Criolipolisis


La grasa localizada, esos molestos “michelines” que tantos quebraderos de cabeza nos dan, siguen siendo un motivo de preocupación tanto de hombres como de mujeres. Afortunadamente, en esta lucha, contamos con la ciencia como aliada, que poco a poco nos va dando armas con las que destruir al enemigo. Una de estas últimas armas ha sido desarrollada por científicos de Harvard y se denomina criolipolisis.

Este nombre hace referencia a que en este tratamiento se utiliza el frío para la eliminación de la grasa corporal y se basa en el hecho de que, ante temperaturas muy frías, las células grasas se destruyen, con lo cual es posible hacer una eliminación localizada de dichas células. Es por esto que esta técnica está más indicada para personas con grasa localizada que para personas obesas.

La técnica se realiza con un aparato especial que alcanza temperaturas muy bajas. Después, durante unas dos o tres horas, dependiendo de la zona a tratar, se transmite frío a la zona mediante un aplicador, sin necesidad de agujas, incisiones, y lo que es más importante, sin provocar dolor y sin necesidad de ningún tipo de anestesia. Esto es debido a que, al aplicar el frío a la zona, esta queda totalmente insensibilizada.

La gran ventaja de la criolipolisis es que no es necesario un periodo de recuperación posterior al tratamiento, por lo que la incorporación a la actividad cotidiana es instantánea, y, por otro lado, los resultados son visibles en el momento de abandonar la clínica de estética, ya que el mismo aparato que nos aplica el frío succiona la grasa de la zona a tratar, con lo cual, al salir de la clínica, saldremos con una cintura o unas caderas nuevas.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *