte las manos, sécatelas por completo, pues la humedad excesiva debilita tus uñas.


Utiliza siempre que puedas una crema hidratante de manos para evitar que las uñas se resequen.


Ponte guantes de látex siempre que tengas que trabajar con productos químicos como los detergentes.


Masajea tus uñas con aceite de oliva una vez por semana, este truco te permitirá tenerlas sanas y brillantes.


Usa quitaesmaltes de calidad para eliminar la pintura, es importante que no contengan acetona.

También es importante evita el agua demasiado caliente, ya que las temperaturas extremas hacen que se puedan partir con mayor facilidad. Por último, no olvides cuidar tu alimentación y no bajes mucho peso rápidamente, pues tus uñas también se resentirán.

Pinta las uñas con esmaltado de media luna

¿Quieres darle un toque especial a tus uñas? Píntalas con este clásico esmaltado a dos colores, normalmente se hace en rojo y blanco, pero puedes intentar con otras combinaciones. Necesitas: esmalte color blanco, esmalte de un color intenso, stickers para decoración de uñas y una laca para acabado.


Esmalta las uñas de tus manos con color blanco.


Coloca la pegatina para decoración en la parte inferior de la uña, tocando la cutícula. Asegúrate de que la pintura esté bien seca.


Esmalta con color intenso como el rojo pasión desde el sticker hacia al punta. Deja secar unos segundos y aplica de nuevo una segunda capa.


Cuando veas que ya está listo, retira el sticker.


Finalmente, esmalta con laca para un acabado perfecto.

Consejos para tener uñas fuertes


Tener unas uñas fuertes y resistentes depende principalmente de una dieta saludable y unos cuidados adecuados. Los expertos aseguran que la alimentación es muy importante. Una dieta rica en vitaminas A, E y en biotina es muy importante. También es muy importante beber de ocho a diez vasos de agua al día.

En el mercado actual de cosméticos, existen una gran cantidad de fortalecedores de uñas y tratamientos para fortalecer las uñas. Muchos de estos tratamientos son elaborados con proteínas y calcio para mejorar la dureza. Otros productos están realizados con pantenol que es ideal para proporcionar la humedad suficiente a las uñas y hacer que estas sean más flexibles y por lo tanto menos quebradizas.

Este tipo de tratamiento se suele realizar una vez al día. Asegúrate de seguir las instrucciones correctamente y aplicar sólo una capa delgada del producto. Un tratamiento realizado en exceso puede ser contraproducente y debilitar tus uñas. Algunos de los siguientes consejos puede ayudarte a mejorar el estado de tus uñas:

– No uses tus uñas como herramientas para arrancar o raspar objetos. Esto hará que tus uñas se debiliten y se astillen con facilidad.
– No limpies el interior de tus uñas con un objeto afilado.
– Intenta utilizar un lápiz o un bolígrafo para marcar en el teléfono o pulsar botones para evitar el agrietamiento de las uñas por el impacto.
– Usa guantes de goma cuando laves los platos o utilices limpiadores agresivos. Cuando termines y te quites los guantes, lava tus manos e hidrátalas con tu crema habitual.

Crema de manos casera


¿Tienes un poco de tiempo para dedicárselo a tus manos? La mayoría de la gente dedica bastante tiempo al cuidado de otras partes del cuerpo, como por ejemplo la cara, pero muchas veces se olvidan de las manos. Utiliza cremas de mano con regularidad para hacer más atractivas sus manos. Preparar tu mismo una crema de manos es muy fácil. Hoy te vamos a contar como hacer tu propia crema.

Pieles muy secas: necesitarás llenar las 3/4 partes de una taza de aceite de almendras o de albaricoque, 1/2 onza de cera de abeja rallada, 1 cucharadita de lanolina y 1/3 de taza de aceite de coco o manteca de cacao. Para realizar esta crema tienes que fundir todos los ingredientes antes mencionados, verterlos en un recipiente y esperar a que se enfríe.


Crema de coco: en una taza prepara 1/4 de cera de abeja, 1/3 de glicerina, 3 cucharadas de aceite para bebés y 1/4 de aceite de coco. Primero calentarás la cera de abeja junto con el aceite de coco. Cuando ya esté fundido, mezcla el resto de los ingredientes y calienta todo a fuego lento durante 5 minutos. Posteriormente retira la mezcla y déjala enfriar.

Crema de almendras: prepara 1/2 taza de aceite de coco y aceite de almendra, 1/4 de aceite de rosas y 1/4 de cera de abeja. Realiza la mezcla como en la anterior crema (primero calienta la cera de abeja con el aceite de coco). Esta mezcla se endurecerá bastante cuando se enfríe.