La temida celulitis


La celulitis, Paniculopatía Edemato-Fibro Esclerótica, puede darse en ambos sexos. Sin embargo, suele ser más predominante en las féminas. En contra de lo que muchas mujeres piensan, no es una consecuencia de la obesidad o el sobrepeso. Diferentes investigaciones han demostrado que la celulitis puede darse en cualquier parte del cuerpo, aunque las partes más habituales son los glúteos, los muslos y el abdomen.

Existen diferentes factores que pueden causar el desarrollo de la celulitis como las hormonas, los hábitos de cada estilo de vida, y la edad. En las mujeres, la celulitis tiende a desarrollarse durante los momentos de cambios hormonales. Estos periodos de tiempo incluyen la pubertad, el embarazo, la menopausia, el síndrome premenstrual, y durante los dos primeros meses de usar algún método anticonceptivo. La celulitis es el resultado de una desaceleración en el flujo sanguíneo y un desglose de los tejidos conectivos.

Las hormonas ayudan a regular los cambios que ocurren dentro de estos procesos. Cuando hay un cambio en estos procesos, la aparición de baches, es muy normal. Estos baches son la celulitis. Ciertos hábitos pueden producir este problema. A pesar de realizar ejercicio regular y mantener una dieta bien equilibrada, es posible que la innombrable aparezca.

Con el tiempo, la piel también va perdiendo su grosor. La pérdida de tono en los tejidos conectivos de la dermis superior y en las capas superficiales de grasa puede causar depresiones visibles en la piel. El desarrollo de diferentes investigaciones, han relacionado el estrógeno con la “rotura” del colágeno. Este desglose de colágeno por los estrógenos puede conducir a la aparición de la celulitis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *