Cirugía láser ocular


La cirugía láser ha hecho posible que muchas personas puedan liberarse de sus gafas o lentillas de una manera rápida y eficaz. Las primeras operaciones con láser, empezaron a realizarse en Berlín en el año 1987. Desde entonces, se han realizado millones de estas operaciones. La cirugía láser ocular es muy eficaz para la corrección de la miopía y el astigmatismo.

Después de un extenso análisis de tu ojo, tu oftalmólogo utilizará el láser para vaporizar el tejido de la cornea del mismo. Con una curvatura corneal modificada, los problemas de enfoque se verán reducidos o incluso eliminados. Los ojos suelen curar impresionantemente bien, y los resultados son excelentes, consiguiéndose así que la mayoría de los pacientes logren volver a tener una visión normal o casi normal.

No te preocupes por el postoperatorio, ya que no suele ser necesario permanecer ingresado. El proceso tarda apenas unos minutos en llevarse a cabo y no es doloroso. Permanecerás despierto durante la operación. Las dos intervenciones más comunes son las de PRK y LASIK. Al realizarla con LASIK, el oftalmólogo usa una cuchilla especial oscilante para hacer un delgado corte en la cornea. Posteriormente aplica el láser y termina la operación. No se utilizan puntos de sutura.

Al utilizar el PRK, la capa superficial del ojo se debe limpiar antes de que el láser entre en acción. Esta capa vuelve a crecer. Tu oftalmólogo debe ser el que elija el tipo de operación que más te conviene. Un resultado final específico no puede ser garantizado, aunque puede ser deducido sobre la base de datos de miles de los casos anteriores que preceden a cada operación. Las complicaciones serias son muy raras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *