Consigue el bronceado más bello


Aunque aún estamos en primavera, muchas de nosotras ya nos estamos preparando para poder disfrutar del sol. Sin embargo, no debemos olvidar que el sol es uno de los factores que más responsabilidad tienen en el envejecimiento cutáneo, por lo que deberemos prepararnos debidamente para conseguir un bonito sin dañar nuestra piel. Para evitar que esto ocurra, debemos seguir tres pasos muy importantes:

Preparar la piel: Para protegernos mejor del sol nada como activar nuestra protección natural, la melanina, para evitar que la piel enrojezca o se queme. Para ello podemos utilizar los prebronceadores que es conveniente comenzar a utilizar quince días antes de empezar a tomar el sol. Tampoco debemos olvidar los productos ricos en caroteno como la zanahoria y el tomate, o aquellos ricos en vitamina E como el pescado y las legumbres, que nos ayudan a prevenir la desescamación de la piel y a prolongar el bronceado.

Proteger la piel: Debemos tener en cuenta que los tres primeros días de exposición al sol son muy importantes, por lo que no deberemos tomarlo durante más de cinco minutos el primer día, diez el segundo y quince el tercero, sin olvidarnos, por supuesto, de aplicarnos un protector solar con un nivel de protección adecuado para nuestro tipo de piel. Además, a partir de los 25 años deberemos utilizar también protectores para la piel del rostro para evitar la aparición prematura de arrugas.

Reparar la piel: Es imprescindible después de tomar el sol. Todos los bálsamos, cremas, leches y geles para después del sol contienen elementos calmantes, antiinflamatorios, hidratantes, suavizantes y regeneradores de la piel, con lo que, además de hidratarla, la aliviarán y mitigarán la sensación de tirantez y de prurito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *