Reparar una uña con pegamento y algodón

¿Se te rompió una uña por la mitad? Para solucionar el problema, puedes ir a hacerte la manicura o puedes intentar repararla sin necesidad de recurrir a un salón de belleza. Necesitas pegamento instantáneo y un poco de algodón.


Aplica una gota de pegamento instantáneo justo donde la uña se partió.


Pasa un poco de algodón sobre el pegamento y que se seque.


Cuando ya tengas el trozo de uña pegado, pasa una lima para dejar lisa la superficie de la uña. Si el trozo de uña quebrado no te ha quedado completamente fijo, puedes repetir el procedimiento para darle más consistencia. Para eliminar el pegamento sobrante de la uña, introdúcela en quita esmalte y luego vuelve a limarla con cuidado.

Cuida tus uñas de la paroniquia


La paroniquia es una especie de inflamación de la uña. Puede ser aguda o crónica y principalmente está causada por una bacteria estafilococo o incluso hongos. La aguda se desarrolla durante un tiempo limitado (unas horas). La zona en cuestión se inflama y se pode de color rojizo. A veces puede aparecer pus, fiebre e incluso glándulas dolorosas debajo de los brazos.

La paroniquia crónica puede llegar a durar 6 semanas o incluso años. La infección suele empezar por una uñas y se sueles extender al resto. Se produce principalmente en las personas que tienen constantemente las manos mojadas, como los agricultores, pescadores, amas de casa, etc. Debes acudir a tu médico para que te ayude a solucionar este problema, pero para que te hagas una idea los tratamientos más habituales son:

• Empapa en agua caliente, 2 ó 3 veces al día, las uñas afectadas. Esto reducirá la reducir la inflamación y el dolor.
• Aplica antisépticos o lociones antimicóticas regularmente dos veces al día.
Lava a fondo las manos después de trabajar con agua y jabón, enjuaga y seca cuidadosamente.
• Recorta cuidadosamente las uñas, evita cortes innecesarios. No recortes demasiado tus uñas.
• Si el médico termina vendando la uña, mantén el vendaje seco hasta que tengas que cambiarlo.

Prevenir este problema no es muy difícil, intenta:

Cuida de tus uñas y de la piel de alrededor correctamente.
Evita morderte las uñas.
Intenta mantener las manos calientes y secas cuando sea posible. El uso de guantes impermeables, siempre con guantes de algodón en el interior, reduce el contacto con detergentes y agua.

Elementos químicos para cuidar las uñas


Si bien muchas mujeres eligen lucir unas coquetas y esculpidas uñas artificiales, muchas otras eligen mostrar unas cuidadas uñas naturales. Las uñas, como cualquier otra parte del cuerpo, se benefician de una buena dieta equilibrada. Su principal objetivo es proteger la yema de los dedos, pero su color, textura, resistencia y aspecto son también claros indicativos de la salud general de la persona. Algunas enfermedades, como diabetes, enfisemas e incluso las enfermedades del corazón pueden causar problemas en las uñas.


Vitaminas, hierbas y otros suplementos pueden mejorar la salud de las uñas. La clave está en la combinación de estos elementos para la producción de queratina. Las proteínas son muy importante para el calcio de las uñas. La cola de caballo y las ortigas son hierbas que contienen sílice, y que por lo tanto fortalecen las uñas. El zinc también es muy útil y te ayudará a eliminar las manchas blancas. Muchas mujeres sufren de deficiencia de zinc justo antes de sus períodos. Estas son las cantidades recomendadas de todos aquellos productos que ayudarán a tus uñas:

Calcio: 1200 mg .una vez al día
Biotina: 2500 mg. una vez al día
Hierro: 60 mg. al día
Zinc: 50 mg. al día

Naturalmente, el cuidado de las uñas también ayudará a crezcan más fuertes y bonitas. Es importante protegerlas utilizando guantes de goma. Si trabajas a diario mojando tus manos con abundante agua o con productos químicos no debes olvidar ponerte los guantes. Usa una buena crema de manos que te ayude a hidratar incluso las uñas. Antes de realizar cambios en tu dieta o ingerir cualquier compuesto que ayude a tus uñas recuerda que debes consultar con tu médico.

Cuidar las cutículas


Demasiado gruesas, secas, peladas… las cutículas son muy importantes para mantener la belleza necesaria de nuestras manos. Son capas de piel que mantiene sellada la unión entre la uñas y el dedo. Gracias a ellas no se cogen infecciones en esa zona. Aunque tu manicura semanal te la realice un especialista recuerda que tú debes mantenerlas perfectas durante la semana.


Para mejorar tus cutículas necesitarás un corta-cutículas que te ayude de manera indolora a quitar el grosor que te sobra. Cuando lo utilices ten cuidado, ya que este tipo de instrumentos corta mucho aunque no lo parezca. Primero debes intentar coger práctica, veras como poco a poco te haces una experta. Si no te atreves a utilizarlo o en realidad no te hace falta cortar nada de piel, céntrate en mantener el buen estado de tus cutículas. Puedes realizar lo siguiente:

Lava tus manos y seca bien las uñas.
Hidrata bien la zona de las cutículas.
– Con un cepillo de uñas “lima” suavemente la zona realizando pequeños círculos. Céntrate más en la zona de las esquinas de las uñas.
– Deja descansar unos 30 segundos la piel y aplícate tu exfoliante especial de manos. No realices este proceso de forma brusca.
– Lava la zona y retira por completo el exfoliante.
– Vuelve a secar bien las manos y en especial las uñas.

Si necesitas moverlas no utilices la pinta de cualquier cosa que cojas por tu casa. Trátalas bien y muévelas con los palitos especiales de naranjo que encontrarás en cualquier tienda especializada.

Uñas rotas o astilladas


Las uñas se pueden romper inesperadamente. Aquí tienes algunos consejos para reparar de forma rápida y eficaz tus uñas rotas y así evitar más daños.

1. Lleva un pintauñas en tu bolso que coincida con el tipo y color del que estás usando. Cuando vayas a comprar tu pintauñas compra dos del modelo que elijas para tener uno en casa y otro siempre en tu bolso. El que lleves siempre encima intenta puedes meterlo en alguna bolsita de plástico por si hubiera alguna indeseada fuga.

2. Cuando se te rompa la uña, debes cortar la uña astillada con unas tijeras. Este puede ser un proceso un poco doloroso, pero así evitarás que se astille más la uña y que se introduzca más hacia la carne.

3. Utiliza tu lima de uñas para suavizar los bordes de las uñas astilladas. Realiza los movimientos en la misma dirección para evitar que los queden bordes desiguales. Pasa el borde de otro de tus dedos por la uña recién limada y comprueba que no ha quedado ningún pico que se pueda enganchar con nada.

4. Pinta de nuevo la uña poniendo bajo tus dedos una toallita o un pañuelo que te permita trabajar más cómodamente sin mancharte.

5. Cuando estés pintando la uña ten especial cuidado con la parte astillada. En esa zona debes pintar lentamente y comprobar que la superficie de la uña ha quedado perfecta.

6. Recuerda que si tienes las uñas postizas siempre debes llevar contigo un kit que te permita de manera inmediata cambiar la uña rota o astillada.

Mejora tus uñas

Ahora puedes mejorar el aspecto de tus uñas muy fácilmente si tienen estrías o irregularidades que deslucen el esmaltado, toma nota de los siguientes pasos:


Primero con el palito de naranjo, presiona suavemente las cutículas de las uñas.


Luego con una lima de cartón de grano fino, puedes empezar a limar en forma horizontal y con cuidado, la superficie de tus uñas. No te pases limando.


Con un cepillo especial para manicura, elimina los restos de tus uñas que hayan quedado por la superficie.


Puedes aplicar una base niveladora de porcelana para darle un acabado perfecto.


Cuando estén secas, emple el esmalte por encima la uña con el color que más te guste.

Tipos de uñas postizas


Seguro que estos días tienes algún acontecimiento especial como por ejemplo una boda o un bautizo, pues bien, has decidido lucir tus manos con unas uñas perfectas, pero tu uñas no son tan perfectas como a ti te gustaría. Una excelente opción es elegir entre algunos de los diferentes tipos de uñas postizas que existen en el mercado.

Las uñas artificiales han ido evolucionando desde su salida al mercado. Como resultado, la industria de las uñas postizas se ha dedicado a desarrollar nuevos métodos y tipos de uñas artificiales que parecen cada vez más naturales. Hoy en día las uñas postizas más utilizadas están hechas de acrílico, gel o porcelana. Dependiendo de cuánto te quieras gastar y el mantenimiento que vayas a proporcionar a estas uñas, podrás elegir entre estas diversas opciones.


Acrílicas– son la elección más popular y las más duraderas. Primero se pegan sobre tu uñas y después se les aplica el acrílico. Este acrílico es una combinación de un líquido especial con un polímero en polvo. La capa seca y se forma una robusta formación que parece plástico duro. Suelen parecer más gruesas que las naturales y son muy muy resistentes.

Porcelana– similares a las anteriores, pero estas se forman a partir de vidrio. Debido a que es un material más fino, son más frágiles que las de acrílico.

Gel– tienen un aspecto natural, pero no son tan resistentes como las uñas de acrílico. Están formadas por la aplicación y el endurecimiento de capas de resina. La resina se endurece cuando se expone a la luz. A diferencia de las acrílicas, las uñas de gel ya vienen con colores y, por lo tanto, no es necesario pulirlas para pintarlas.

Uñas de gel


Las uñas son una de las partes del cuerpo de las mujeres que más intentamos cuidar, ya sea por pura coquetería o simplemente por higiene. Además, es un punto fuerte que ensalza nuestra feminidad y nuestra belleza.

Aunque parezca mentira, las uñas dicen mucho de cada persona, y es una de las partes en los que más se suelen fijar las personas que nos rodean. Por ello, hay que llevarlas siempre arregladas para causar una buena impresión.

La nutrición juega un papel muy importante en su estado. La falta de vitaminas deja constancia en ellas proporcionado un aspecto poco estético. Para combatir este defecto y lucir unas uñas prefectas, la tecnología ha sacado al mercado una nueva tendencia, las uñas de gel, lo último en estética.

Son nada más y nada menos que unas uñas artificiales, semejantes a las de porcelana, con la diferencia de que estas dan una sensación de mayor naturalidad, son más finas, ligeras y fuertes. Además, son más duraderas gracias a su buena adherencia.

Las puedes llevar el tiempo que desees, tu eliges, pero para ello necesitas mantener una estricta revisión, es decir, cada tres semanas aproximadamente debes ir al centro de estética para ir rellenándolas a medida que estas van creciendo.

El gel es un producto más manejable y versátil que la porcelana, por eso es más fácil trabajar con él. Realmente es espectacular, nos puede llegar a ofrecer unos resultados sorprendentes. Simplemente lo aplicas sobre la uña y ya puedes moldearlas a tu antojo.

Por si fuera poco, no importa si tus uñas están súper estropeadas o si las tienes mordisqueadas, el gel se adapta a cualquier situación o superficie, hecho que proporciona una mayor naturalidad.

Hacer la pedicura


Considerados como la parte más sufridora de nuestro cuerpo, los pies día a día padecen grandes caminatas, multitud de escaleras, tacones, rozaduras… por eso es necesario que les dediquemos el tiempo que necesitan para estar en buenas condiciones y así cuando llegue la época veraniega podamos lucirlos como se merecen.

La pedicura es el tratamiento de belleza que se encarga de cuidar los pies y las uñas de los píes. En los centros donde se realizan estos tratamientos también se preocupan por las piernas ayudando a la mejora de la circulación sanguínea realizando un confortable masaje.
Pero nosotras mismas podemos hacernos nuestra propia sesión de pedicura “casera”.
Necesitaremos algunos materiales, como por ejemplo quitaesmaltes, limas, crema hidratante, piedra pómez, entre otros.

Lo primero que haremos será quitarnos el pintauñas si es que llevamos las uñas pintadas. Una vez realizado este proceso pasaremos a introducir nuestros pies es un cubo de agua templada con jabón o con un poco de limón, durante aproximadamente 10-15 minutos.


A continuación secaremos bien nuestros pies y pasaremos a comprobar las zonas de durezas o callos. Lo que haremos será pasar nuestra piedra pómez para que la zona quede mucho más suave.
Una vez terminamos con la piedra pómez, comenzamos a cortar las uñas, limarlas y eliminar las posibles cutículas que tengamos.

Ahora nos daremos un relajante masaje con nuestra crema hidratante o con algún aceite balsámico.
El proceso terminaría aquí si no solemos llevar las uñas pintadas. Si por el contrario nos gusta pintarnos las uñas, ese sería el último paso. Colocaríamos algodones entre nuestros dedos o los separadores especiales que hay en el mercado y ¡a pintar!.

Elegir la forma de las uñas


Cuando te haces la manicura le das a tus uñas diferentes formas que sin darte cuenta pueden indicar lo clásica que eres, si eres más o menos práctica e incluso si eres una mujer fatal.
También, además de la forma de de las uñas, influye mucho en el aspecto final la forma de los dedos y, si te pintas las uñas, el color elegido para ello.

Las formas más habituales que se suelen dar a las uñas son:

Uñas cuadradas o cuadradas redondeadas

Este estilo es uno de los más modernos. Normalmente las mujeres que eligen esta forma son mujeres prácticas y que se preocupan por la moda. Moldean las últimas tendencias a su forma de vida sin que sea una obsesión.
Si limas bien las uñas (se recomienda siempre limar, no cortar con tijeras) las uñas se endurecen más y se rompen menos. Lima las uñas sin meterte demasiado por los bordes.

Uñas ovaladas

El estilo más clásico y a la vez es el estilo que nunca pasa de moda. Si tus uñas son quebradizas y además trabajas mucho con las manos, no es muy recomendable ya que se pueden producir más roturas debido a la forma. Mantén la forma limando la uña siguiendo la forma ovalada ya realizada anteriormente.

Uñas con punta

Este es el estilo más sexy. Tienes que tener cuidado si decides utilizarlo, por que es el estilo que más pasado de moda puede estar o por el contrario estar más de moda en el momento en el que decidas utilizarlo.
Dependiendo de la dureza de tus uñas será más o menos recomendable, debido a que es la forma con la que se rompen más las uñas.

Uñas cortas redondeadas

Se caracteriza por ser la forma más duradera. Lo bueno es que si tienes los dedos cortos esta forma te va a permitir que parezcan más alargados. Estiliza más los dedos.

Tú eliges.