Cómo eliminar tatuajes con láser


La decisión de hacerse un tatuaje es algo que se debe meditar, ya que, excepto si decidimos probar con la gena, nos acompañarán el resto de nuestra vida. Sin embargo, por distintas causas, a veces esta decisión no se piensa lo suficiente y entonces nos vemos ante la duda de cómo hacerlo desaparecer.

Existen diferentes técnicas pero, sin lugar a dudas, la mejor es la utilización del láser, porque consigue eliminar totalmente le tatuaje y no deja cicatrices en la piel.

No es una opción económica, ya que su precio varía entre los 720 y los 6.000 euros, dependiendo de si es necesaria la combinación de diferentes tipos de aparatos láser tanto para eliminar los distintos colores que componen el tatuaje como para conseguir hacerlo desaparecer de todas las capas de la piel. De los colores utilizados, el rojo es uno de los más difíciles de eliminar.

Eliminar totalmente el tatuaje es un proceso lento que requerirá tiempo, normalmente varios meses, porque, al aplicar esta técnica, el láser consigue que los pigmentos utilizados se fragmenten en porciones tan minúsculas que puedan ser absorbidas y eliminadas por el cuerpo, de forma que el grabado vaya desapareciendo de forma gradual.

La larga duración del tratamiento se debe a que, para no dañar la piel, las sesiones no pueden ser mayores de quince minutos y es necesario que transcurra una semana de una sesión a otra. Al terminar una serie de sesiones, que normalmente son entre seis y ocho, quedará una pequeña costra que desaparecerá en pocos días y, aunque la zona quede sonrosada, recuperará su aspecto normal después de un tiempo.

Eso sí, recuerda que para seguir este tratamiento es necesario ponerse en manos de buenos profesionales. De lo contrario corremos el riesgo que sufrir quemaduras o que nos queden cicatrices en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *