Exfoliar los codos para mantenerlos suaves


Seguramente en algún momento habrás sentido la piel de los codos totalmente reseca. Para solucionarlo, debemos realizar una exfoliación de la piel de los mismos, siguiendo un programa de exfoliación para devolver la tersura a tus codos.

Cada día, durante la ducha diaria, frota la zona con una esponja de fibra natural o un guante de crin, según tu preferencia. Después, sobre la piel mojada, traza círculos en el área de los codos, tanto con el brazo extendido como con el codo doblado en ángulo recto. No es muy recomendable utilizar la piedra pómez para exfoliar estas zonas, ya que puede ser un método demasiado agresivo y producir el efecto contrario al que buscamos.

Dentro de este programa de exfoliación también entra realizar un peeling para eliminar totalmente las células muertas. Para realizarlo, echa zumo de limón sobre la piel de los codos y un poco de sal y realiza un masaje suave largo y delicado sobre las zonas rugosas de la piel. Cuando hayas masajeado todas las zonas problemáticas, aclara bien la zona con agua tibia para eliminar los restos de sal y de limón de la piel y, de este modo, prevenir la aparición de manchas.

Una vez que te hayas aclarado bien y secado la piel de los codos, aplica unas gotas de aceite de oliva sobre las zonas donde has realizado el masaje con limón y haz que la piel lo absorba mediante un masaje suave. De ese modo notarás la piel mucho más hidratada y verás como se recupera día a día.

Recuerda que no debes hacer el peeling inmediatamente después de frotar la zona con la esponja o el guante exfoliante, ya que la piel estaría demasiado irritada. Después de la ducha lo mejor es hidratar la piel con una crema para pieles secas o muy secas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *