Los flequillos postizos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


No hay duda de que el flequillo favorece a casi todo el mundo y puede añadir sofisticación a un look.
Por eso a veces nos decidimos a cortarlo y cuando ya nos hemos acostumbrado lo queremos largo otra vez, pero tarda tanto en crecer… si te sientes identificada y estás a punto de cortarte el flequillo por enésima vez te interesa este artículo.

Los flequillos postizos son una buena opción si eres indecisa. Además son muy fáciles de poner y quedan tan bien que parecen auténticos. De la noche a la mañana puedes cambiar de aspecto sorprendiendo a todos. Anímate a ponerte uno de ellos y cambia sin compromiso.

La colocación de estos postizos es muy sencilla, nada que ver con las pesadas extensiones. Es fundamental que encuentres el color más cercano al tuyo, ya que la idea es que el flequillo parezca natural.

Otro detalle de suma importancia es la calidad del pelo que te van a poner. Huye del pelo sintético, además de que no queda igual, terminará picando tu piel y olerás algo raro.

Para evitar el efecto “pelo de muñeca”, es mejor que busques un pelo natural. Te lo puedes colocar cuando lleves un moño (si tienes algún evento), una coleta alta o simplemente con tu melena suelta, lisa o rizada. El estilista, una vez pegado, te lo cortará y le dará la forma adecuada: recto a lo Cleopatra, rizado, de lado, despeinado, de punta…

Este tipo de flequillo lo lució Penélope Cruz en los Bafta y Elsa Pataky en los Goya y la verdad es que nadie se percató de que eran postizos, hasta que al poco tiempo ambas aparecieron sin rastro de flequillo.

Así que ya sabes, se acabó el esperar años hasta que se iguale tu melena tras un corte de flequillo. Además como casi todos los años se llevan, le sacarás mucho partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *