Cuidar la piel del rostro en invierno


Si el cuidado de la piel de la cara es importante todo el año, lo es aún más en invierno. Las inclemencias climatológicas como el frío, la nieve, el viento y los cambios bruscos de temperatura pueden resecar y dañar nuestra piel haciendo que aparezcan rojeces e incluso dermatitis.

Para evitar esto podemos seguir diferentes pautas:

Hidratar más la piel, con productos con mayor nivel de hidratación de los que utilizamos habitualmente. No hay que olvidar que la calefacción aumenta el nivel de sequedad del ambiente en esta época del año. Por ello también es necesario beber más agua para mantener un nivel natural de hidratación de la piel. Esto es especialmente importante para las pieles secas.

Proteger la piel del rostro con prendas de abrigo. Bufandas, bragas y gorros se deben convertir en parte indispensable de nuestra indumentaria.

Limpieza de la piel mañana y noche. En invierno debemos utilizar productos más suaves, por lo que evitaremos el uso de exfoliantes y otros productos que puedan agredir y debilitar nuestra piel. Un limpiador con hidratación adicional nos ayudará en esta tarea.

Es necesario prestar una atención especial a los labios. Un buen consejo es mantenerlos hidratados con cacaos ricos en vitamina E, que incrementan la protección del cacao. De esta forma evitaremos que nuestros labios se sequen o agrieten.

Si vamos a la montaña o a la nieve, es necesario complementar este cuidado con una protección solar suficiente para evitar las quemaduras solares y prestar atención especial al cuidado de la nariz y los labios, cuya sensible piel se quema más fácilmente.

Con todos estos cuidados gozaremos de una piel suave, cuidada y luminosa incluso en el más duro invierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *