La sudoración profusa


Una sudoración excesiva puede ser un síntoma claro de un desequilibrio general del cuerpo. Como todos sabemos, una sudoración demasiado excesiva puede convertirse en un verdadero problema. Este tipo de sudoración se denomina profusa y la padece casi un 2% de la población. Esta, se debe a la sobreproducción de sudor por parte de las glándulas de las axilas, las palmas de las manos, la cara y los pies. Afortunadamente, hoy en día existen diferentes métodos que pueden solucionar parcial o totalmente este problema.

Las glándulas sudoríparas se pueden paralizar temporalmente con inyecciones de Botox, es decir, se bloquea pueden temporalmente pero recuerda que antes de someterte a este tratamiento debes consultar con un médico especialista en la materia. De todas formas, existen remedios temporales que te pueden ayudar a disimular este problema en determinadas ocasiones:

– Camiseta de repuesto
Intenta llevar siempre una segunda camiseta en el coche o en tu bolso. Una prenda nueva te permitirá moverte de manera más cómoda. Recuerda que los colores claros señalan de manera más evidente la zona por la que se está sudando más. El negro es el mejor color. Evita el color gris.

– Elige los materiales de tus prendas
Necesitas que el material permita traspirar a tu cuerpo. Además, existen materiales que se secan más rápidamente que otras. El algodón tarda bastante tiempo en secarse. El poliéster tarda bastante menos tiempo pero este material se desgasta antes con el sudor.

– Túmbate y relájate
Los expertos aseguran que cuando nos tumbamos en posición horizontal, el sudor bajo el brazo se detiene por completo. Esto sucede ya que las glándulas sudoríparas se relajan y reducen su velocidad. Puede que te dé un poco de vergüenza pero, puede ser un buen remedio para dejar de sudar en determinadas ocasiones. Búscate un sitio en el que relajarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *