Masaje facial antiarrugas


Aparte de las cremas y otros cuidados que proporcionamos a nuestro cutis, un masaje facial a la semana nos ayudará a eliminar o atenuar las patas de gallo, las arruguitas a ambos lados de las comisuras de los labios y las arrugas en la frente.

La piel del rostro necesita cuidados especiales y no basta con aplicar cremas afirmantes, hidratantes o antiarrugas, es imprescindible también un buen masaje facial rejuvenecedor al menos una vez a la semana.

Además el masaje facial descontractura y relaja los músculos del rostroque se tensan debido al cansancio y las preocupaciones, lo que hace que se nos marquen aún más las líneas de expresión. También tonifica los músculos del rostro, causando un efecto rejuvenecedor. Por otro lado, como mejora la circulación sanguínea, la piel presenta un aspecto más liso y luminoso.

Cómo realizar el masaje facial.

Utiliza una crema hidratante, antiarrugas o reafirmante, según el efecto que quieras potenciar.

Para empezar, desliza las palmas de las manos abiertas desde el escote hasta el mentón con movimientos circulares suaves mientras asciendes por el cuello. Cuando llegues al mentón, da golpecitos suaves en esta zona con el dorso de los dedos, es decir, con las manos abiertas y las palmas hacia abajo. Golpea de forma suave pero continuada y con las dos manos a la vez. De este modo lograrás que disminuya la papada.

Para suavizar los surcos nasolabiales, esa arruga que nace de la nariz y llega a las comisuras de la boca, colocaremos los pulgares a ambos lados de la nariz, y realizaremos movimientos circulares ejerciendo una pequeña presión.

– En la zona del labio superior, presiona suavemente la piel realizando círculos con la yema de los dedos índice y medio. De esta forma lucharemos contra el famoso «código de barras».

Acupuntura estética para mantener la piel joven


Soy muy conocidos los beneficios de la acupuntura para nuestro cuerpo: nos ayuda a combatir dolores, corrige desórdenes químicos y nos ayuda a relajarnos reequilibrando la energía del cuerpo. Sin embargo ha sido desde hace poco tiempo cuando hemos comprobado los beneficios que esta terapia tiene para nuestra belleza.

Mediante la acupuntura estética podemos estirar el cutis mediante un método que no es doloroso, ni requiere intervención quirúrgica. Tampoco produce inflamación ni es necesario el postoperatorio.

Esta técnica se basa en la medicina tradicional china, que considera la enfermedad como un desequilibrio entre el Yin y el Yang de nuestro cuerpo. Mediante la acupuntura, las agujas activan el flujo de energía, logrando recuperar el equilibrio natural. Este proceso es válido también para la regeneración de la piel.

Por ejemplo, el tratamiento para rejuvenecer la piel del rostro consiste en la inserción de treinta y seis agujas tan finas como un cabello, en distintas partes del cuerpo (la cara, el cuello, las manos y las piernas). Al ser tan finas, apenas percibimos el momento en que son insertadas. Según el estado en que se encuentre nuestra piel, tiempo que permanceremos con las agujas insertadas variará entre cinco y diez minutos.

Los pacientes que ya han recurrido a esta técnica aseguran que no se siente ningún dolor y muchos de ellos disfrutan del tratamiento porque les resulta muy relajante. Otra particularidad de esta técnica es que nunca nos insertarán las agujas en el lugar donde se manifiesta el problema, las arrugas, sino en lugares donde puedan influir (directa o indirectamente) sobre el mismo. De ese modo obtendremos resultados tan sorprendentes como el hecho de que una aguja insertada en el gemelo nos ayude a rejuvenecer la piel del cuello.

Remedios caseros para eliminar los puntos negros


Los puntos negros surgen normalmente en la piel grasa, debido al taponamiento de los poros. Esto hace que se acumule suciedad en ello, produciéndose lo que conocemos como punto negro. Una de las reglas de oro para eliminarlos es la limpieza de la piel, pero también existen otros modos de hacerlos desaparecer:

– Frota medio tomate maduro en la zona donde tienes los puntos negros y déjalo reposar durante un cuarto de hora. Después aclárate con agua templada.

– Aplicar vaporizaciones, para abrir los poros y hacer que salga la grasa acumulada en ellos. Para realizarlas, sigue los siguientes pasos:

– Antes de comenzar, lávate la cara con un jabón suave y enjuágate con agua tibia.

– Después, realiza un masaje suave sobre toda la superficie del rostro con aceite de jojoba, que te ayudará a suavizar los poros.
– En una olla o cacerola, hierve aproximadamente dos litros de agua con una cucharadita de cualquiera de las siguientes hierbas: lavanda, sauco, menta o romero. Todas ellas tienen propiedades antibacterianas, lo cual te ayudará a prevenir la infección de los poros cuando estén abiertos. Cuando hierva, déjala en el fuego hasta que llegue al punto de ebullición. Después y dejar que llegue a ebullición. Apaga el fuego y deja enfriar la preparación durante cinco minutos.

– Coloca la olla o recipiente sobre una mesa y retira la tapa. Acerca tu rostro a unos 20 centímetros y cúbrete la cabeza con una toalla. Tienes que notar como el vapor llega a tu cara. Permanece en esta posición cinco minutos. Después, elimina los puntos negros, presionando suavmente con la yema de los dedos previamente lavados con agua y jabón.

Cuando los hayas eliminado, lávate la cara con un jabón suave y agua tibia. Después aplica con un algodón un tónico para la piel para ayudar a cerrar los poros.

Tónicos faciales caseros para la piel grasa


En el cuidado de la piel grasa es necesario, en el momento de tonificarla, aplicar un producto astringente con un alto grado de acidez para cerrar los poros y evitar que la piel produzca un exceso de grasa. Aquí te damos algunas ideas para tonificar tu piel con productos naturales:

Tónico astringente de piña: Necesitas una rebanada de piña, media manzana roja, cinco uvas verdes, cuatro cucharadas de té de manzanilla y cuatro cucharadas de agua de rosas. Para hacer el tónico coloca todas las frutas en la batidora y agrega el agua de rosas. Bátelo durante tres minutos. Pasado este tiempo, sigue batiendo y agrega, poco a poco, el té de manzanilla poco a poco, el té de manzanilla. Después, con un algodón, aplica la preparación sobre el rostro con masajes suaves circulares. Déjala actuar durante cinco minutos y finalmente aclárate la piel con agua fresca.

Vinagre de rosas: Necesitarás 100 gramos de pétalos secos de rosas rojas, una taza y media de vinagre de vino blanco y una taza de agua de rosas. Para prepararla, mezcla los pétalos de rosas con el vinagre y déjalos macerarse durante quince días tras los cuales debes añadir el agua de rosas. Después cuela la preparación. Aplícalo sobre tu cutis y para terminar aclárate el rostro con agua. Una receta efectiva y bella.

Tónico astringente de limón: Necesitas dos cucharadas de zumo de limón, media cucharada de glicerina, una cucharada de alcohol y unas gotas de loción de hamamelis. Para prepararla mezcla el zumo de limón con el alcohol y la glicerina. Revuelve bien hasta que se emulsionen perfectamente y finalmente agrega la loción de hamamelis. Empapa un algodón con la preparación y limpia tu rostro con ella. Déjala actuar durante cinco minutos y termina aclarándote con agua fresca.

Luminoterapia, rejuvenece bañándote de luz


La luminoterapia o terapia lumínica es un tratamiento que consiste en la exposición a la luz de una lámpara que emite una luminosidad parecida a la solar, pero que filtra los rayos ultravioletas. Esta terapia se usa para terminar con las manchas, las arrugas y el acné de zonas como el rostro, los ojos, el pecho, el escote y las manos. Ya en la antigüedad se conocían los beneficios del sol sobre la piel y, entre otros tratamientos de belleza, se utilizaban los baños de sol.

Para realizarlo, se coloca un tablero facial sobre el rostro del paciente y se selecciona la energía lumínica que se necesita según el probelma específico que se quiera tratar. Por normal general las sesiones duran cuarenta y cinco minutos. Se generan diferentes tonos de luz, obteniendo con cada uno unos efectos diferentes:

– La luz azul hace que disminuya el acné y la piel produzca menos grasa.

– La luz roja penetra en las capas más profundas de la piel y estimula la producción de colágeno. También combate diferencias de pigmentación y reduce los efectos del paso del tiempo en tu piel.

– La luz amarilla elimina las manchas.

– La luz verde es ideal para tratar pieles sensibles.

Para obtener resultados óptimos hay que hacer como mínimo ocho sesiones, aunque esto depende de la edad y del problema que queramos tratar.

No se siente dolor alguno al someterse a esta técnica. Tampoco produce irritación en la piel, y no tiene contraindicaciones, con lo cual cualquier persona, independientemente de su edad puede someterse a esta terapia. Tampoco tiene ningún efecto adverso sobre la piel.

Como en todo tratamiento estético que decidamos llevar a cabo, es necesario acudir a buenos profesionales que nos ofrezcan garantías y confianza.

Cuidar el cutis después de los cuarenta


A partir de los cuarenta, nuestra piel necesita cuidados más específicos para mantenerse tersa y evitar la deshidratación y la aparición de arrugas. Quizá la regla de oro a partir de este momento es utilizar siempre protector solar, tanto en invierno como en verano. Pero también es necesario crear una nueva rutina para cuidar tu piel:

Limpieza: Debes limpiarte el cutis dos veces al día, todos los días. Si te olvidas de desmaquillarte pro la noche, tus poros se tapan y la piel no puede rejuvenecerse por sí misma, con lo cual nuestra piel tendrá un aspecto opaco y poco saludable.

Usa para la limpieza agua templada y un producto limpiador suave, sin alcohol y libre de astringentes. Sécate suavemente con una toalla de fibras naturales y recuerda que no debes frotarte la cara con fuerza ni usar agua caliente, ya que eso puede irritar tu piel.

El sistema de los tres pasos: Muchas marcas de cosméticos utilizan un sistema de tres etapas ó pasos que consisten en limpieza, tonificación e hidratación, y es muy aconsejable para lograr una piel perfeta. Después de realizar la limpieza como hemos indicado más arriba, utiliza un tónico para eliminar el exceso de grasa del cutis y destapar los poros. Una vez que los poros están completamente limpios, aplícate crema hidratante en la cara y el cuello.

No te obsesiones: Aunque la limpieza regular es la clave para cuidar tu piel a partir de los cuarenta, es importante no exagerar, porque si te lavas la cara o te duchas más de dos veces al día, puedes eliminar los protectores e hidratantes naturales que produce tu piel, que puede desembocar en un exceso de sebo o en problemas de piel reseca.

Combatir las patas de gallo de forma natural


Todas sabemos bien lo que son las patas de gallo, esas arruguitas que nos salen en las comisuras de los ojos y que forman parte de las denominadas arrugas de expresión, ya que no sólo tienen que ver con la edad. Sin embargo, al contemplarlas en el espejo nos da la sensación de que envejecen nuestra mirada y nuestro aspecto. Por ello aquí te damos unas ideas para combatirlas de forma natural:

Mascarilla de papaya: Para prepararla, necesitas una taza de pulpa de papaya que no esté madura y una cucharadita de jugo de piña. Haz un puré con la papaya y añade la piña para aumentar sus. Después aplícala sobre las patas de gallo y déjala actuar durante diez a quince minutos. Pasado ese tiempo, enjuágate con agua templada. Puedes repetir este tratamiento dos veces por semana. Eso sí, ten mucho cuidado de que no la mascarilla no te entre en los ojos. Si te ocurre, acláralos con abundante agua.

Tratamiento anti patas de gallo: En una licuadora prepara el zumo de una o dos zanahorias. Después, añádele una cucharada de aceite de girasol. Bate bien los ingredientes hasta que tengas una mezcla homogénea. Cuando la tengas, aplícala alrededor de los ojos y déjala actuar durante diez minutos. Finalmente enjuágate con agua fresca.

Crema nocturna para patas de gallo: Vas a necesitar dos cápsulas de vitamina E y dos uvas verdes a las que tienes que quitar la semilla. Para prepararla, parte las dos cápsulas de vitamina E y mézclala con las dos uvas verdes. Aplícate la preparación todas las noches en los ojos y délaja actuar hasta la mañana siguiente. Cuando te levantes, enjuágate con agua fría.

Peróxido de benzoilo contra el acné


Seguro que si tienes acné, ha oído hablar del peróxido de benzoilo. La mayoría de los tratamientos más habituales que se utilizan en la lucha contra este problema, suelen contener peróxido de benzoilo. Forma parte de muchos limpiadores, cremas, pomadas, geles y lociones.

Las bacterias que causan el acné son anaeróbicas, lo que significa que no pueden sobrevivir en un ambiente rico en oxígeno. El peróxido de benzoilo hace que el entorno en el que se intentan desarrollar estas bacterias sea intratable de forma que destruye el sebo que obstruyen los poros y rellena dichos poros con oxígeno. Cuanto más oxígeno penetra en la piel mayor es el número de bacterias que desaparece por lo que la piel sufrirá menos brotes del tan temido acné.

También el peróxido tiene otra propiedad que le hace más eficaz en la lucha contra los granos y es su capacidad para limpiar las células muertas de la piel, que normalmente se acumulan en la piel. Antes de utilizar el benzoilo consulta con un dermatólogo que te aconseje y te ayude. Si no vas al médico, o mejor es que utilices un producto muy suave que no supere el 2,5%.

Los productos que contienen una mayor cantidad pueden irritar la piel y provocar erupciones por lo que es mejor empezar con productos con cantidades bajas de peróxido hasta que la piel se vaya aclimatando. Para obtener mejores resultados se debe usar con la piel limpia y seca, y mantenerlo alejado de la zona del cuello y de la ropa. Tiene un suave efecto blanqueador que podría dañar la piel más sensible y los colores de la ropa. Acude primero al médico.

Tónicos faciales caseros para la piel normal


Después de exfoliar la piel y abrir los poros, debemos de cerrarlos para evitar que entre suciedad en ellos y se formen granos y espinillas. Esto lo conseguimos gracias a los tónicos, que, además, refrescan la piel, le dan firmeza y eliminan los residuos que quedan de las cremas limpiadoras que hemos utilizando anteriormente. Puedes utilizar tónicos comprados en tiendas pero, si quieres, también puedes probar estos tónicos faciales caseros:

Tónico de manzanilla: Necesitarás una taza de agua y una cucharada de flores de manzanilla. Pon el agua a hervir. Cuando rompa el hervor, retírala del fuego y añade la manzanilla. Tapa el recipiente y déjalo reposar durante unos diez minutos. Cuando haya pasado este tiempo, cuela la preparación y utiliza la infusión como tónico después de limpiar la piel

Tónico de miel: Necesitarás miel y loción de hamamelis. Mezcla en la misma propiorción la miel con la loción hasta obtener una crema. Aplícala en la cara. Notarás como tonifica y refresca tu rostro al mismo tiempo. Después aclárate el rostro. Este tónico tiene la ventaja de que puedes preparar mayor cantidad y conservarlo en un frasco de vidrio cerrado en la nevera.

Tónico de perejil: Vas a necesitar tres o cuatro ramas de perejil fresco y un vaso de agua. Hierve el agua y cuando rompa el hervor, quítala del fuego. Después añade el perejil y deja reposar la mezcla hasta que se enfríe. Finalmente, moja un paño suave en la preparación y aplícalo en la cara durante cinco minutos. Aclárate pasado este tiempo.

Tónico de cítricos: Necesitarás una cucharada de zumo de limón, una de zumo de naranja, una de pomelo y una taza de yogur. Mezcla el yogur con las tres cucharadas de zumo hasta conseguir una mezcla homogénea. Después aplícala sobre el cutis. Déjala actuar dos o tres minutos y finalmente aclárate la cara con agua tibia y fría al final.

Cómo tratar el cutis seco


Si la piel de nuestro rostro es seca, deberemos mimarla con atención, ya que la sequedad de la piel contribuye a la aparición anticipada de arrugas y a que se noten más los signos de fatiga o envejecimiento de la piel y sufra un envejecimiento prematuro, acentuado por la debilidad de este tipo de cutis ante factores externos como el sol o el viento.

Sin embargo, no todo es negativo, ya que, con ciertos cuidados, lograrás que tu piel mantenga un aspecto joven y saludable:

– Es aconsejable una dieta variada, rica en nutrientes y vitaminas, con lo que, en tu caso, las frutas y las verduras son auténticos aliados para tu piel.

Bebe mucha agua, ya que una de las causas de la sequedad del cutis es la falta de agua en las capas internas de la piel, provocando la deshidratación de la misma.

Protege tu piel frente a los factores externos, como el sol o el frío, porque es muy sensible ante ellos. No te olvides de aplicar una crema hidratante cada mañana antes de salir de casa que tenga factor de protección solar.

– Utiliza jabones alcalinos, leches limpiadoras y cremas basadas en emulsiones de aceite en agua.

– Los jabones o geles que mejor te irán son los hechos a base de aceite de coco o de avena, así como los que tienen PH neutro.

Cada noche haz una limpieza del rostro con una leche limpiadora específica para pieles secas y aplica después una crema nutritiva e hidratante. Al hacerlo por la noche, la piel abosrberá poco a poco los nutrientes de la crema.

– No te olvides de la exfoliación, que te ayudará a eliminar las células muertas y la suciedad de los poros, dando a tu piel un aspecto saludable.