Cuida tus axilas


Normalmente prestamos atención a nuestro rostros, nuestros pies, manos, vientre, pero muchas veces nos olvidamos de las axilas. Realmente solemos prestarlas atención solamente cuando nos depilamos y después no volvemos a hacerlas caso, sin tener en cuenta que es una parte del cuerpo cuya piel es extremadamente delicada y sometida a muchos agentes irritantes. Por ello no debemos olvidarnos de cuidarlas.

– En las axilas se acumula flora bacteriana que, junto con el sudor hace que sea una zona muy propensa a las infecciones cuando nos depilamos. Por eso es muy importante cuidar la higiene de las axilas, para evitar que se acumulen las bacterias de las que hemos hablado antes, que producen mal olor e irritación.

– Utiliza un desodorante suave o un antitranspirante, siempre cuidando que sea el que mejor se adapta a tu tipo de piel. Pero recuerda no abusar de los antitrasnpirantes, ya que impiden que la piel de tus axilas respire. Es mejor utilizarlos para ocasiones especiales, en las que debemos evitar las manchas de sudor en la ropa.

– Si te depilas con maquinilla, utiliza un gel suave o una crema hidratante. Ten mucho cuidado con los posibles cortes en esta zona, y si te cortaras, lávate bien el corte para evitar que queden sobre él restos de jabón y aplícate un antiséptico.

– Si sudas mucho, lo que se conoce como hiperhidrosis, y se está convirtiendo en un problema para ti, que no logras resolver con un antitranspirante, puedes solucionarlo en una sola sesión de láser o una sesión de bótox cada seis meses.

– Finalmente, para que estén suaves, mezcla en un recipiente unas gotas de limón con unas gotas de glicerina y una gotas de aceite de oliva. Aplícalas en tus axilas diez minutos antes de ir bañarte y al salir de baño emplear una crema hidratante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *