Drenaje linfático para retención de líquidos


El drenaje linfático es, además de un tratamiento de belleza, un gran aliado para nuestra salud. Por otra parte, nos ayudará a perder peso más rapidamente, ya que, con él conseguimos eliminar líquidos retenidos que se traducirán en una pérdida de peso en la báscula.

El drenaje linfático manual es un masaje suave y rítmico realizado con manos y dedos por todo el cuerpo, ejerciendo la mínima presión sobre la piel. El principal efecto de este masaje es disminuir el volumen del tejido debido a la eliminación de líquidos.

Este masaje trabaja la circulación linfática, que es paralela a la sanguínea. El sistema linfático es el responsable de eliminar las toxinas que se acumulan en nuestros cuerpo y de mantener en perfecto estado el sistema inmunitario. El drenaje linfático actúa directamente sobre el sistema linfático, activando la circulación, mejorando la microcirculación y depurando y ayudando a proteger nuestro organismo.
También está indicado para tratar enfermedades de la piel como acné, rosácea o eczemas. También ayuda a evitar la hinchazón de piernas que padecen muchas embarazadas. Combate la migraña, el cansancio de las piernas, la retención de líquidos y la celulitis y además ejerce un efecto calmante y antiestrés sobre el organismo, ya que tras una sesión de drenaje, el cuerpo queda totalmente relajado.

Sin embargo, a pesar de sus múltiples beneficios, existen casos en los que no está recomendado, como en personas que han sufrido trombosis, personas hipertiroideas, pacientes con problemas renales o insuficiencia coronaria. Así mismo, durante la menstruación no se recomienda realizarlo en el vientre.

Pero, si no padeces ninguna de estas contraindicaciones, ponte en manos de un buen profesional y notarás como tu cuerpo queda ligero e ingrávido después de disfrutar de una sesión de drenaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *