Consejos para depilarte las piernas con maquinilla


Uno de los métodos más socorridos para depilarnos el vello de las piernas es la maquinilla, ya que nos permite lucir unas piernas suaves y sedosas en pocos minutos, y podemos depilarnos incluso mientras nos duchamos, con lo cual estaremos listas aún en menos tiempo.

Sin embargo, cuando nos depilamos con maquinilla, si no lo hacemos bien, puede que nuestra piel termine irritada, dañada e incluso sintamos picor provocado por el roce de la cuchilla de nuestra piel, además de sufrir pequeñas heridas debido a los cortes que, sobre todo cuando nos depilamos a gran velocidad, nos provocamos.

Aunque parezca que la depilación con cuchilla es la que menos dura, si lo hacemos correctamente, podremos disfrutar de unas piernas suaves y sin vello durante varios días.

El primer paso antes de depilarnos es humedecer la piel de las piernas con agua caliente para que de ese modo el vello se suavice y sea más fácil eliminarlo.

A continuación nos aplicaremos el gel o la espuma de afeitar. Si no tienes a mano, siempre puedes aplicar una capa abundante de gel de baño, que protegerá la piel al tiempo que la suaviza. También puedes aplicar jabón, aunque esta última opción puede resecar tu piel.

Para lograr una depilación perfecta debes hacer pequeñas pasadas comenzando desde los tobillos, en la dirección contraria al vello. Lo mejor es pasar la maquinilla dos o tres veces por la misma zona pero sin ejercer ninguna presión para no irritar la piel y evitar los pequeños cortes. Ten cuidado especialmente en aquellas zonas donde hay pliegues en la piel, como en la parte posterior de las rodillas o en los tobillos.

Para terminar, aclárate bien la espuma y aplícate después una crema hidratante. Si te has hecho alguna pequeña cortadura, aclárala bien y aplícate un poco de antiséptico tópico para evitar que se te infecte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *