Disimular las arrugas


A todas nos preocupan las arrugas y nos gusta disimularlas. Sin embargo, no debemos caer en el error de intentar ocultarlas aplicando capas y capas de maquillaje sobre ellas. De ese modo, sólo lograríamos el efecto contrario, logrando que se noten más y dando a nuestra piel un efecto apergaminado que no nos favorecerá en absoluto.

Por ello, lo primero que haremos será aplicar una crema humectante sobre las arrugas, si es posible que sea rica en vitamina A, lo que ayudará a dar una apariencia tersa a nuestra piel.

Después, con paciencia aplicaremos corrector de ojeras sobre cada arruga, para lo cual usaremos un pincel o un utensilio fino que te facilite la tarea, como un palillo. Después aplica la base de maquillaje proporcionadamente sobre tu rostro. No utilices colores más oscuros que tu piel y si te aplicas polvos, no lo hagas directamente sobre las arrugas o las remarcarás. Lo ideal es tener dos bases de maquillaje, una más clara, que aplicarás sobre la zona de las arrugas y otra más oscura para el resto de la cara, pero recuerda que siempre, tras la aplicación, debes dar uniformidad al maquillaje para evitar que queden zonas de contraste de color en el rostro, lo que lograrás pasando suavemente una esponjita sobre la base.

Los tonos de sombra de ojos o labios que elijas deben endulzar tus rasgos en lugar de oscurecerlos, por ello una buena idea es aplicar lápiz de ojos marrón o gris en lugar de negro, al igual que la máscara de pestañas, en las que deberás optar por tonos amarronados. Recuerda que los colores claros y difusos disimulan mejor las arrugas. Lo ideal es que los tonos que utilices sean parecidos al tono de tu pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *