Elegir los colores de nuestras pinturas


Sería todo un sueño que eligiéramos el color que eligiéramos para nuestros productos de belleza, como por ejemplo maquillajes o sombras de ojos, todos nos quedaran bien. Pues bien, este es un sueño imposible. Debemos saber elegir los colores que queremos llevar en función del tono de nuestra piel.

Cuando vamos de compras, a veces, probamos los productos de maquillaje en la tienda, pero por desgracia cuando llegamos a casa y los volvemos a probar nos damos cuenta de que nos hemos equivocado en nuestra elección. Esto se debe, muchas veces, a que las luces fluorescentes de los grandes almacenes son mucho más severas y hacen que percibamos de forma diferente que si fuera luz natural.

Lo creas o no, hay un montón de trucos para ayudarnos a encontrar los colores que nos van bien según nuestro tono de piel. La mayoría de los especialistas en maquillaje dividen la piel en dos categorías: frías y cálidas. Seguro que te estás preguntando cual es la mejor forma de averiguar tu tono, pues bien un buen truco es el siguiente:


Basta con mirar en la parte inferior de nuestro brazo y comprobar el color de nuestras venas. ¿Son azuladas? Si es así, son colores fríos los que mejor nos quedarán (a la derecha de la foto). Si las venas muestran un tono más verdoso, entonces son los tonos cálidos los que mejor podremos combinar (izquierda de la fotografía).

Si este truco no termina de convencerte es recomendable que acudas a un especialista y que te realice una demostración in-situ con los colores que mejor puedes combinar. Esto no falla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *