Diferencias entre perfume y eau de toilette


Llega el buen tiempo y, al igual que aligeramos nuestra ropa, también las fragancias aparecen con versiones más ligeras apropiadas para los meses de calor. En estos meses buscamos aromas suaves y frescos que acompañen al espíritu veraniego. Podemos elegir entre muchos tipos de fragancias, y aunque cada casa de perfumes tiene su propio baremo a la hora de clasificar su perfumes, de modo general podemos encontrarlos divididos en estas categorías:

Eau Fraîche. Son frescas porque sus esencias son cítircas, florales y aromáticas. Se elaboran aproximadamente en una concentración del 7% que se disuelve en alcohol de 60 ó 70 grados. Son refrescantes e ideales para el calor. Podemos encontrarlas en tamaños grandes tanto con vaporizador como sin él.

Eau de toilette. Es un fragancia muy ligera y también muy fresca que se evapora rápidamente. Suele contener un 10% de esencia aromática. Al ser poco persistente, es muy utilizada en verano, ya que el su aroma no se hace intenso. Es ideal para ser utilizada después de la ducha tras haber realizado ejercicio.

Eau de parfum. La podemos aplicar sobre el pelo o la ropa, pero teniendo mucho cuidado con las telas delicadas, que se pueden machar. Suelen incluir una concentración de esencia entre el 15 y el 20%. Es menos intensa que el estracto de perfume y bastante persistente. La encontraremos siempre en tamaño pequeño.

Perfume. Es la versión más cara de cualquier fragancia, ya que puede llegar a tener una concentración de aromas de hasta el 20%. Se aplica directamente sobre la piel, en las muñecas y en el cuello. Los tamaños en los que se presenta son muy pequeños, ya que su aroma está muy concentrado y es muy perdurable, por lo que no debemos abusar del producto al aplicárnoslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *