Cómo tener unas piernas suaves después de la depilación


Independientemente del método de depilación que utilicemos, es habitual que después depilarnos nuestra piel quede reseca, áspera e incluso irritada, lo que puede hacer que aparezcan rojeces, granitos o incluso desescamaciones que restan belleza y suavidad a nuestras piernas.

Para evitarlo y lograr una piel de seda después de la depilación, aquí te mostramos algunos consejos:

– Inmediatamente después de depilarte aplícate una loción hidratante y nutritiva que no contenga alcohol para evitar que la piel se irrite aún más. También es aconsejable, antes de depilarte, lavarte las piernas con agua y jabón porque, de ese modo, el vello se ablanda y resulta más fácil depilarte. Para lograr una mayor suavidad, no olvides hidratarte la piel de las piernas todos los días, no sólo cuando te depiles.

– También puedes dar una suavidad extra a tus piernas aplicándote después de la depilación un poco de aceite de oliva. Puedes hacerlo con la mano o, si lo prefieres con un paño, poniendo bastante aceite para que la piel lo absorba bien. Déjalo actuar durante unos cinco minutos y para terminar aclárate las piernas con agua tibia. No utilices agua caliente porque la piel estará muy sensible tras la depilación y podría enrojecerse.

– Para evitar la aparición de granitos aplícate un poco de bicarbonato sobre la piel de las piernas después de la depilación. El bicarbonato cierra los poros rápidamente, con lo que evitarás que la piel se infecte y aparezcan los granitos.

– La miel también te ayudará a conseguir una mayor suavidad aplicarte miel sobre las piernas después de depilarte y dejarla actuar durante media hora antes de retirarla con agua tibia. Además de suavidad, también proporcionarás a tus piernas una hidratación extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *