Limpieza de peines y cepillos


A veces, por falta de tiempo, otras veces por pereza, el caso es que muchas veces nuestros peines y cepillos parecen bolas de pelo que directamente decidimos tirara a la basura. La limpieza de peines y cepillos puede parecer una tarea larga y pesada pero, sin embargo, si se utilizan algunos trucos, seguro que ya no te parece una actividad tan pesada. Hoy te damos un pequeño truco para tener unos peines y cepillos siempre perfectos:

– Lo primero que debes hacer es hervir 5 tazas de agua y verterlas en un recipiente bastante grande como por ejemplo una olla. Ten cuidado al verter el agua hirviendo en el recipiente, ya que el vapor puede quemar.

– Lo siguiente que debes hacer es agregar 2 tazas de blanqueador. Cuando hablamos de blanqueador, nos referimos a lejía pero ten cuidado cual elijes, ya que además de dañarte la piel, podría estropear tus peines y cepillos. Seguro que en tu tienda habitual te informan de las últimas novedades en ese sector. Mézclalo todo perfectamente.

– Saca los cepillos y peines que necesitan ser limpiados. Asegúrate de eliminar cualquier pelo de los cepillos y peines antes de colocarlos dentro del agua hirviendo con lejía.

– Coloca los cepillos y peines en el interior de la mezcla, asegurándote de que quedan completamente sumergidos en el agua. Deja reposando la mezcla junto con los cepillos y peines durante al menos una hora.

– Retira los cepillos y peines de la mezcla y enjuágalos con agua fría. Colócalos sobre una toalla y déjalos secarse un buen rato al aire libre, si es posible. Puedes realizar esta limpieza, si quieres, una vez a la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *