Cuidar tus pies


Atenciones regulares, higiene y ejercicio son algunos detalles que puedes realizar sin que te lleven demasiado tiempo y así poder lucir unos pies muy bonitos. Tus pies, no sólo soportan el peso de tu cuerpo, también tiene que caminar por diferentes superficies que pueden llegar a producir problemas a tus pies.

Aparte de los dolores generales tus pies se pueden ver afectados por diferentes problemas, como por ejemplo: la mala circulación, callos, las infecciones bacterianas y hongos, etc. De hecho, la mala postura de tus pies durante un tiempo excesivo puede producir tensión en la espalda, dando lugar a dolores de espalda. Aquí tienes algunos consejos:

-Cuando camines o simplemente estés de pie, intenta mantener los dedos de los pies de forma recta.
Levanta los arcos de los pies ligeramente, de modo que tu peso corporal se apoye en los bordes exteriores de las plantas de los pies.
-Camina descalza, es muy reconfortante.
-Realiza diferentes ejercicios que ayuden a fortalecer tus pies.


Recuerda que tus zapatos no deben apretarte en exceso. Esto puede interferir en la circulación de la sangre y causa la aparición de callos o durezas indeseables. La parte frontal de los zapatos debe ser lo suficientemente amplia como para permitir que haya suficiente espacio para mover los dedos de los pies. Durante las épocas de mucho calor evita llevar los zapatos cerrados. Usa sandalias para así ayudar a la ventilación de tus pies y que n estén constantemente húmedos. Si después de un día agotador, notas que la circulación de tus pies no va muy bien alterna sobre ellos chorros de agua fría y agua caliente. Ya verás como mejoran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *