Tus indispensables para el cuidado de las uñas


Las manos son una de las partes del cuerpo a la que más atención debemos prestar, porque están expuestas a agentes externos y porque son, en cierto modo, nuestra tarjeta de presentación, ya que nuestras manos dicen mucho de nosotros y el cuidado de las uñas no es una excepción. Por ello te dejamos unos consejos sobre todo lo que necesitas para lucir unas uñas impecables todo el tiempo:

Cortauñas: Ten siempre un cortauñas o una tijerita a mano. Te vendrá bien cuando necesites cortar un pellejito o cuando tus uñas hayan crecido demasiado.

Limas: Son un elemento indispensable para el cuidado de nuestras manos, y muy útiles para lograr que todas tus uñas tengan la misma forma. Llevar una lima pequeña siempre en el bolso es aconsejable, sobre todo para esos momentos en que se rompe una uña.

Cepillo de uñas: Siempre es bueno contar con él para limpiar nuestras uñas y dejarlas impecables. Lo mejor es cepillarse las uñas con agua y jabón todos los días, pero sin demasiada fuerza para no dañar tus cutículas.

Palito de naranjo: Puedes encontrarlos en las tiendas de artículos de belleza. Estos palitos son muy útiles para ayudarte a empujar las cutículas sin dañarlas y lograr así una manicura perfecta.

Esmalte transparente: Si tienes las uñas muy cortas o no te gusta el esmalte de colores, lo mejor es aplicarse un esmalte transparente o una base fortificadora, lo que hará que tues manos estén cuidadas y tus uñas protegidas.

Crema para uñas: A veces nos olvidamos de que las uñas también necesitas hidratación. Puedes elegir cualquier de los muchos productos que hay en el mercado, y aplicándolas lograrás que tus uñas crezcan fuertes y se vean siempre bonitas.

Baño acrílico para tus uñas


A todas nos preocupa el aspecto de nuestras manos y, por supuestos, el cuidado de las uñas es esencial para lucir unas manos bonitas. Sin embargo, no todas tenemos unas uñas perfectas o lo suficientemente largas o fuertes para poder realizarnos la manicura de nuestros sueños.

Para estos casos, una de las soluciones es colocarte las uñas acrílicas. Es un procedimiento que consiste en colocarte unas uñas postizas, que se cortan como tu elijas y después se bañan en acrícilo. Una vez terminado el procedimiento, podrás lucir unas uñas largas y bonitas.

Sin embargo, puede que tengas ya las uñas largas, pero quieres que estén más bonitas y no te apetece ocultarlas con uñas acrílicas. La solución a esto es sencilla, ya que sólo tienes que darles un baño acrílico.

Básicamente se trata dle mismo procedimiento que hemos descrito antes, con la diferencia de que, en lugar de hacerlo con las uñas postizas, lo hacen en tu misma uña. Tú escoges libremente el diseño que quieras para pintar tus uñas: color entero, a la francesa o el que más te guste. Una vez que se haya hecho el diseño, se procede al baño acrílico y se termina con el pulido.

La ventaja de este proceso es que el acrílico es un material duro y resistente que te permite hacer todas tus actividades diarias y no existe el peligro de que la uña postiza salga volando después de ejercer alguna presión. Por otra parte, el mantenimiento sólo depende del crecimiento de tus uñas. Si es muy rápido, debes retocártelas cada quince días. Si no, puedes hacerlo cada mes. De este modo tendrás las uñas siempre listas.

Manchas en las uñas al quitar el esmalte


Puede que al retirarte el esmalte de tus uñas, notes como estás están un poco descoloridas e incluso presentan algunas pequeñas manchas. No te preocupes, esto suele ser bastante normal. Existen algunos trucos que te pueden ayudar a eliminar estas antiestéticas manchas. Toma nota:

– Frotar una patata sobre tus uñas. Posteriormente, pásate un cepillo sobre ellas pero, no frotes demasiado fuerte.

– Otro producto natural que puedes utilizar es el vinagre. Al igual que te explicaremos más abajo con el limón, debes aplicarte vinagre sobre las uñas y esperar unos cuantos minutos. Después enjuágate con agua. Asegúrate de hidratar posteriormente la zona ya que estos productos, aunque son naturales, pueden resecar mucho la piel.

– Mezcla un poco de sal y unas gotas de aceite de oliva. Aplica la mezcla resultante sobre tus uñas y luego lávalas con agua y jabón.

– Algunos expertos es belleza, aconsejan limpiar con cuidado las uñas con unas gotitas de limón. Posteriormente aplica en la zona un poco de aceite de lavanda. De esta manera las manchitas irán desapareciendo poco a poco.

– En la revista InStyle, aconsejaron borrar este tipo de manchas utilizando un producto que seguro tienes muy a mano: pasta de dientes. Asegúrate de que esta contiene peróxido. Si quieres, puedes utilizar un cepillo de dientes para su aplicación.

– Otro remedio que puedes hacer tú misma es el siguiente: corta medio limón y exprímelo hasta que tengas bastante cantidad como para meter las uñas en el interior del tazón donde hayas puesto el líquido resultante. Una vez introducidas, deberás esperar unos dos minutos aproximadamente. Durante este tiempo de espera, puedes ir masajeando tus uñas sin que se salgan del jugo. Cuando hayas terminado, puedes cepillártelas con un cepillito de cerdas suaves.

Elegir la forma y el color de nuestras uñas


Cada mano y sus uñas son únicas e irrepetibles, como nuestro mismo ADN o nuestra huella dactilar. Aunque pueden existir similitudes con miembros de nuestra familia, cada persona tiene una forma y tonalidad de las uñas completamente diferente a otra. Por ello, para elegir la mejor forma de limarlas y la gama de colores que más nos favorecen, es necesario prestar atención a nuestro tono de piel y a la parte de las uñas que está pegada a la piel del dedo.

Por ello, si esa parte es corta y ancha, las uñas cuadradas con bordes redondeados nos sentarán mejor y nos proporcionarán unas manos más estéticamente bellas. Si, por el contrario, dicha parte es larga y grande, las uñas sólo deben redondearse en los extremos; si es estrecha y ovalada, la forma ideal para limar nuestras uñas es bien cuadraditas, (incluso con bordes cuadrados). Finalmente, si la parte es ovalada, la uña deberá ser redondeada.

Con respecto a los colores, para elegir el que mejor nos complemente debemos atender al color de nuestra piel. Si el tono de nuestra piel es blanco o blanco/rojizo, el rojo fuerte no nos va a quedar bien por mucho que nos guste, sino que debemos elegir aquellos tonos que sean más inclinados hacia el rojo burdeos, es decir, los tonos más profundos, ya que si nos pintamos las uñas de rojo fuerte, nuestras manos quedarán excesivamente blancas y, por ello, menos bonitas. Si nuestro tono de piel es pálido, los colores pasteles son los que mejor te quedan y, entre ellos, puedes elegir el que más te guste. Si eres morena o de piel oscura, estás de enhorabuena, ya que el tono de tu piel te permite disfrutar de todos los colores existentes en el mercado.

Cómo arreglar una uña rota


A todas nos ha ocurrido que en el momento más inoportuno y cuando menos tiempo tenemos para solucionarlo se nos rompe una uña, lo cual, además de antiestético, resulta molesto. Por ello te presentamos una solución para arreglar en tiempo récord una uña dañada:

Para ello necesitas esmalte transparente y papel higiénico y pintauñas de color. Lo primero que debes hacer es alinear cuidadosamente la uña rota de forma que los trozos se vuelvan a unir. Después aplica una capa de esmalte transparente. El siguiente paso es recortar un trozo de papel higiénico y ponerlo sobre la grieta recién pintada, de forma que la cubra totalmente. A continuación aplica otra otra fina capa de esmalte transparente en la grieta recién tapada y toda la zona de alredecdor, para que quede uniforme. Cuando el esmalte se haya secado, aplica otra capa de pintauñas del mismo color del resto de tus uñas.

Para evitar que se rompan, lo mejor es no llevarlas demasiado largas, y, en el momento en que notes una pequeña arruga o fisura, límala para que no vaya a más.

Sabemos que hay uñas más quebradizas que otras. Si eres de las que tienen uñas muy débiles, puedes reforzarlas aplicando una capa de esmalte, una capa de papel higiénico y luego aplicando más capas de esmalte. Con este método las volverás realmente duras y resistentes, y tendrás que preocuparte menos de las uñas débiles.

Una buena idea es tener un botiquín de emergencia para solucionar esto en el coche, en casa o en un cajón de la oficina. De ese modo podrás tener tus manos perfectas y a punto en cualquier lugar.

Uñas esculpidas


Las manos son una parte muy importante de nuestro cuerpo, y nos gusta que siempre estén bien arregladas. Sin embargo, a veces nuestras uñas son muy quebradizas, o no nos gusta su forma, o tenemos la manía de mordernos las uñas, con lo cual nuestras manos no siempre lucen como nos gustaría. Para solucionar este problam tenemos la opción de las uñas esculpidas, que nos permiten tener unas manos siempre arregladas.

La colocación de las uñas se hace en más de una sesión. la primera puede durar una hora hora y las siguientes de relleno duran aproximadamente unos cuarenta mintos. Nos durarán en perfecto estado tres semanas, para lo cual debemos seguir las normas de mantenimiento que nos indiquen los profesionales.

Estas uñas se pueden romper con un golpe fuerte, pero esto se soluciona en una sesión. Si llevamos una vida normal, es decir, que no trabajemos con las manos, estas uñas no suelen dar problemas.

Para fabricarlas se usan distinto materiales como, vidrio seda y lino. Puedes pintártelas del color que quieras y las aplicaciones que más te gusten, ya que como piedrecillas e hilos de colores. Esto puedes hacerlo en alguna ocasión especial o cuando tengas una fiesta importante. El resultado es impactante y destacarás por tu originalidad.

Otra de las ventajas de las uñas esculpidas es que es una buena ayuda para terminar con la costumbre de mordernos las uñas, ya que el porcentaje de personas que abandona este hábito después de ponerse las uñas es muy alto, por lo que, si quieres una solución estética y terapéutica al mismo tiempo. no dudes en optar por ellas. No olvides que tus manos dicen mucho de ti.

Aceites esenciales para fortalecer tus uñas


Nuestras manos están expuestas a muchos agentes que las dañan, como el agua o elementos irritantes. Para paliar esto, los aceites esenciales pueden ayudarte a conseguir uñas fuertes ya que las nutren para que sean más flexibles y fuertes.

Para hacer tu propio tratamiento con aceites esenciales necesitas un jabón suave sin olor, una toalla limpia, algodón, un cepillito para las uñas, lima de uñas y un aceite de base suave.

En cuanto a los aceites, necesitas una cucharadita de aceite de almendras. Si no tienes, utiliza una crema de manos sin olor. También 5 Gotas de aceite de vitamina E. Para conseguirlo puedes abrir una cápsula y usar el aciete y 8 gotas de aceite esencial que puedes obtener mezclando 2 gotas de aceites de limón, 2 gotas de aceite de lavanda y dos gotas de aceite de patchouli.

Combina todos los ingredientes hasta conseguir una mezcla homogénea. Después lávate las manos usando el jabón y limpiándote las uñas con el cepillito. Cuando termines, sumerge las manos en agua tibia durante cinco minutos. Si quieres, puedes añadir una cucharadita de aceite de almendras al agua y 2 gotitas de aceite esencial de lavanda. Finalmente sécatelas y con la toalla trata de limpiar el área alrededor de las cutículas empujándolas con cuidado. Si te resulta más sencillo, puedes usar el algodón para limpiar las cutículas.

Calienta una toalla pequeña húmeda en el microondas durante dos minutos o mójala con agua caliente. Deja que se enfríe y cuando estée tibia envuélvete las manos con la toalla, cubriéndolas hasta que la toalla se enfríe completamente.

Aplica dos gotitas de del aceite que preparaste sobre cada uña y masajea con cuidado cada uña. Deja que las uñas absorban el aceite. Si tienes las uñas muy estropeadas, puedes utilizar el aceite esencial todos los días antes de acostarte.

Uñas de gel decoradas


Nuestras manos son parte indiscutible de nuestra belleza, y mantenerlas cuidadas e hidratadas debe estar entre nuestras prioridades estéticas. En este sentido, las uñas adquieren un protagonismo especial, llegando a ser grandes símbolos de feminidad.

La apariencia de esta parte de nuestro cuerpo está muy unida a nuestra nutrición diaria, apagándose su belleza cuando hay déficit de vitaminas. Para mantenerlas en el mejor estado posible, además de tener en cuenta este aspecto, podremos hacer uso de alguna de las técnicas de manicura. Un buen consejo para presumir de unas manos perfectas es apostar por las uñas de gel.

omo no siempre se puede hacer alarde de unas uñas sanas y fuertes, las uñas artificiales se erigen como una fantástica forma de tener esas uñas largas y lisas que siempre hemos soñado. Por su parte, el gel es una de las últimas propuestas dentro del mundo de la manicura.

El gel es la alternativa a la porcelana. Para modelar el gel, se puede trabajar en un molde o directamente sobre la mano. Una vez aplicado el gel, se allana por sí solo, lo que permite tener un control absoluto a la hora de esculpir y dar forma a la uña.

Además, no importa si tienes las uñas muy estropeadas, estriadas o incluso mordidas, porque el gel se adapta perfectamente a casi cualquier superficie.

Al contrario de lo que pueda parecer, las uñas de gel son muy duraderas, ya que se consigue una adhesión casi perfecta que posibilita una durabilidad máxima.

No obstante, para mantenerlas en el mejor estado posible, el gel requiere una revisión cada tres semanas aproximadamente. Es lo que los especialistas denominan rebalance o relleno, un método que posibilita que la uña se mantenga perfecta a medida que ésta va creciendo.

Lucir unas uñas bonitas gracias al gel puede estar al alcance de cualquiera. Estos servicios se suelen encontrar en todo tipo de salones de belleza, de balnearios o peluquerías, y también se pueden combinar con manicura francesa. Normalmente el tratamiento completo no tarda más de una hora y sólo necesitarás tomarte unos minutos una vez al mes para su correcto mantenimiento.

Proteger las uñas


Las uñas, al igual que las manos, son muy sensibles a todo y se pueden dañar: frío, calor, sustancias corrosivas, acetonas o una mala alimentación. Pero si tienes en cuenta algunos cuidados básicos, podrás mantenerlas sanas, fuertes y brillantes durante todo el tiempo. Te damos algunos consejos para proteger las uñas.


Cuando termines de lavarte las manos, sécatelas por completo, pues la humedad excesiva debilita tus uñas.


Utiliza siempre que puedas una crema hidratante de manos para evitar que las uñas se resequen.


Ponte guantes de látex siempre que tengas que trabajar con productos químicos como los detergentes.


Masajea tus uñas con aceite de oliva una vez por semana, este truco te permitirá tenerlas sanas y brillantes.


Usa quitaesmaltes de calidad para eliminar la pintura, es importante que no contengan acetona.

También es importante evita el agua demasiado caliente, ya que las temperaturas extremas hacen que se puedan partir con mayor facilidad. Por último, no olvides cuidar tu alimentación y no bajes mucho peso rápidamente, pues tus uñas también se resentirán.

Consejos para tener uñas fuertes


Tener unas uñas fuertes y resistentes depende principalmente de una dieta saludable y unos cuidados adecuados. Los expertos aseguran que la alimentación es muy importante. Una dieta rica en vitaminas A, E y en biotina es muy importante. También es muy importante beber de ocho a diez vasos de agua al día.

En el mercado actual de cosméticos, existen una gran cantidad de fortalecedores de uñas y tratamientos para fortalecer las uñas. Muchos de estos tratamientos son elaborados con proteínas y calcio para mejorar la dureza. Otros productos están realizados con pantenol que es ideal para proporcionar la humedad suficiente a las uñas y hacer que estas sean más flexibles y por lo tanto menos quebradizas.

Este tipo de tratamiento se suele realizar una vez al día. Asegúrate de seguir las instrucciones correctamente y aplicar sólo una capa delgada del producto. Un tratamiento realizado en exceso puede ser contraproducente y debilitar tus uñas. Algunos de los siguientes consejos puede ayudarte a mejorar el estado de tus uñas:

– No uses tus uñas como herramientas para arrancar o raspar objetos. Esto hará que tus uñas se debiliten y se astillen con facilidad.
– No limpies el interior de tus uñas con un objeto afilado.
– Intenta utilizar un lápiz o un bolígrafo para marcar en el teléfono o pulsar botones para evitar el agrietamiento de las uñas por el impacto.
– Usa guantes de goma cuando laves los platos o utilices limpiadores agresivos. Cuando termines y te quites los guantes, lava tus manos e hidrátalas con tu crema habitual.