La belleza y la luna


Sabemos que la luna tiene influencia sobre las mareas y sobre nuestro estado de ánimo pero, ¿sabías también que podemos sacarle más partido a nuestros hábitos de belleza sin seguirmos las fases de la luna? Aunque te parezca increíble, es verdad, y aquí te mostramos cómo hacerlo:

– Si estás pensando en cortarte el pelo, hazlo en cuarto creciente, ya que así crecerá más rápido. Y si quieres que crezca más fuerte, córtalo el primer día del cuarto creciente. Si quieres teñirte el cabello, espera a la luna nueva. De ese modo tu pelo asimilará mejor el color.

– Si vas a depilarte, aprovecha el cuarto menguante. Durante esta fase todo el crecimiento se ralentiza, y el de tu vello también.

– Espera al primer cuarto menguante para ponerte a dieta. Es el momento ideal porque bajarás más rápido de peso. También es un buen momento para iniciar una cura de estress, una visita al balneario o al spa o cualquier actividad relacionada con la relajación.

– También debes esperar al cuarto menguante para hacerte cualquier tratamiento en las uñas. Quítate el esmalte y límpialas. Después aplícate el tratamiento que desees. Observarás como mejorará su brillo y su resistencia.

– Si estás luchando contra la celulitis, el cuarto menguante también es el momento ideal para empezar un tratamiento diurético, pero, eso sí, natural. Bebe abundante líquido o caldos de verduras diuréticas todos los días y apreciarás los resultados más rápido que en cualquier otra fase de la luna.

– En cuanto a la cara, si vas a hacer un tratamiento hidratante, el mejor momento es la luna llena, ya que es cuando más dilatados están los poros. Si quieres hacerte un peeling, espera al cuarto menguante, pues es cuando mayor nivel de renovación celular se da. Finalmente, si optas por una limpieza de cutis, aprovecha el cuarto creciente para realizarla.

Consejos, Cuerpo, Curiosidades,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *