Cosméticos para perder volumen

perder-volumen
Muchas veces se hace dieta para perder peso, pero no se consigue bajar el volumen o se obtienen los resultados esperados. Esto sucede porque no siempre la grasa es la responsable o la culpable del aspecto físico que tenemos, sobre todo, cuando la mujer se nota hinchada. Una situación en la que luchar contra la retención de líquidos es totalmente fundamental para perder ese volumen. Y, una vez más, la cosmética se convierte en una gran aliada.

Los consejos

Además de hacer ejercicio y seguir una alimentación adecuada como siempre que se quiere mejorar el cuerpo, se pueden emplear también para este fin una serie de cosméticos que suelen ser bastante efectivos.

Su aplicación es muy sencilla porque se tienen que extender e incidir en la zona en la que se concentra el problema que, habitualmente, suele ser el abdomen, cadera y piernas en el caso de las mujeres. A la hora de elegir estos productos hay que fijarse muy bien en su composición porque, aunque se indique que son drenantes, no todos tienen el mismo efecto ni se consigue el mismo resultado.

perder-volumen
Entre los más efectivos están todos aquellos que tienen arcillas, sobre todo la verde, porque estimula la circulación sanguínea y ayuda a eliminar las células muertas y, en consecuencia, reduce la celulitis. También los que incorporan algas son excelentes opciones. La mejor alternativa es la fucus porque acelera el metabolismo a la vez que tonifica la piel.

Los cosméticos que llevan café son igualmente una buena opción porque tienen un importante poder drenante. En este caso, la ventaja es que no necesitas comprar cosméticos porque puedes utilizar los posos del café de la cafetera de casa para extenderlos en forma de círculo sobre la piel, que previamente se ha tenido que humedecer. Otro beneficio es su poder exfoliante.

La acción de estos cosméticos específicos se puede potenciar con otros consejos como aplicar la crema corporal hidratante y nutritiva habitual dando un masaje desde los tobillos a las caderas, así como con duchas de agua tibia y fría por la mañana y por la noche, haciendo especial hincapié con los chorros fríos en las zonas donde se focaliza el problema. Ya verás como funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *