Cuidados para el cutis sensible


El tanto por ciento de mujeres que notan que la piel de su rostro se va volviendo más y más sensible aumenta cada día. Actualmente, siete de cada diez mujeres definen su cutis como tal. Sin embargo, no todos los cutis sensibles son iguales, ya que puede tratarse de algo ocasional, debido a factores que incrementan este problema, como el estrés la contaminación o la radiación ultravioleta, y aquellos que son sensibles independientemente de las condiciones externas.

Si éste es actualmente nuestro tipo de cutis, lo más recomendable al elegir un tratamiento cosmético es escoger aquellos que contentan ingredientes de origen natural y que no tengan sustancias químicas como conservantes, perfumes o colorantes, para evitar que dichos productos nos causen alguna reacción cutánea. En estos casos nuestros mejores aliados son el agua termal, el aceite de argán, que suaviza y nutre nuestra piel y la caléndula, que es un producto con gran eficacia cicatrizante y antiinflamatoria.

En estos casos la alimentación también juega un papel muy importante, como en todo lo relacionado con nuestra belleza. Para proteger la piel del clima y de la contaminación debemos consumir alimentos de color naranja (los carotenoides), vitamina E, que se encuentra en los frutos secos y aceites vegetales, así como papaya, soja, uva o té verde.

Las venitas marcadas que a veces se destacan en nuestro cutis y que se deben a la mala circulación se pueden combatir con vitamina P que se encuentra, por ejemplo, en la cebolla. También debemos disminuir el consumo de café, cigarrillos y bebidas alcohólicas.

Finalmente, si te rocías la piel con un spray con agua termal en la mitad del día, además de que conseguirás devolver luminosidad a tu maquillaje, calmarás tu cutis de forma inmediata. En cuanto a las bases de maquillaje, elige las que sean minerales, ya que cuidan la superficie de tu piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *