Cómo cuidar los tatuajes


Cuando decides hacerte un tatuaje, debes tener en cuenta que, después de realizarlo, debes seguir una serie de normas para cuidarlo y, al mismo tiempo, cuidar de tu piel, de forma que el diseño final no se vea alterado y puedas disfrutar del adorno que aporta a tu piel.

– Después de hacerte el tatuaje debes mantenerlo protegido con una venda como mínimo durante 24 horas.

– Aunque te pique, no lo frotes, ya que cualquier roce puede alterar el diseño original. Puedes aliviar el picor con hielo, lo cual te ayudará a evitar la hinchazón y el enrojecimiento. Tampoco toques las costras, ya que si lo haces la tinta se saldrá y con el paso del tiempo quedarán huecos que hagan que el resultado final no sea el que habías planeado.

No lo hidrates con vaselinas o cremas de este estilo. Cuando te laves la zona del tatuaje, sécate con una toalla de algodón mediante toques suaves, sin frotar, para no alterar el diseño del tatuaje.

– Durante la primera temporada de tu tatuaje es mejor no ir a piscinas, jacuzzis o saunas, ya que los lugares públicos y húmedos no resultan muy beneficiosos para tu piel en estos momentos. Tampoco debes exponerlo al sol, por lo que es mejor que no elijas el comienzo de verano para realizarte un nuevo tatuaje.

No olvides que cuidar de tu tatuaje es cuidar de ti y de la belleza de tu piel. Después de un tiempo, debes continuar cuidándolo, así que si vas a la playa o la piscina no olvides hidratarlo con un protector solar que tenga como mímino un factor 30 de protección para evitar futuras complicaciones. Como siempre, lo mejor es seguir el consejo del especialista, por lo que sigue las indicaciones de quien te realizó el tatuaje o, si tienes dudas, acude a un dermatólogo que te facilite más detalles sobre su cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *