Sácale todo el partido al colorete


Cuando queremos dar un poco de color a nuestro rostro, nos aplicamos un poco de colorete sobre las mejillas. Esto hace que, además de estar más atractivas, la piel de nuestro rostro resulte más atractiva a los ojos de los demás por el toque de color que le hemos dado. Pero esto no es lo único que puedes hacer con el colorete, ya que puedes darle muchos más usos que te ayuden a estar aún más atractiva cuando te maquillas:

– Si quieres que al aplicarte el colorete el efecto resultante sea muy natural, lo mejor es, después de aplicártelo, extenderlo con las palmas de las manos secas sobre la cara.

– Si te has pasado con el colorete y tienes un poco aspecto de muñeca de porcelana, solucionarlo es muy sencillo, ya que no tienes más que impregnar una brocha limpia en polvos transparente y después aplicarla en la zona donde has puesto el colorete.
SEGUIR LEYENDO «Sácale todo el partido al colorete»

Elige el colorete perfecto según el color de tus ojos


Cuando buscamos un rubor que realmente sea ideal para nosotras solemos fijarnos en nuestro tono de piel y adecuar el tono del rubor a la misma. Sin embargo, si queremos encontrar el colorete realmente perfecto para nosotras deberemos prestar atención al color de nuestros ojos. Aunque esta idea no parezca muy lógica, debemos tener en cuenta dos puntos: en primer lugar, el tono de nuestros ojos está en relación directa con el tono de nuestra piel y por otro lado, el colorete se aplica muy cerca de los ojos.

– Si tienes los ojos azules, nada mejor para ti que los tonos melocotón o rosa helado, que combinarán a la perfección con cualquier tono de ojos azul, independientemente de que sean claros u oscuros. No debes aplicarte tonos color ciruela, porque quitarán protagonismo a tus ojos.

– Si tienes los ojos color miel, elige coloretes rosas con un tono violeta o tonos malva, que resaltarán el color de tus ojos. Lo interesante de este tono de ojos es que el iris no suele ser de un solo color, sino que suele tener notas marrones y negras, con lo cual puedes jugar también con los tonos que son apropiados para estos colores de ojos. Lo que debes evitar son los tonos rosas anaranjados, ya que minimizan la belleza de los ojos miel.

– Para los ojos verdes nada mejor que cualquier variedad del rosa, que acentuará la intensidad del verde de tus ojos y le dará más magnetismo a tu mirada. No debes aplicarte tonos ciruela oscuros, que eliminarán la magia de tus ojos verdes.

– Si tienes los ojos marrones o negros, puedes utilizar tonos ciruela oscuros o claros, así como rojizos, pero no debes utilizar tonos neutros ni marrones, ya que unificarían demasiado tu rostro.

Cómo aplicar el colorete en crema


La mayoría de nosotras está acostumbrada a utilizar colorete en polvo. Si tenemos el cutis graso, este tipo de colorete es ideal, porque reseca ligeramente la piel eliminando el exceso de grasa y con ello los brillos de la piel. Pero si tenemos la piel seca, debido a este efecto se puede cuartear, por lo que lo mejor es optar por el colorete en crema.

Por otra parte tiene la ventaja de que puedes aplicártelo casi sin mirarte al espejo, ideal para cuando tienes prisa, sin utilizar ni brocha ni espejo. Impelente tienes que aplicar una pequeñísima cantidad de producto en la yema de los dedos y, mediante movimiento circulares, aplicar el colorete sobre el punto de mayor volumen del pómulo, pero siempre con suaves golpecitos, nunca arrastrando los dedos sobre la piel. Si no sabes bien dónde aplicarlo, sonríe y hazlo sobre el lugar del pómulo más sobresaliente.

Después difumínalo bien hacia la sien, para que quede un efecto lo más natural posible, sin grumos. Si con los dedos no lo logras, puedes utilizar una esponjilla para darle uniformidad a la aplicación.

Si quieres dar un poco más de color a tu rostro, puedes aplicarte un leve toque de color en la frente y en la punta de la barbilla, pero que sea apenas perceptible, o de lo contrario tu rostro quedará exageradamente coloreado. Si has echado demasiada cantidad, retira el exceso con un pañuelo de papel.

Por el contenido en aceites que facilitan su aplicación no es aconsejable para la piel grasa, ya que puede provocar la aparición de más grasa en la piel. De cualquier modo, si en algún momento quieres utilizarlo, basta con que cuando llegues a casa te desmaquilles cuidadosamente.

Cómo aplicar el colorete según la forma de tu rostro


El colorete es un elemento esencial a la hora de maquillarnos, ya que realza el rostro dándole color y, por lo tanto, vida y nos proporciona un aspecto mucho más saludable y vital. Pero tan importante como aplicarlo es saber cómo hacerlo según la forma de tu cara:

Si tu rostro es ovalado, aplica el colorete comenzando por lo alto del pómulo ydescendiendo hasta un pooc más arriba de donde se hunde la mejilla, aunque debest ener cuidado de no aplicar colorete demasiado cerca de los ojos o de la nariz. Acentuar la vitalidad del rostro puedes usar un tono más brillante sobre el hueso del pómulo, la frente, la nariz y la barbilla.

Si tu rostro es redondo, para hacerlo más alargado debes dar contorno a tu rostro aplicando un poco de colorete en polvo de un tono un poco más oscuro que el que vayas a usar en la cara en líneas diagonales bajo el pómulo y prolongarlo hacia la mandíbula. También es bueno extender un poco de colorete en los bordes del mentón, de forma que quede sombreado y muy ligeramente marcado.

Si tu rostro es cuadrado, sitúate frente al espejo y sonríe. Después aplica un tono de colorete más brillante sobre las partes que sobresalgan de tu rostro. Después, con una brocha de cerdas gruesas, extiende el colorete bajo el hueso del pómulo en una media luna hasta el extremo superior de la mejilla.

Si tu rostro tiene forma triangular, deberás utilizar un colorete de color vivo en la barbilla y en la zona más prominente de las mejillas. Puedes, con una brocha, usar un tono más oscuro en la zona menos prominente de las mejillas y aplicarlo desde las mejillas hastael extremo exterior de las cejas. Eso sí, no escojas un color demasiado oscuro para este último toque.