Puntos negros y puntos blancos. Diferencias

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La presencia de espinillas y puntos blancos en la piel es un problema común para aquellos que se encuentran en la adolescencia. Los adolescentes y jóvenes hasta sus primeros veinte años de edad, son los que más sufren estos problemas, pero nadie está a salvo de las espinillas ni de los puntos blancos (granos de pus), sobre todo aquellos que tiene la piel grasa. Ambos, puntos negros y blancos, son diferentes formas de acné. Todas las formas de acné se consideran trastornos de la piel, y el problema es el mismo; problemas en las glándulas sebáceas y con el “aceite” de la piel.

¿Cuál es la diferencia entre puntos negros y puntos blancos? Un punto negro se produce por la apertura del folículo de forma más amplia de lo normal. Debido a que la apertura es más amplia, el sebo y las células muertas de la piel quedan atrapadas ahí y reaccionan químicamente con el aire, lo que produce la oxidación de la melanina, que pasa a ser de color oscuro.


Por otra parte, los puntos blancos o granos de pus se forman a partir de un folículo piloso que no está abierto y el aire no logra entrar. También se tapan con sebo y células muertas de la piel, pero la falta de exposición al aire no conduce a la oxidación de la melanina, por lo que el grano se queda atascado y su color es blanco.

Liberar la piel del acné, lleva su tiempo, hay que esforzarse y ser constante. Intenta lavar tu cara dos veces al día con un jabón suave o especial para el acné y comenzarás a notar resultados.

8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *