La Mesoterapia


La celulitis ha sido desde siempre nuestro mayor enemigo a combatir. Parece que, una vez que instala en nuestros muslos, caderas o vientre, es imposible deshacernos de ella. Afortunadamente ahora las técnicas estéticas nos permiten ganar una batalla que hace poco tiempo era imposible. Una de estas técnicas es la mesoterapia.

Esta técnica nació en Francia y consiste en administrar pequeñas dosis de productos homeopáticos bajo la piel tanto para ayudar a la oxigenación de la piel como para deshacer los depósitos de grasa propios de la celulitis.

La ventaja de este tratamiento es que, al atacar directamente la zona donde se acumula la celulitis y las toxinas, obtenemos resultados en unas diez sesiones.

Para realizar el tratamiento, se limpia primeramente la zona con alcohol y después se inyecta lo que se denomina un cóctel, compuesto de elementos vegetales reductores de la grasa, promotores de la circulación, reafirmantes y moldeadores de la piel, consistente en vitaminas, aminoácidos y minerales. Aunque el tratamiento se realiza mediante microinyecciones, no produce ningún dolor, tan sólo una pequeña molestia. Sin embargo, sí hemos de evitar tomar el sol después de las sesiones para evitar la aparición de manchas en la piel de la zona tratada.

El tratamiento se realiza normalmente a lo largo de diez sesiones y lo podemos realizar en centros especializados o en las sesiones de estética de las diferentes clínicas. Después de cada sesión es conveniente aplicar un masaje drenante para movilizar los depósitos de grasa destruidos, así como beber mucha agua y hacer un poco de ejercicio suave, como caminar, para que el resultado sea cien por cien efectivo.

La mesoterapia tiene la ventaja añadida de no ser un tratamiento quirúrgico como la liposucción, con lo cual no existe postoperatorio ni posibilidad de complicaciones tras realizar el tratamiento. Sin embargo, como siempre que sigamos un tratamiento estético, es necesario hacerlo bajo supervisión de profesionales cualificados que nos aporten seguridad y calidad en el tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *