Aceites naturales para cuidar la piel del rostro


La cosmética natural hace que tengamos a nuestro alcance muchos productos que nos ayuden a cuidar nuestra belleza de modo saludable, aprovechando todas las propiedades de los productos naturales. Por ello, aparte de las cremas que compras habitualmente en las tiendas, puedes complementar dichos tratamientos con otros productos que protegen tu piel relajándola al mismo tiempo, logrando así un look más joven y radiante.

En los que al rostro se refiere, puedes utilizar los aceites faciales naturales, que, al aplicarlos, nutren tu piel y la protegen de las impurezas. El momento ideal para aplicarlas es por la noche, después de desmaquillarnos para evitar que nos aparezcan manchas en la piel. Como son productos muy densos no deberemos aplicarlos todos los días, sino tan sólo una vez a la semana, y ese día prescindiremos de nuestra crema habitual. Si aún no has cumplido los cuarenta años y te apetece comprobar sus efectos, es mejor que te apliques antes una loción hidratante de modo suavices sus efectos en la piel.

Si tu piel es bastante seca y quieres nutrirla sin llenarla de grasa, lo mejor es el aceite de almendras, que te proporcionará tersura y tonificación. Como se absorbe rápidamente puedes utilizarlo también como loción desmaquillante.

Si por el contrario tu piel tiene un exceso de grasa, elige el aceite de menta. Si lo combinas con el aceite de almendras y lo aplicas sobre la piel del cuerpo tu piel se relajará de inmediato. Y si has sufrido una contractura muscular, el aceite de menta te producirá un alivio inmediato.

Si sufres de acné, lo mejor son unas gotas de aceite de avellana. Tiene propiedades astringentes, por lo que proporciona firmeza a los tejidos.

Y un remedio que seguramente ya conoces pero que no está de más recordar: para evitar las patas de gallo, nada como el aceite de aguacate.

Haz tu propio body wrap contra la celulitis


El body wrap o «envoltorio de cuerpo» es un tratamiento que se realiza en spas y centros de belleza para eliminar la celulitis. Es un procedimiento mediante el cual bañamos el cuerpo en aceites esenciales y después lo cubrimos. Te proponemos realizarlo en la comodidad de tu hogar sin necesidad de desplazarte a un spa.

Para el tratamiento necesitarás unas gotas de aceite esencial de pomelo, tomillo, hinojo, lavanda, geranio y bayas de enebros. También entre 15 y 20 gramos de aceite de almendras natural. Papel de cocina transparente y un pijama o una bata que, si puedes, hayas calentado antes sobre la calefacción o con la plancha.

Mezcla el aceite de almendras con las gotas de los demás aceites. Esta preparación la puedes guardar para más adelante, pero recuerda agitarla bien antes de usarla.

Exfolia la piel usando un método seco, como una esponja vegetal o un cepillo de baño. Después aplica la mezcla de aceites la piel, masajeándote enérgicamente, sobre todo en las zonas más problemáticas.

Envuelve las zonas aceitadas con papel transparente de cocina. Si te aplicas el aceite en los pies, ponte unos calcetines sobre el plástico para evitar manchar el suelo y, sobre todo, evitar resbalones. Después ponte el pijama o la bata caliente y siéntate o échate, relajándote durante 20 minutos para que tu piel absorba la mezca de aceites y estos actúen contra la celulitis.

Pasado este tiempo, quítate el plástico del cuerpo y date un baño con agua tibia. No necesitas lavarte con jabón ni hidratar la piel, aunque puedes hacerlo si lo deseas, porque estará muy suave gracias a los aceites.

Asegúrate de que nadie te molesta durante el tratamiento para conseguir una relajación total. Aparte de combatir la celulitis e hidratar la piel, este tratamiento también te librará del estres.

Aceites esenciales embellecedores


Los aceites esenciales son muy conocidos por sus efectos terapéuticos, ya que los podemos utilizar tanto para calmar dolencias musculares o como para relajarnos en la aromaterapia, pero también son unos grandes aliados para nuestra belleza. Eso sí, a la hora de utilizarlos debemos tener en cuenta que no es recomendable utilizar los agentes esenciales directamente sobre la piel ya que podrían producirnos irritaciones. Por ello, los que se utilizan vienen diluidos o mezclados con cremas para eliminar este riesgo. Aquí te damos algunas ideas de aceites que puedes utilizar como cómplices de tu belleza:

El aceite de caléndula, que es idóneo para las pieles muy claras o muy sensibles, ya que ayuda a prevenir la sequedad de la piel.

El aceite de almendras dulces es la elección más indicada para suavizar la piel, sobre todo en zonas como las rodillas, los codos y las manos.

El aceite de árnica es muy útil para realizar masajes porque estimula la circulación sanguínea y genera calor en los tejidos, calmando calambres o contracturas musculares. También es muy útil durante el embarazo para prevenir la aparición de estrías y aliviar el cansancio.

El aceite de rosa mosqueta sirve para nutrir la piel, dándole suavidad y firmeza. Es el mejor para impedir la aparición de estrías dado su alto poder nutritivo.

El aceite de naranja sirve para reanimar y activar las defensas naturales del organismo.

También existen aceites de rosas, lavanda, pino, romero, y muchas otras plantas, con propiedades útiles para curar e ir equilibrando las energías sutiles que rodean al organismo. Como complemento a los aceites, también podemos realizar baños de inmersión aplicando unas gotas de aceites esenciales al agua caliente. Después no tenemos más que deslizarnos dentro del agua y disfrutar de las bondades de estos productos.

Masaje con aceites para un vientre plano


Aunque aún salgamos a la calle con gorro y bufanda, es el momento de preparar nuestro cuerpo de cara al verano. De nada sirven luego las prisas de última hora y someter al cuerpo a esfuerzos que le perjudican. Uno de nuestros objetivos de cada año es conseguir un vientre plano y liso, que podamos exhibir tranquilamente en la playa con el bikini nuevo que nos hayamos comprado. Una de las técnicas que nos ayudarán a conseguir el ansiado abdomen liso son los masajes con aceites esenciales. A continuación te explicamos esta técnica. Podemos elegir cuándo queremos darnos el masaje, si por la mañana o por la noche, y cada momento tiene sus particularidades:

Para realizar masajes por la mañana: Para ello vamos a preparar una mezcla de aceites esenciales que nos ayudarán a eliminar las toxinas, la celulitis y tonificar la piel. En un recipiente, mezcla 250 centímetros cúbicos de aceite de semillas de uva, 5 gotas de aceite esencial de geranio, 5 gotas de aceite esencial de pomelo, 5 gotas de aceite esencial de limón, 5 gotas de aceite esencial de lavanda y 5 gotas de aceite esencial de orégano.

Cada mañana,después de ducharte, echa unas gotas de esta mezcla en tu vientre y realiza un masaje sobre tu abdomen siempre en el sentido de las agujas del reloj, hasta que se absorba en su totalidad.

Para el masaje por la noche: Algunos aceites esenciales pueden ayudarnos a mejorar la digestión y serán estos los que utilizaremos. Por ello vamos a mezclar 250 centímetros cúbicos de aceite de almendras dulces, 5 gotas de aceite esencial de hinojo, 5 de aceite esencial de anís y 5 gotas de aceite esencial de albahaca. Debes utilizarlo con la piel limpia, por lo que lo mejor es aplicarlo después de limpiar la zona y antes de acostarte, con un masaje circular en el mismo sentido que las agujas del reloj sobre la zona del abdomen.

Aceite para masajear el cabello


El aceite de coco ha sido utilizado tradicionalmente durante mucho tiempo en la India y en los Mares del Sur para mantener el cabello suave y brillante. Además, tiene el beneficio añadido de un jugoso y atractivo aroma natural. El aroma de este aceite te puede transportar a cualquier isla paradisiaca del mundo sólo con olerlo.

Aunque no tienen el mismo aroma, también puedes utilizar el aceite de oliva o de sésamo para masajear tu cabeza. Recuerda que un masaje con este tipo de productos se realiza para acondicionar el pelo y hacer que este luzca más brillante. Debes aplicar el aceite por el cabello y cuando llegues al cuero cabelludo frotar en forma circular y no demasiado fuerte. Ten cuidado de no enredarte demasiado el pelo y disfruta de ese momento ya que te relajará bastante.


Seguro que después de darte el masaje te sientes como una niña preparándose para irse a la cama. Cuando eras pequeña tus padres solían lavarte la cabeza y te daban una especie de masaje parecido, pero según te haces mayor ese proceso se va perdiendo y te limitas a lavar tu cabeza de forma rápida sin pararte a pensar que un masaje bien dado por todo el cuero cabelludo puede ser lo mejor después de un duro día de trabajo.

Si no encuentras los aceites que te comentamos, puedes hacer lo siguiente: utiliza un poco de aceite caliente (ten cuidado no te quemes) y añádele un poco de romero o unas gotitas de cualquier otro aceite esencial que tengas. Esta mezcla conseguirá que el aceite huela de forma especial.

Aceites para el rostro


Dependiendo del tipo de piel que tengas, muchas veces no hay nada mejor para mejorarla que el aceite. Aquí tienes algunos consejos que seguro te ayudan a mejorar tu belleza natural y además te permitirán ahorrar algo de dinero.

– Para despertarte con una piel increíblemente perfecta antes de dormir, mezcla una cucharadita de aceite de ricino con media cucharadita de agua de rosas. Aplica la mezcla sobre tu rostro y el cuello y lávate nada más levantarte.

– Si lo que quieres es intentar mejorar la sequedad de tu piel, lo que puedes hacer es empapar un paño con aceite de oliva caliente (ten cuidado no te pases) y cubrir con él tu cara. Cuando pase media hora retíralo y limpia tu cara simplemente con otro paño. Por la mañana lávate bien con agua y jabón.


– Puedes hacer tu propia crema antiarrugas: mezcla una cucharadita de aceite de oliva con un huevo. Distribuye la mezcla por la cara y no la toques hasta que se seque. Posteriormente y con un trozo de algodón humedecido en agua caliente con una cucharada de bicarbonato de sosa, retira la aplicación.

– Hacer tu propia mascarilla no es difícil si tienes los ingredientes necesarios. Mezcla: cuchara de harina, cuarto de cucharadita de cáscara de naranja en polvo, una cucharada de requesón y una cucharadita de aceite de oliva. Mezcla todo bien y aplica la pasta en tu rostro y el cuello. Déjalo hasta que notes que se seca. Luego lávate con agua fría y notarás como tu piel está más suave y tersa.

– Un excelente limpiador se realiza mediante la mezcla de yema de huevo con media cucharada de aceite de oliva y unas gotas de jugo de limón. Aplícalo sobre el rostro y el cuello y déjalo 15 minutos. Después lávate.