Los chakras y el perfume


Existen muchas teorías que intentan explicar por qué cada persona se decanta por un tipo de fragancia en especial. Si seguimos las explicaciones de la filosofía hindú, una de las razones que hacen que te inclines por una fragancia en particular es porque cuando pruebas distintos aromas, se estimulan los chakras o puntos energéticos que tenemos repartidos por el cuerpo y que se corresponden con las glándulas del sistema endocrino. De estos siete chakras son tres los que influyen principalmente en nuestras elecciones olfativas:

Chakra de la cabeza: Este chakra es el de la garganta, por lo que se conoce también como chakra de la comunicación y es predominante en personas racionales que suelen mantener un equilibrio entre la razón y la emoción. Suele también estar muy presente en aquellas personas que poseen una gran capacidad comunicativa. Este grupo de personas se decantan por fragancias frescas que incluyan menta, aroma de cedro, cítrico, etc.

Chakra del corazón: Es el que predomina en aquellas personas que viven la vida con intensidad y pasión, dejando un poco al lado la razón, es decir, lo que se conoce como personas pasionales. Para ellas los aromas más adecuados son aquellos que contienen esencias florales y ámbar, fragancias dulces y sensuales a la vez.

Chakra del estómago: Es el propio de las personas de quienes se suele decir que tienen los “pies en la tierra” pero que al mismo tiempo confían mucho en la intuición a la hora de tomar decisiones y se dejan guiar por ella. Los aromas indicados para este tipo de personas son aquellos que tienen una base de madera, como el sándalo, el vetiver o el pachuli. También, dado que están ligadas a sus raíces, les acompañan los aromas tradicionales y clásicos de la perfumería que son suaves y que sólo ponen una nota de olor en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *