Mejora tus uñas

Ahora puedes mejorar el aspecto de tus uñas muy fácilmente si tienen estrías o irregularidades que deslucen el esmaltado, toma nota de los siguientes pasos:


Primero con el palito de naranjo, presiona suavemente las cutículas de las uñas.


Luego con una lima de cartón de grano fino, puedes empezar a limar en forma horizontal y con cuidado, la superficie de tus uñas. No te pases limando.


Con un cepillo especial para manicura, elimina los restos de tus uñas que hayan quedado por la superficie.


Puedes aplicar una base niveladora de porcelana para darle un acabado perfecto.


Cuando estén secas, emple el esmalte por encima la uña con el color que más te guste.

Tipos de uñas postizas


Seguro que estos días tienes algún acontecimiento especial como por ejemplo una boda o un bautizo, pues bien, has decidido lucir tus manos con unas uñas perfectas, pero tu uñas no son tan perfectas como a ti te gustaría. Una excelente opción es elegir entre algunos de los diferentes tipos de uñas postizas que existen en el mercado.

Las uñas artificiales han ido evolucionando desde su salida al mercado. Como resultado, la industria de las uñas postizas se ha dedicado a desarrollar nuevos métodos y tipos de uñas artificiales que parecen cada vez más naturales. Hoy en día las uñas postizas más utilizadas están hechas de acrílico, gel o porcelana. Dependiendo de cuánto te quieras gastar y el mantenimiento que vayas a proporcionar a estas uñas, podrás elegir entre estas diversas opciones.


Acrílicas– son la elección más popular y las más duraderas. Primero se pegan sobre tu uñas y después se les aplica el acrílico. Este acrílico es una combinación de un líquido especial con un polímero en polvo. La capa seca y se forma una robusta formación que parece plástico duro. Suelen parecer más gruesas que las naturales y son muy muy resistentes.

Porcelana– similares a las anteriores, pero estas se forman a partir de vidrio. Debido a que es un material más fino, son más frágiles que las de acrílico.

Gel– tienen un aspecto natural, pero no son tan resistentes como las uñas de acrílico. Están formadas por la aplicación y el endurecimiento de capas de resina. La resina se endurece cuando se expone a la luz. A diferencia de las acrílicas, las uñas de gel ya vienen con colores y, por lo tanto, no es necesario pulirlas para pintarlas.

Uñas de gel


Las uñas son una de las partes del cuerpo de las mujeres que más intentamos cuidar, ya sea por pura coquetería o simplemente por higiene. Además, es un punto fuerte que ensalza nuestra feminidad y nuestra belleza.

Aunque parezca mentira, las uñas dicen mucho de cada persona, y es una de las partes en los que más se suelen fijar las personas que nos rodean. Por ello, hay que llevarlas siempre arregladas para causar una buena impresión.

La nutrición juega un papel muy importante en su estado. La falta de vitaminas deja constancia en ellas proporcionado un aspecto poco estético. Para combatir este defecto y lucir unas uñas prefectas, la tecnología ha sacado al mercado una nueva tendencia, las uñas de gel, lo último en estética.

Son nada más y nada menos que unas uñas artificiales, semejantes a las de porcelana, con la diferencia de que estas dan una sensación de mayor naturalidad, son más finas, ligeras y fuertes. Además, son más duraderas gracias a su buena adherencia.

Las puedes llevar el tiempo que desees, tu eliges, pero para ello necesitas mantener una estricta revisión, es decir, cada tres semanas aproximadamente debes ir al centro de estética para ir rellenándolas a medida que estas van creciendo.

El gel es un producto más manejable y versátil que la porcelana, por eso es más fácil trabajar con él. Realmente es espectacular, nos puede llegar a ofrecer unos resultados sorprendentes. Simplemente lo aplicas sobre la uña y ya puedes moldearlas a tu antojo.

Por si fuera poco, no importa si tus uñas están súper estropeadas o si las tienes mordisqueadas, el gel se adapta a cualquier situación o superficie, hecho que proporciona una mayor naturalidad.

Hacer la pedicura


Considerados como la parte más sufridora de nuestro cuerpo, los pies día a día padecen grandes caminatas, multitud de escaleras, tacones, rozaduras… por eso es necesario que les dediquemos el tiempo que necesitan para estar en buenas condiciones y así cuando llegue la época veraniega podamos lucirlos como se merecen.

La pedicura es el tratamiento de belleza que se encarga de cuidar los pies y las uñas de los píes. En los centros donde se realizan estos tratamientos también se preocupan por las piernas ayudando a la mejora de la circulación sanguínea realizando un confortable masaje.
Pero nosotras mismas podemos hacernos nuestra propia sesión de pedicura “casera”.
Necesitaremos algunos materiales, como por ejemplo quitaesmaltes, limas, crema hidratante, piedra pómez, entre otros.

Lo primero que haremos será quitarnos el pintauñas si es que llevamos las uñas pintadas. Una vez realizado este proceso pasaremos a introducir nuestros pies es un cubo de agua templada con jabón o con un poco de limón, durante aproximadamente 10-15 minutos.


A continuación secaremos bien nuestros pies y pasaremos a comprobar las zonas de durezas o callos. Lo que haremos será pasar nuestra piedra pómez para que la zona quede mucho más suave.
Una vez terminamos con la piedra pómez, comenzamos a cortar las uñas, limarlas y eliminar las posibles cutículas que tengamos.

Ahora nos daremos un relajante masaje con nuestra crema hidratante o con algún aceite balsámico.
El proceso terminaría aquí si no solemos llevar las uñas pintadas. Si por el contrario nos gusta pintarnos las uñas, ese sería el último paso. Colocaríamos algodones entre nuestros dedos o los separadores especiales que hay en el mercado y ¡a pintar!.

Elegir la forma de las uñas


Cuando te haces la manicura le das a tus uñas diferentes formas que sin darte cuenta pueden indicar lo clásica que eres, si eres más o menos práctica e incluso si eres una mujer fatal.
También, además de la forma de de las uñas, influye mucho en el aspecto final la forma de los dedos y, si te pintas las uñas, el color elegido para ello.

Las formas más habituales que se suelen dar a las uñas son:

Uñas cuadradas o cuadradas redondeadas

Este estilo es uno de los más modernos. Normalmente las mujeres que eligen esta forma son mujeres prácticas y que se preocupan por la moda. Moldean las últimas tendencias a su forma de vida sin que sea una obsesión.
Si limas bien las uñas (se recomienda siempre limar, no cortar con tijeras) las uñas se endurecen más y se rompen menos. Lima las uñas sin meterte demasiado por los bordes.

Uñas ovaladas

El estilo más clásico y a la vez es el estilo que nunca pasa de moda. Si tus uñas son quebradizas y además trabajas mucho con las manos, no es muy recomendable ya que se pueden producir más roturas debido a la forma. Mantén la forma limando la uña siguiendo la forma ovalada ya realizada anteriormente.

Uñas con punta

Este es el estilo más sexy. Tienes que tener cuidado si decides utilizarlo, por que es el estilo que más pasado de moda puede estar o por el contrario estar más de moda en el momento en el que decidas utilizarlo.
Dependiendo de la dureza de tus uñas será más o menos recomendable, debido a que es la forma con la que se rompen más las uñas.

Uñas cortas redondeadas

Se caracteriza por ser la forma más duradera. Lo bueno es que si tienes los dedos cortos esta forma te va a permitir que parezcan más alargados. Estiliza más los dedos.

Tú eliges.

Uñas con problemas


Finalmente, las que nos dan un aspecto de manos bonitas son las uñas. Si estas no están bien cuidadas o tienen algún problema, pueden hacer que nuestras manos no transmitan todo lo que esperamos de ellas.
Muchas veces, después de realizar algún tratamiento, estos problemas continúan. Tendremos en cuenta que nuestras uñas nos pueden indicar que tenemos alguna enfermedad física (anemia, hongos, entre otras).

Problemas más comunes:

– Uñas quebradizas y con estrías

Estos son los síntomas de las uñas secas. Lo que debemos hacer es hidratarlas para que consigan la hidratación que necesitan. Limaremos los bordes con nuestra lima, las introduciremos en agua caliente (ten cuidado, que no queme), e hidrataremos la zona con una crema hidratante.
Si después de realizar este proceso durante un período de tiempo, el problema continua, debemos tener en cuenta que estos síntomas pueden propios de algún eczema en la uña o soriasis.

– Uñas amarillas

El color amarillento puede ser producido por diferentes causas. Las dos más comunes son: el tabaco y el pintarte las uñas de colores oscuros y no aplicar una base protectora.
Un remedio, para que esto no suceda, es aplicarnos una vez en semana, yeso incoloro.
Las uñas amarillentas son indicadoras de problemas con el hígado.


-Uñas con nervaduras

Las nervaduras o surcos trasversales se producen por motivos tan diferentes como la utilización de productos de limpieza sin guantes o la utilización de quita-cutículas de forma poco apropiada. Intenta tener las uñas hidratadas y utilizar un buen protector para las uñas.

– Uñas mordidas

Intenta solucionar este problema, ya que, este problema puede dejarnos marcas irreparables. Colócate unas uñas postizas, para que así intentes no mordértelas e incluso puedes utilizar unos esmaltes especiales para evitar, con su sabor amargo, que te las muerdas.

Manicura francesa


Hoy vamos a explicar de una forma sencilla los diferentes pasos que hay que seguir para hacernos nosotras mismas la manicura francesa en casa sin la necesidad de asistir a un centro de estética para lucir unas uñas perfectas.

Productos necesarios:

– Lima
– Quita cutículas (líquido de color rojizo).
– Palito de madera de naranjo.
– Laca de uñas transparente.
– Laca de uñas rosada o porcelana.
– Laca de uñas blanca.

Pasos a seguir:

1- Un primer paso es limarse las uñas dejando un par o tres de milímetros a partir de la yema del dedo.

2- A continuación cogeremos el palo de naranjo y lo untaremos con el líquido de quita cutículas. Una vez húmedo, deslizaremos el palo por todo el borde de las uñas, una por una, para dar contraste a las mismas.

3- Ahora podríamos decir que viene el momento más complicado de todo el proceso. Cogeremos un esmalte de color blanco perlado y dibujaremos en las puntas de las uñas un contorno circular. En este caso, con una sola capa de pintura nos será suficiente.

*Para aquellas personas que no se vean capaces de controlar su pulso no os preocupéis, hoy en día podemos encontrar en el mercado unas cintas adhesivas que se colocan en las puntas de las uñas y permiten pintarlas de manera perfecta sin salirse del perímetro deseado.

4- Tras dejar secar durante unos minutos, pasaremos a aplicar una capa de laca de color porcelanoso o rosado por toda la superficie de la uña, incluida la parte blanca que acabábamos de pintar con anterioridad. En este caso, si que es necesario darnos dos capas de laca para conseguir una mayor fijación.

5- Por último, aplicaremos la laca transparente para dar luz y brillo a nuestra manicura francesa.

Después de realizar estos cinco sencillos pasos ya podrás lucir unas uñas perfectas y espectaculares.