Cómo sacar todo el partido a los anticelulíticos


Las mujeres mantenemos una batalla constante con la celulitis, intentando que desaparezca o, al menos, que resulte mucho menos visible. Esta batalla se hace aún más intensa con la llegada del buen tiempo, porque utilizamos ropa más ligera, que deja más superficie de cuerpo visible y la celulitis parece más visible que nunca, especialmente en bañador.

Para librarnos de ella, uno de los aliados con los que contamos son los anticelulíticos. Sin embargo, lo normal es que los dejemos de utilizar porque no parecen dar los resultados no esperados. Esto, puede deberse a una falta de eficacia del producto pero, en muchas ocasiones, no resulta efectivo porque no los aplicamos del modo correcto.

Para que el anticelulítico sea realmente efectivo, es necesario que lo apliquemos sólo en la zona que queremos tratar. Si queremos reducir celulitis en los muslos, no debemos extenderlo por las caderas o las piernas, sino sólo en los muslos. Si tenemos celulitis en las caderas o en las rodillas, debemos considerar cada zona independientemente y centrar nuestra atención en ella al aplicar el producto.

Antes de aplicarlo, debemos realizar una exfoliación suave de la zona utilizando un guante de crin, para facilitar la penetración del producto. No frotes demasiado fuerte con el guante, ya que no es conveniente irritar la piel antes de aplicar el anticeluítico. Por ello, lo mejor es aplicártelo inmediatamente después de la ducha, con la piel exfoliada y los poros abiertos por el agua templada.

Debes aplicarlo siempre mediante un masaje circular en la zona hasta que el producto se absorba por completo. Si la celulitis es dura y con nódulos, debes masajear profundamente, presionando con los nudillos para movilizar los nódulos de grasa. Si es blanda, masajea con la palma de la mano, para estimular la circulación sanguínea y la eliminación de toxinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *