Piel saludable en hombres y mujeres


Además de una buena salud, debéis preocuparos por mantener una piel saludable. Para ello seguro que muchas veces debéis plantearos realizar diferentes tratamientos de belleza. Hace tiempo, esto era una preocupación única y exclusiva de las mujeres pero, hoy en día, la preocupación por la belleza corporal y en concreto de la piel por parte de los hombres, se ha igualado a la de las mujeres.

Para hacer que vuestra piel esté perfecta, deberéis realizar algunos cambios en vuestro estilo de vida. Una dieta sana y equilibrada ayudará a reducir muchos problemas de la piel. Existen una gran cantidad de productos para el cuidado de la piel en el mercado, pero no todos te proporcionarán los mismos resultados. Antes de elegir cualquier marca, deberéis hacer un pequeño estudio sobre el producto. Debéis recordar, que el ejercicio físico también os ayudará.


En realidad, cada día importa menos si se tiene una tez blanquecina u oscura, lo que en realidad importa es si la piel está radiante y saludable. Estas características conseguirán que os mostréis más atractivos. Para tener una piel saludable y brillante debéis seguir ciertas rutinas, tales como lavarse las manos y la cara con un jabón suave o de hierbas, aplicaros crema hidratante después de lavaros, etc.

Haceros vosotros mismos una buena mascarilla casera: coged una cucharada de jugo de limón, una cucharada de cuajada y una pizca de polvo de cúrcuma. Haced una pasta y aplicarla sobre la cara. Dejadlo secar durante 10-15 minutos y luego lavaros la cara con agua tibia.

Tonificar la piel


Este proceso es necesario para todos los tipos de piel. Hay que tonificar la piel después de la limpieza facial, esto ayudará a refrescar tu piel y hará que esta luzca más joven y bonita. Tonificar también ayuda a mejorar la circulación de la sangre de la superficie de la piel. En cierto modo, la tonificación completa el proceso de limpieza, eliminando todo rastro de productos y otros residuos. También ayuda a cerrar los poros y refinar. Esto es muy importante para las pieles más grasosas y con poros.

Consejos de tonificación

• Una buena forma de tonificar la piel es mantener bolas de algodón remojadas en un cuenco con tónico (por ejemplo) y posteriormente introducidas en el congelador. Después de la limpieza de la piel, pasa estas bolas de algodón por tu cara. Así también estimularás la circulación de la sangre de tu rostro.

• Realiza un pequeño masaje facial. Puedes empezar por las mejillas con pequeños movimientos circulares de manera ascendente. Utiliza ambas manos hasta llegar a las sienes. Presione ligeramente en ellas sin llegar a hacerte daño. En la zona de la barbilla y en la nariz realiza movimientos más pequeños. Ten cuidado, no te hagas daño en los ojos.

Si decides tonificar tu piel con algún producto, recuerda que debes probarlo primero en otra parte del cuerpo, como por ejemplo en un brazo por si pudieras tener alergia a ese producto. Si no notas nada pero con el paso del tiempo tienes sensación de ardor, deja de utilizar ese producto.

Cuidados para piel grasa


Siempre has notado como un rato después de lavarte la cara vuelves a tener la piel grasa. Este es un problema que afecta a muchas personas y que, a veces, puede resultar incómodo. Lo mejor que puedes hacer es relajarte y seguir unos sencillos pasos que harán que tu cara deje de brillar de forma incómoda por el exceso de grasa.

Debes decidir que maquillaje es el que te va mejor: en polvo o líquido. Si optas por una base líquida, selecciona aquellas que están indicadas para pieles grasas. Si tu elección es un maquillaje en polvo tal vez te resulte más fácil rebajar los brillos de tu cara, ya que al ser más compactos eliminan mejor, temporalmente, los brillos. De todas formas evita llevar maquillaje siempre que puedas ya que esto ayuda a tu piel a traspirar mejor.


Lávate la cara por la mañana y antes de acostarte. Este proceso te ayudará a eliminar el exceso de grasa de tu piel, pero ten cuidado porque también un exceso de lavado puede producir, poco a poco, la resecación de piel. Intenta beber mucho líquido, especialmente agua. Sigue una dieta equilibrada, y consume alimentos bajos en grasa, frutas y verduras.

Disfrutar de una dieta rica en proteínas sin incluir cantidades excesivas de alimentos salados y azucarados ayudará a tu piel a tener que eliminar menos grasa. Recuerda que debes mantener una rutina en tu limpieza facial. Puedes exfoliar tu cara una vez por semana y si utilizas alguna crema en este proceso de limpieza evita los productos grasos.

Enemigos de la piel sana


Nuestra piel puede sufrir mucho debido a las condiciones climatológicas, a una mala alimentación y a otros factores nocivos. Podemos proteger nuestra piel con más facilidad si sabemos cuáles son las principales causas que pueden estropear nuestra piel. Muchas veces, sólo con saber cuáles son las vitaminas y los nutrientes que mejor le van a nuestro cuerpo, seremos capaces de tener una piel saludable y brillante. A continuación hemos intentado hacer una lista de algunos de los enemigos más normales de la piel sana.

La contaminación
Tiene efectos nocivos no sólo en nuestra piel sino también en nuestro organismo en general. Debido a las toxinas del aire nuestros poros pueden ser obstruidos. A medida que envejecemos, nuestra piel empieza a perder elasticidad, la producción de elastina y el colágeno disminuye, así que la contaminación la contaminación contribuye al deterioro prematuro de la piel. La contaminación también puede dar lugar a reacciones alérgicas, especialmente en el caso de personas con piel sensible.


Fumar
Es uno de los más nocivos enemigos para la salud de nuestra piel. El hábito de fumar puede sabotear el correcto flujo de la sangre. Fumar restringe los vasos sanguíneos. El tabaco también aumenta el envejecimiento y las alergias. La deshidratación y el adelgazamiento de la piel también pueden ser un resultado desafortunado. Aquellos que no pueden dejar de fumar deberían tomar algún tipo de suplemento como por ejemplo: vitaminas E, C, y A.

El exceso de exfoliante
Debemos tener en cuenta que con la exfoliación es posible deshacerse de las células muertas y de las células buenas. Si exfoliamos demasiado la piel se vuelve extremadamente sensible teniendo grandes dificultades para luchar contra los radicales libres.

Cuidar la piel del cuello


El paso del tiempo se hace notar en nuestra piel, las marcas o arrugas empiezan a aparecer de forma inevitable. Para evitar aspectos estéticos, debemos mantener con firmeza nuestro cuello, una parte que requiere los mismos cuidados que la cara y que debemos cuidar. La piel del cuello y del escote es muy vulnerable a la edad. Es una piel muy fina y que se deshidrata con rapidez, lo que provoca que aparezcan arrugas cruzadas dañando nuestra imagen.

Para estar más joven durante más tiempo, utilizaremos la crema de día y de noche que empleamos para el rostro, también para el cuello y escote aplicándola en suaves masajes circulares sobre la piel. Por otro lado, los famosos tratamientos de protección intensiva a base de aceites esenciales, mejoran mucho su eficacia si se combinan con estimulación láser. La penetración de las sustancias activas es mucho mayor.

Un truco muy utilizado en belleza para que la piel se mantenga tersa y con buen color es aplicar agua a presión durante unos minutos en la zona del cuello, alternando agua fría y caliente. Posteriormente, dar un suave masaje con una esponja vegetal.

Solucionar las manchas de melasma


Muchas mujeres embarazadas sufren durante este periodo cambios en su cuerpo como la ganancia de peso o desequilibrios hormonales. Otras mujeres experimentan el oscurecimiento del vello facial y otras experimentan cambios en la pigmentación de su piel. Este aumento de producción de melanina es conocida como melasma.

Los síntomas incluyen manchas oscuras irregulares sobre las mejillas, la nariz, los labios y la frente. La aparición es gradual. La causa de este problema se debe a la estimulación de los melanocitos o células productoras de pigmento que se ven afectados por el estrógeno y la progesterona. Este problema no se produce sólo en mujeres embarazadas también es algo común personas con piel oscura y que viven en zonas de intensa exposición al sol. También hay disposiciones genéticas y un aumento de casos en pacientes con problemas en la tiroides.


Existen algunos tratamientos que pueden corregir esta decoloración, aunque a menudo después del embarazo las manchas desaparecen espontáneamente. Los tratamientos más utilizados son los que se realizan con medicamentos que incluyen hidroquinona (HQ), que inhibe una enzima que produce la melanina.

El uso de tratamientos con láser puede ser o no ser eficaces, en función del diagnóstico. Por eso te recomendamos que para cualquier duda o problema consultes con un médico especialista en la materia. Recuerda que el cuidado de tu piel debe incluir una mínima exposición al sol y el uso de protectores solares ya que el exceso también puede producir este problema.

Tipos de protectores solares


Hace unos días les explicábamos la importancia que tiene proteger nuestra piel de las peligrosas radiaciones solares, éstas pueden llegar a ser muy perjudiciales para nuestro cuerpo, y sobre todo para nuestra piel. Para evitarlo, deberemos utilizar cremas solares siempre que nos expongamos al sol.

Existen dos tipos de protectores solares, unos los conocidos como protectores y otros como bloqueadores. La diferencia entre ambos es la composición: los primeros están compuesto por productos orgánicos que nos protegen de las radiaciones ultravioletas B, mientras que los segundos contienen sustancias inorgánicas que previenen que los rayos UVA y UVB alcancen la piel.

Estos productos los podemos encontrar en la actualidad en cualquier supermercado o farmacia de nuestro país en diferentes formas, ya sea en aceite, en leche o en spray. Además, hace poco tiempo han aparecido en el mercado nuevas lociones resistentes al agua.

En lo que verdaderamente nos tenemos que fijar es el índice de protección solar de estos productos, ya que según su factor nos protegerá más o menos de las radiaciones. Estos índices van desde el factor 2, que serían los mínimos, hasta el 30.

Otra de las cosas que siempre deberemos revisar son las etiquetas. Deberemos constatar que ese protector que vamos adquirir certifique que nos protegerá tanto de los rayos UVA como de los UVB.

¿Cómo debemos aplicarnos los protectores?

Para obtener unos resultados satisfactorios deberemos aplicarnos los protectores 30 minutos antes de nuestra exposición al sol, repitiendo esta misma operación aproximadamente cada hora.

¿A partir de que edades se tienen que empezar a utilizar?

Las cremas solares las deben utilizar todas las persona, desde bebes de 6 meses hasta las personas mayores.

¿Qué índice de protección necesito?

*Si eres muy blanco de piel y acostumbras a sufrir quemaduras deberás utilizar un factor entre el 30-20.

*Si te sueles poner moreno muy poco y además acostumbras a sufrir quemaduras deberás utilizar un factor entre el 30 y el 12.

*Si te sueles poner moreno enseguida y no acostumbras a sufrir quemaduras deberás utilizar el factor entre 8 y 4.

Mantener la piel joven


El colágeno

El colágeno es la clave para una piel saludable. El cambio en el nivel del PH de la piel causado por el uso de productos, tales como los retinoides Retin-A o AHA cidos alfa hidróxidos) ayuda a generar el colágeno que nuestra piel necesita. A medida que envejecemos, el colágeno se descompone, y facilita la creación de grandes líneas en la piel y porosidades.

La mejor manera de mantener el colágeno de nuestra piel bien, es evitar el sol a toda costa. Los dermatólogos advierten que hasta un 90% de las arrugas y manchas oscuras son los daños causados por la exposición al sol. Esta es la razón por la que siempre se recomienda el uso de los protectores solares. Sin embargo, si el daño ya está hecho, puedes tratar de recuperar tu hermosa piel por ejemplo con productos cuyo principal componente sea la vitamina A.


Vitamina A

La vitamina A realmente reduce las arrugas quizás mejor que cualquier otro tipo indicados para los tratamientos antiedad. Buscaremos productos formados por retin-A, que contienen tretinoína que se ha demostrado que es de los componentes más eficaces en el tratamiento de las líneas finas y arrugas.

Retinoides

Los productos solo formados por retinoides son menos potentes y, por tanto, son ideales para nuestro mantenimiento semanal.

Alfa y Beta hidroxiácidos

Los AHA son extractos de ácidos que tienden a ser más hidratantes. Los alfas y los betas hidroxiácidos se suelen encontrar en productos naturales como por ejemplo en la caña de azúcar o en las manzanas.

Mascarillas caseras

mascarillasHace unos meses os explicábamos la importancia que tiene para nuestra piel la aplicación de mascarillas al menos una vez por semana. Éstas, como ya os contábamos, limpian nuestra piel eliminando las impurezas que en ella se acumulan, cierran los poros y la reafirman. Realizando este pequeño gesto, que no nos quita mucho tiempo, conseguiremos lucir una piel más tersa y joven.

Bellezasexy siempre buscamos los mejores productos intentando ahorrar unos eurillos, hoy os vamos a proponer una serie de recetas caseras para la elaboración de mascarillas de una manera sencilla y barata.

Aunque no os lo creáis, echando mano de algunos de los productos de vuestras cocinas, como son los vegetales y las frutas, podréis conseguir una de las mascarillas más fabulosas para vuestra piel, y sin salir de casa.
SEGUIR LEYENDO «Mascarillas caseras»

Cuidar la piel en primavera


La primavera siempre nos marca el comienzo del buen tiempo, por lo que es la época perfecta del año para comenzar a preocuparnos por los futuros baños de sol a los que, no en demasiado tiempo, se va ver expuesta nuestra piel. Con algunos pequeños cambios rápidos, se puede preparar la piel para esta cálida estación.

1. Comenzaremos a utilizar una crema protectora solar. Probablemente no prestamos mucha atención en primavera a la protección de nuestra piel, pero es necesario comenzar ya a protegernos.
El uso de protector solar con regularidad nos ayudará a que nuestra piel no se vea tan afectada por los primeros rayos de sol, produciéndonos quemaduras. Comenzaremos con una protección solar no excesivamente alta. Además buscaremos la más idónea para nuestro tipo de piel, ya que nos puede producir la aparición de granito por exceso de grasa, o todo lo contrario, secarnos la piel.

2. Cambiaremos nuestra crema hidratante, si es necesario.
En invierno se suelen utilizar cremas hidratantes más compactas para evitar la sequedad del invierno, así que ahora pasaremos a utilizar productos más ligeros.

3. Volver a una rutina diaria del cuidado de la piel, si la hemos perdido durante el invierno, es imprescindible. No nos preocuparemos demasiado puesto que en este proceso no tenemos por que perder demasiado tiempo, ni tampoco comprar una tonelada de productos. Sólo nos llevará unos minutos al día limpiar nuestra piel, exfoliar (de vez en cuando), aplicar los tratamientos que llevemos con regularidad (problemas de acné), e hidratar. Una rutina diaria permitirá que nuestra piel presente mejor aspecto.